Conozca al embajador: Mario Bucaro de Guatemala

Bucaro es el 21º embajador de su país en Israel, pero el primero en servir en Jerusalén en el segundo milenio.

Mario Bucaro. (Foto: Cortesía de la Embajada de Guatemala)

Si bien la mayoría de los jefes de misiones diplomáticas en Israel tienen relaciones cordiales e incluso personalmente amistosas entre sí, existe el riesgo diplomático. El embajador de Estados Unidos, David Friedman, continúa recibiendo mucha publicidad como el primer enviado de Estados Unidos para encabezar la embajada en Jerusalén. Incluso antes del establecimiento del estado, Estados Unidos tenía un consulado en Jerusalén pero nunca una embajada hasta la administración actual.

Sin embargo, en lo que respecta al riesgo político diplomático frente a Jerusalén, Guatemala encabeza a todos los demás países, a pesar de que su embajada en la capital de Israel se abrió un par de días después de la de Estados Unidos.

Sin embargo, el embajador guatemalteco Mario Bucaro, que tiene entre los muchos documentos enmarcados en las paredes de la embajada una carta de saludo del alcalde de Jerusalén Moshe Lion, señala con orgullo una frase que establece que Guatemala fue el primer país en abrir una embajada en Jerusalén después de la declaración del establecimiento del estado y el primer país en regresar a Jerusalén.

De hecho, hay muchos primeros lugares relacionados con Guatemala en su relación con Israel.

Bucaro es el 21º embajador de su país en Israel, pero el primero en servir en Jerusalén en el segundo milenio. También es embajador por primera vez, ya que proviene de carreras en la academia, derecho, bienestar social, comercio y mediación y reconciliación internacional.

Bucaro, de voz suave y evangélico, creció escuchando sobre Jerusalén y siempre quiso venir a Jerusalén. Cuando se presentó esa oportunidad, “fue como un sueño hecho realidad. Me siento privilegiado de demostrar que se puede lograr».

Desde el piso 11 de su oficina en el Parque Tecnológico de Malka, Bucaro tiene una vista panorámica amplia y magnífica de Jerusalén. Aunque vive en Herzliya Pituah junto con la mayoría de los otros jefes de misiones diplomáