El Spa de 700 años de Antigüedad de Jerusalén

Construida por primera vez alrededor de 1336, la casa de baños al-Ayn se deterioró a mediados del siglo XX. Pero después de años de meticulosa restauración, está lista para abrir sus puertas nuevamente.

Una nueva vida

Escondido debajo de las calles de Jerusalén, un antiguo hammam o casa de baños está volviendo a la vida. Después de estar sin uso desde principios de la década de 1970 y de deteriorarse, la casa de baños al-Ayn, construida en el siglo XIV, junto con la plaza Khan Tankiz sobre ella y la cercana casa de baños al-Shifa, han sido renovadas recientemente. Y este verano, el hammam al-Ayn volverá a estar en pleno funcionamiento, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de disfrutar de baños de vapor y otros tratamientos de spa. (Foto: Sara Toth Stub)

El último de su tipo

Construida alrededor de 1336, esta casa de baños originalmente sirvió a los peregrinos musulmanes que querían participar en el lavado ritual antes de las oraciones en la cercana mezquita al-Aqsa y el santuario de la Cúpula de la Roca, junto con comerciantes y residentes locales que simplemente se lavaban ahí por higiene. Pero una vez que la plomería se hizo común en los hogares locales hace aproximadamente un siglo, menos personas se bañaban en los hammams y finalmente cayeron en desuso a mediados del siglo XX. Además de algunos hoteles de Jerusalén que incluyen modernas casas de baños como parte de sus complejos de spa, el restaurado al-Ayn es el único hammam en funcionamiento de la ciudad, ya que la casa de baños vecina al-Shifa ha sido transformada en una galería de arte y espacio para eventos.

«Abrir esto nuevamente como un hammam es importante porque esa es la única forma de preservar este patrimonio cultural, de lo contrario el espacio simplemente se desperdicia», dijo Arnan Basheer, director del Centro de Estudios de Jerusalén en la Universidad al-Quds, que ayudó a supervisar la renovación y ahora opera el sitio. (Foto: Sara Toth Stub)

Un lugar para socializar

La celosía de madera y el esquema de color rojo, blanco y negro en la sala de recepción del hammam recuerdan el estilo original de la casa de baños. Si bien el proyecto de renovación no cambió el diseño arquitectónico o el diseño del hammam, sí agregó comodidades modernas como iluminación eléctrica y duchas. Una vez alimentados por agua de lluvia recogida en cisternas y agua de manantial natural desviada de las colinas cerca de las murallas de la ciudad, el complejo de baños y la fuente ahora dependen de las tuberías modernas. Aquí, los visitantes pueden relajarse y socializar mientras esperan tratamientos de spa.

Esta área también está disponible para eventos especiales. «En el pasado, esta casa de baños desempeñaba un importante papel social, y hoy estamos ayudando a que regrese», dijo Basheer. «La Ciudad Vieja no tiene muchos espacios para esto». (Foto: Sara Toth Stub)

Un diseño conocido

El hammam al-Ayn contiene varias cúpulas de diferentes tamaños, que dejan pasar la luz a través de agujeros cubiertos por vitrales azules y amarillos. Estas cúpulas son similares a las de las casas de baño en Damasco, lo que sugiere que los constructores y artesanos vinieron de Siria para construir las estructuras en Jerusalén, según Tawfiq Da’adli, un arqueólogo de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Excavaciones adicionales durante el proyecto de renovación también revelaron una tercera casa de baños adicional, que compartía un horno con al-Ayn. Si bien la casa de baños recién descubierta, que se encuentra debajo de la sinagoga cercana de Ohel Itzjak, actualmente no está abierta al público, los arqueólogos han dicho que revela aún más la naturaleza compleja y grandiosa de la estructura original. (Foto: Sara Toth Stub)

Arquitectura centenaria

Gran parte del trabajo original de piedra y azulejos está intacto, y los bañistas pueden sentarse en bancos de piedra centenarios mientras absorben el vapor y admiran detalles arquitectónicos como grandes arcos y pisos decorados con coloridos patrones de estrellas de mármol.

«Aunque cambió de manos muchas veces, la casa de baños ha mantenido sus características arquitectónicas básicas», dijo Yusuf Natsheh, profesor de la Universidad Al Quds de Jerusalén y director de arqueología en el Waqf Islámico de Jerusalén, que supervisa el sitio de Khan Tankiz y otros importantes sitios musulmanes en la amurallada Ciudad Vieja de Jerusalén. (Foto: Sara Toth Stub)

Un proceso largo y desafiante

El camino de restauración de las casas de baños ha sido largo, con los planes de renovación bosquejados por el Waqf Islámico en la década de 1980, pero siempre faltaban fondos suficientes hasta que la Unión Europea ayudó a financiar el proyecto actual como parte de un programa más amplio para proteger el patrimonio cultural en Jerusalén, dijo Natsheh. El esfuerzo de restauración, que también incluyó la supervisión de la Autoridad de Antigüedades de Israel, tomó cinco años. (Foto: Sara Toth Stub)

Un paraíso de relajación

El patio junto al hammam al-Ayn se encuentra justo al lado del Mercado de Comerciantes de Algodón de Jerusalén, una vez un centro económico para comerciantes de telas y un lugar para que los viajeros y peregrinos puedan refrescar y alimentar a sus camellos después de llegar a la ciudad. Hoy, este patio sigue siendo un lugar donde los visitantes pueden relajarse, mientras que las habitaciones contiguas son utilizadas por la Universidad Al Quds para programas académicos y lecciones de lengua árabe. (Foto: Sara Toth Stub)

Un activo económico

El proyecto de la casa de baños del siglo XIV también incluyó la ampliación del cercano Mercado de Comerciantes de Algodón con la adición de una puerta elaborada que separa la zona comercial del famoso complejo de la mezquita de al-Aqsa. Esta calle cubierta sigue siendo un mercado hoy en día, pero vende principalmente dulces, recuerdos y artículos prácticos, como alfombras de oración y bufandas para peregrinos que se dirigen a la Cúpula de la Roca y la mezquita de al-Aqsa.

La Universidad Al Quds, que opera el complejo del hammam, no tiene planes de vender toallas, esponjas, jabones u otros productos relacionados con el spa con la esperanza de que los comerciantes del mercado comiencen a llevar estos artículos. «El resurgido hammam también será una forma de revivir el mercado», dijo Basheer. (Foto: Sara Toth Stub)

Fuente: BBC Travel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil