Un descubrimiento casual cambia todo lo que sabemos sobre el Israel bíblico

El descubrimiento de un poderoso reino nómada en el desierto de Aravá en Israel anula nuestra noción del papel de la arqueología en la comprensión del antiguo Israel.

 

Una excavación en el valle de Timna. Sagi Babi / Cortesía de Erez Ben-Yosef

¿Es verdad la Biblia? ¿Tienen al menos algunas narraciones bíblicas una base histórica? ¿Puede la arqueología responder esa pregunta? ¿Hasta qué punto paredes destruidas, fragmentos y piedras cuentan toda la historia? Cuando se trata de los nómadas del período bíblico, los nuevos hallazgos muestran que la capacidad de la arqueología para ayudar a construir modelos históricos ha sido extremadamente limitada. Esto tiene implicaciones dramáticas para comprender la génesis del antiguo Israel, cuando – según el relato bíblico – fueron tribus nómadas las que crearon un reino.

Hasta ahora, la literatura académica ha percibido a las sociedades no sedentarias de esta región – pueblos que no vivían en asentamientos permanentes – como «beduinos» de la Edad del Bronce y Hierro: sociedades simples que siempre estuvieron al margen de los acontecimientos históricos, sin poder político, y que no pueden ser identificadas con reinos o entidades políticas que ejercen influencia extra-regional. Sin embargo, nuevos descubrimientos arqueológicos en el desierto de Aravá en el sur de Israel y en Jordania muestran que este enfoque es erróneo y que los nómadas pudieron forjar estructuras políticas complejas que diferían sustancialmente del «modelo beduino» convencional.

Pero el caso de Aravá es excepcional en la arqueología mundial. Los nómadas casi nunca dejan evidencia arqueológica significativa. De ello se deduce que muchos «pronunciamientos» arqueológicos sobre el período de la entrada en Canaán, la era de los jueces y la incipiente monarquía no tienen fundamentos sólidos. Ahora, al menos con respecto a los procesos históricos que involucran poblaciones móviles, es hora de reconocer las limitaciones de la contribución de la arqueología. El punto céntrico de la discusión debería revertirse a la crítica bíblica – el estudio del texto y sus contextos – y los sesgos de investigación que se originan en pronunciamientos arqueológicos simplistas deben corregirse.

Reino de nómadas

En los rígidos desiertos del sur de Israel y el oeste de Jordania, se pueden encontrar antiguas minas de cobre en ambos lados delAravá: en el valle de Timna, cerca de la actual Eilat, y en WadiFaynan (Punón bíblico), en Jordania.

Hasta los estudios realizados en la década de 1950, los restos en todo el Aravá databan de mediados del siglo X AEC y se asociaban con las «minas del rey Salomón». En 1969, tras el descubrimiento de un santuario egipcio en el corazón del valle de Timna, el excavador, BenoRothenberg, fechó los restos de la minería en el valle al período del Nuevo Reino en Egipto, aproximadamente 300 años antes del período identificado con el rey Salomón.

La datación de WadiFaynan también fue revisada; en este caso se le asignó una edad más temprana, cuando los asentamientos permanentes en la región aparecieron por primera vez bajo la influencia del Imperio Asirio, a finales de los siglos VIII y VII AEC.Es decir, el estudio sistemático de la región diferenciaba cronológicamente entre Timna y Faynan, y atribuía la actividad en ambas áreas al dominio imperial: Egipto en el sur de Aravá en los siglos XIII y XII AEC y Asiria en el norte de Aravá en el Siglo VII AEC.

Es comprensible por qué los académicos consideraron los restos como evidencia de proyectos imperiales. Solo en Timna se descubrieron más de 10.000 pozos mineros, lo que indica una empresa organizada y una búsqueda ordenada y sistemática de depósitos subterráneos. Algunos de los pozos tienen más de 40 metros de profundidad (¡en Faynan, más de 70 metros!), y muchos se convierten en complejos sistemas de túneles. Dispersos en los campos de fundición, donde operaban los hornos y se producía cobre en bruto, hay docenas de montones de escoria y otros desechos industriales, algunos de más de seis metros de altura.

Los restos dan fe de producción a gran escala utilizando conocimientos tecnológicos avanzados. La hipótesis, basada en esta evidencia, era que solo imperios poderosos podrían haber manejado un proyecto a esta escala, organizar el trabajo en las minas y en los campos de fundición, y canalizar el producto al comercio extra regional.

Un lugar de producción de cobre en WadiFaynan. Erez Ben Yosef

¿Pero de quién era el imperio detrás de este vasto esfuerzo minero? Una nueva investigación en la región ha revisado una vez más la visión. Docenas de fechas de radiocarbono de alta precisión de excavaciones intensivas en Faynan y Timna mostraron que las minas estaban activas al mismo tiempo en ambas regiones, desde los siglos XI al IX AEC – es decir, después de que los egipcios salieron deTimna y se retiraron de todo Canaán, a mediados del siglo XII AEC. Esto también fue antes de la intervención del Imperio Asirio en el área a fines del siglo VIII AEC. Si no eran los egipcios o los asirios, entonces ¿quién?

En ausencia de asentamientos permanentes en toda el área, la conclusión necesaria es que este prodigioso proyecto debe atribuirse a la población nómada de la región. Estos nómadas deben haber creado una organización sociopolítica compleja – si no un imperio (tal como los restos habían sido interpretados hasta ahora), al menos un reino jerárquico y centralizado que dominaba Aravá y las áreas adyacentes.

Esta es la primera evidencia de un reino fuerte, basado en los nómadas. Ese reino – una coalición tribal que se centra en los grandes oasis de Faynan – debe identificarse con el Edom bíblico, cuya población luego se estableció en sitios permanentes en el sur de Transjordania y en su capital, Bozrah (moderna Basira).

Las nuevas excavaciones en Faynan y Timna han enriquecido nuestro conocimiento de la sociedad edomita que operaba las minas, proporcionando evidencia directa de que todo el Aravá estaba bajo un liderazgo uniforme, al menos desde el siglo XI AEC.

Pero también hay una contribución mucho más amplia aquí, que tiene que ver con la metodología. Sabemos de la existencia de un fuerte reino nómada en Aravá únicamente por su producción de cobre; si la economía de las tribus nómadas del Reino de Edom se hubiera basado únicamente en el comercio y la agricultura, los arqueólogos probablemente habrían reconstruido una «brecha de ocupación» en la región de Aravá. Los nómadas generalmente no dejan restos arqueológicos significativos (razón por la cual el uso de la etnografía beduina domina la investigación sobre los nómadas de la era bíblica).

A tus tiendas de campaña, oh Israel

La premisa básica en la arqueología bíblica – que los nómadas no podían crear estructuras sociales complejas (aún menos un reino real) – condujo a una situación absurda en la erudición, en la que se ignoran las explicaciones en el texto bíblico que mencionan explícitamente las viviendas en tiendas de campaña. Tales relatos aparecen con respecto a los primeros días de los israelitas en Canaán, pero también en referencia a la Monarquía Unida de David y Salomón e incluso unas pocas generaciones después. Por ejemplo, en la famosa escena de la división entre Judá e Israel, las tribus del norte regresaron enojadas a «sus tiendas de campaña» (1 Reyes 12:16).

Esta premisa estaba tan arraigada que la propuesta fue hecha e institucionalizada, que el uso de las palabras «tienda de campaña» en un texto que se refería a eventos después del establecimiento de un reino tenía un significado figurado. Pero si el texto se toma al pie de la letra, está claro que en el período de la primera monarquía, la población de Israel todavía era mixta, y algunos residían en estructuras fijas en las ciudades centrales (anteriormente cananeas), y la mayoría vivía en tiendas de campaña en los alrededores.

Esta posibilidad se ve reforzada por el hecho de que en los relatos bíblicos de períodos posteriores, el uso del término «tienda de campaña» se redujo significativamente y sus contextos se hicieron más específicos. Sin embargo, el apoyo más importante para la reconstrucción de un elemento nómada central en la zona rural montañosa durante el período de David y Salomón en realidad proviene de la arqueología.

Timna. Las minas estuvieron activas al mismo tiempo, tanto allí como en Jordania, desde los siglos XI al IX AEC.Alex Levac

Hace unos años, Joseph Livni, un investigador independiente especializado en la demografía de las primeras sociedades, señaló la existencia de un problema sustantivo en la reconstrucción arqueológica del tamaño de la población de la zona rural montañosa desde el siglo X AEC, el período de David y Salomón, hasta el siglo VIII AEC. Sobre la base de una comparación con lo que se sabe sobre las sociedades preindustriales, Livni demostró que el crecimiento de la población entre el comienzo y el final del período no podría explicarse solo por el aumento natural. En las colinas de Judea, por ejemplo, la población aumentó de aproximadamente 5,000 a casi 40,000.

Una posible solución fue atribuir esta tasa improbable de aumento de la población a un error en las observaciones y cálculos con respecto a la primera parte del período (esto también se propuso como respuesta a la afirmación de que «5,000 personas no pueden constituir una base para ningún tipo de Reino»). Otra solución atribuyó el fenómeno a la nueva migración a la región durante todo el período.

Sin embargo, la explicación más simple y convincente es la reconstrucción de una población grande pero arqueológicamente invisible que vivía junto a los residentes de los asentamientos permanentes. La mayoría de esta población también cambió a un estilo de vida sedentario, pero lo hizo gradualmente, en un proceso que duró muchos años.

Muros e invisibilidad

Es fácil entender cómo las concepciones que ven la transición a un asentamiento permanente como un proceso rápido, y los nómadas del período como una población históricamente insignificante, se afianzaron en la arqueología bíblica. Después de todo, debido a que los nómadas son arqueológicamente invisibles, cualquier otro punto de partida habría disminuido la capacidad misma de la arqueología para contribuir a las reconstrucciones históricas del período. Hoy, el estado de la arqueología como un «juez supremo» con respecto a la historicidad de varios eventos en las historias de la Biblia es casi indiscutible. Una razón para esto es el avance de enfoques simplistas con respecto a los nómadas. Por supuesto, este estado de cosas no es producto de una «estrategia» deliberada, sino de un proceso natural que ocurre en cada esfera de investigación institucionalizada.

En 1996, el profesor Israel Finkelstein, de la Universidad de Tel Aviv, publicó una nueva observación sobre la datación de las capas arqueológicas en TelMegido y, al hacerlo, desencadenó una de las más feroces controversias en la historia de la arqueología bíblica («el debate entre cronología alta y baja»). La razón de esta intensidad de discusión proviene de las implicaciones aparentes de las nuevas observaciones: si es correcto, en lugar de estructuras monumentales de piedra, el período de David y Salomón resulta estar representado por restos bastante escasos, lo que a su vez arroja dudas sobre la historicidad de los relatos bíblicos relevantes.

El uso de muros y la monumentalidad de las estructuras construidas en piedra como clave para reconstruir el período del antiguo Israel, incluida la escala de poder de la Monarquía Unida (o su propia existencia) es compartida por ambas escuelas centrales de arqueología bíblica: laescuela «minimalista», que en principio no considera la Biblia como base para la reconstrucción histórica, y que en Israel se identifica con la Universidad de Tel Aviv; y la escuela «maximalista», que como principio acepta la existencia de un núcleo histórico en las Escrituras, y se identifica con la Universidad Hebrea de Jerusalén. En las reconstrucciones históricas, los defensores de ambas escuelas atribuyen una importancia crucial a la existencia misma de asentamientos permanentes y a la forma de su construcción; pero ninguna escuela tiene en cuenta la posibilidad de que las sociedades nómadas, o sociedades mixtas que consisten en una población tanto móvil como fija (como aparentemente fue el caso en el período de la primera monarquía), forjaron estructuras sociopolíticas complejas. La absoluta y simplista dependencia de los restos de estructuras construidas en piedra para reconstruir la historia del período bíblico puede denominarse «sesgo arquitectónico» en la arqueología bíblica.

Es decir, incluso sin los descubrimientos recientes – como el asentamiento fortificado de principios del siglo X AEC en KhirbetQeiyafa (que algunos consideran un sitio filisteo), o los sitios permanentes y otros restos de construcción que el profesor Yosef Garfinkel, de la Universidad Hebrea, está estudiando en un intento de demostrar arqueológicamente la existencia de la Monarquía Unida – podría haber habido un reino en la zona rural montañosa durante el período de David y Salomón que consistió principalmente en una población móvil – y por lo tanto es arqueológicamente transparente. En este contexto, es importante volver nuevamente a la Biblia misma, porque, en muchos casos, la investigación arqueológica ha construido un hombre de paja en forma de un tremendo reino formado por ciudades reforzadas, palacios de piedra y fortificaciones desde el Éufrates hasta el río de Egipto, mientras que en la práctica la Monarquía Unida se describe en términos mucho más modestos (como lo son los reinos vecinos, incluido el Edomita). Fue un reino tribal que se basaba en mecanismos completamente diferentes de los de las ciudades-estado o imperios y que no necesariamente se reflejan en la arqueología.

Por ejemplo, la descripción de la subyugación de Edom a Jerusalén en el período de David (2 Samuel 8: 13-14) puede verse como un acuerdo de aumento de impuestos que se sostuvo con una amenaza de guerra; el pago podría haberse cobrado en carpas (netzivim en hebreo) que se erigían en las rutas comerciales. Naturalmente, todos estos elementos, aunque podrían haber constituido la base más importante para la economía de Jerusalén a la luz de lo que sabemos hoy sobre la ocupación de los edomitas con el cobre, no son visibles en la arqueología.

«La numeración de los israelitas». Un grabado de Henri Félix Emmanuel Philippoteaux (1815-1884).

A diferencia de la escasez de los hallazgos arqueológicos en Judá y en la zona rural montañosa en general en el período asociado con la Monarquía Unida (siglo X AEC), los impresionantes restos contemporáneos de los sitios filisteos, en particular Tell es-Safi, que se identifica con el Gat bíblico, destaca. Las excavaciones descubrieron una gran ciudad amurallada. Este contraste entre la zona rural montañosa y Filistea se cita en la literatura de investigación como evidencia – si no como prueba irrefutable – de que si un reino existió en Jerusalén, era débil y tenía un impacto histórico insignificante.

Sin embargo, si tomamos en cuenta los diferentes antecedentes socioculturales de las dos poblaciones – en la zona rural montañosa y en la llanura costera – junto con la disparidad sustancial en el carácter de la evidencia arqueológica de que se espera que cada uno de ellos deje, es obvio que hay una falla metodológica básica aquí. Mientras que la entidad político-social que se desarrolló en la región montañosa tenía un carácter tribal nómada, los filisteos (y los cananeos junto a ellos) tenían un trasfondo urbano. La disparidad arqueológica refleja esta diferencia sobre todo, y su traducción al poder geopolítico y la influencia histórica es necesariamente simplista.

El contraste arqueológico entre las regiones se expresa no solo en la existencia o ausencia de muros y estructuras de piedra, sino también en «pequeños hallazgos» (objetos y otros pequeños restos de la vida cotidiana), que son inmensamente más ricos en Filistea que los encontrados en el zona rural montañosa. Sin embargo, también aquí, la diferencia podría deberse a una forma de vida divergente: la preservación de los hallazgos de este tipo depende de una acumulación significativa de basura, que no ocurre en campamentos de tiendas de campaña temporales. El sesgo comprensible «a favor de» Filistea en la preservación tiene implicaciones para la reconstrucción de procesos clave en el desarrollo de la sociedad de las zonas rurales montañosas.

Por ejemplo, la conclusión de Finkelstein y del profesor BenjaminSass de que la aparición de la escritura en Judá se produjo relativamente tarde, se basa principalmente en una comparación de la cantidad de restos escritos entre esta región y Filistea. A la luz de lo que se señaló anteriormente, es posible que la escritura no esté menos extendida en Judá, solo que el «espejo» arqueológico creó una distorsión en la investigación.

Un punto de vista europeo

Incluso antes del advenimiento de la investigación arqueológica sistemática de la «Tierra Santa», y la búsqueda de rastros de la Biblia en el terreno, los estudiosos de la Biblia trataron de comprender el significado de la existencia tribal nómada descrita en las Escrituras. Sin una profunda conciencia, de hecho casi sin crítica, el nómada bíblico era imaginado con el atuendo del nómada beduino árabe de los desiertos del Imperio Otomano. Esta superposición fue obra de eruditos en Europa occidental, principalmente a finales de los siglos XVIII y XIX en Alemania, donde la ocupación con crítica bíblica se desarrolló intensamente en ese momento. El paralelo que se trazó entre los nómadas bíblicos y los beduinos de los últimos días se basó en fragmentos de información proporcionados por los aventureros que regresaban de sus viajes al Este. (En las regiones fronterizas, donde habitaban los beduinos, el conocimiento de las disputas tribales era crucial para navegar de manera segura y pagar baksheesh a la persona adecuada, y los viajes eran incursiones llenas de riesgos en una tierra salvaje y sin ley). La impresión obtenida era de una sociedad simple y difusa incapaz de crear cuerpos políticos centralizados y estables, nociones que se proyectaban directamente sobre el enfoque de los relatos bíblicos.

Por ejemplo, la descripción bíblica de David como líder de una coalición tribal con antecedentes nómadas llevó a uno de los más grandes eruditos bíblicos del siglo XIX, Julius Wellhausen, a ver al rey como no más que un «jeque beduino». El trabajo producido por Wellhausen, quien también era un erudito del Islam y del Oriente, se derivó de un mundo occidental de contextos, lo que dio lugar a arraigados sesgos en la representación del mundo oriental en la investigación (y en otros ámbitos, como el arte). Del mismo modo, la investigación bíblica en su conjunto «sufrió» (y todavía sufre, algunos dirían) del orientalismo, según lo definido por Edward Said; recurrir a los beduinos para comprender a los nómadas de la época enraizó aún más la distorsión orientalista a través del concepto romántico del «noble beduino», cuya forma de vida exótica parecía encarnar tradiciones antiguas.

A la luz de estos antecedentes, es evidente que con el desarrollo de la arqueología bíblica, cuyos practicantes iniciales eran en realidad teólogos y eruditos bíblicos, el paralelismo entre nómadas y beduinos se convirtió en un elemento permanente de la nueva disciplina – y permanece sin respuesta incluso después de más de un siglo de investigación. En consecuencia, para «decidir» si David era un «jeque beduino» o el líder de un poderoso reino, los arqueólogos buscan muros grandes y pequeños y discuten sobre su fecha. Un ejemplo es el debate en la literatura sobre si hasta fechar la estructura de piedra monumental («palacio») que fue encontrada en Jerusalén hace unos años al siglo X AEC (lo que significa que David era un rey fuerte) o al siglo IX AEC (lo que significa que era débil o que no había reino en Judá en absoluto).

Pero, ¿podría David haber gobernado una población que no construyó ciudades fortificadas de piedra y estructuras monumentales, y la mayoría de los cuales vivía en tiendas de campaña – pero que, sin embargo, eran sujetos de un reino fuerte? ¿Es posible que David sea entendido en disociación del modelo beduino y visto como un líder tribal nómada que se parece más a los reyes nabateos o a Gengis Kan?

Un basurero en WadiFaynan. Cortesía de Tom Levy.

La arqueología de Aravá muestra explícitamente que esto es posible y que existió una situación similar en el reino vecino del sur en ese mismo período. Como se señaló, sabemos de la existencia de este reino solo por su producción de cobre, pero su existencia puede dar fe de un fenómeno más amplio que es aplicable a todos los reinos nacientes de la región, incluido Israel. El sustentode este enfoque proviene de un examen de las características del período en el contexto de la historia del país durante los últimos miles de años (el «longuedurée» o larga duración). Resulta que este momento exacto, cuando surgieron el antiguo Israel y los reinos vecinos, fue único en la historia de la Tierra de Israel, y fue testigo de condiciones excepcionales que hicieron posible que grupos marginales, como los nómadas fronterizos, acumularan poder político-social.

A mediados del siglo XII AEC, una crisis que se extendió a través y más allá de la región condujo al colapso de los grandes imperios del Antiguo Cercano Oriente, junto con todo el orden mundial existente de la época. El sur de Levante fue liberado de la hegemonía egipcia de siglos de antigüedad y se creó un vacío político que podría haber sido explotado por grupos de población típicamente débiles (como los nómadas) que anteriormente habían estado distantes de los centros de poder urbanos que gozaban de protección egipcia. Además, la evidencia de los últimos años indica que la fuente de la crisis radica en el cambio climático, y que los siglos XII y XI AEC – el período de «entrada a Canaán»y «los jueces» – fueron extremadamente secos. Este cambio en las condiciones ambientales en sí mismo también podría haber contribuido al aumento del poder de los nómadas, ya que debe haber sido más fácil para ellos hacer frente a la desertificación de lo que fue para una sociedad agrícola-urbana.

La aguda crisis también interrumpió los acuerdos comerciales y provocó la caída de Chipre, el mayor exportador monopolista de cobre de la región. Este giro de eventos indudablemente tuvo una implicación directa para el desarrollo social en Aravá, ya que surgió una oportunidad extraordinaria para que las tribus de la región suplantaran la isla y ganaran una fortuna con la explotación eficiente de los depósitos locales (a través de la unificación bajo una estructura de política. En la perspectiva regional, el hecho mismo de que Aravá se haya convertido en un gran centro para la fabricación y exportación de cobre (el cobre de Araváha sido encontrado recientemente en Grecia y Egipto) hace que el período sea único también en las áreas vecinas, ya que claramente todas las entidades políticas que dominaban las rutas comerciales hacia el norte y el oeste se beneficiaron del comercio en sí. Esto puede explicar la prosperidad de Filistea con sus centros urbanos y también es un posible trasfondo para la acumulación de riqueza y el desarrollo de una élite social en Judá.

Este último punto difícilmente puede ser sobreestimado, porque hasta hoy, los modelos que buscan reconstruir la economía del antiguo Israel se han basado en cálculos de la producción de tierras de pastoreo y agricultura, mientras que la introducción de cobre en la ecuación cambia la visión radicalmente. No hace falta decir que no se espera que el cobre que pasa por las manos de comerciantes o recaudadores de impuestos deje evidencia arqueológica directa, incluso en las sociedades urbanas.

Rompiendo la fijación

Durante décadas, la arqueología bíblica ha estado a la vanguardia del intento de comprender mejor el período de la Biblia, y como un campo veterano su actividad de investigación se ha institucionalizado dentro de un molde establecido que dicta cómo se descubrirán las pruebas arqueológicas y de qué manera es susceptible de interpretación. A lo largo del tiempo, a la luz de la percepción de la arqueología como una «ciencia objetiva» que se basa en observaciones extra-bíblicas del «campo», su papel central en la discusión de la historicidad de la Biblia también alcanzó un estatus aceptado. Hasta el día de hoy, los estudiosos de disciplinas contiguas (crítica bíblica e historia, por ejemplo) recurren a la arqueología en busca de respuestas a preguntas clave sobre el período.

Ya que los académicos de estas disciplinas, así como los miembros del público en general, no están familiarizados con la gama de dificultades metodológicas que subyacen a la interpretación arqueológica, aceptan sin reservas las conclusiones a las que llegaron los «profesionales». Aunque los arqueólogos habitualmente discuten entre ellos (con frecuencia, y generalmente bastante emocionalmente) acerca de estas conclusiones, todos los lados se comportan de acuerdo con las mismas «reglas del juego» y casi no hay discusión dentro de la disciplina, y menos aún fuera del marco interpretativo en sí.

El descubrimiento fortuito en Aravá de un reino fuerte que no se basa en asentamientos permanentes significa que volvemos al punto de partida, al menos con respecto a los períodos en los que hubo, o pudieron haber existido, sociedades que poseían un componente nómada. A la luz de esto, la fijación del «modelo beduino» debe terminar y se debe considerar una interpretación de las sociedades nómadas como multidimensionales y capaces de crear cuerpos políticos fuertes sin dejar evidencia arqueológica de su existencia.

Esto puede apoyar indirectamente a la escuela maximalista, que encuentra en el relato bíblico, en el que las tribus nómadas juegan un papel central, un núcleo histórico esencial. Pero en la práctica, más que reforzar una escuela u otra, la nueva comprensión de los nómadas socava el papel mismo de la arqueología como factor fundamental en el discurso sobre la verdad histórica de la Biblia. El reconocimiento de sus limitaciones en el estudio de los nómadas inclina la balanza hacia el lado de la crítica bíblica y obliga a los arqueólogos a ser más modestos en sus declaraciones.

Erez Ben-Yosef es profesor asociado de arqueología en la Universidad de Tel Aviv y director del Proyecto del Valle Central de Timna. Este ensayo se basa en un artículo que publicó en VetusTestamentum, una revista dedicada a los estudios del Antiguo Testamento.

Fuente: Haaretz

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil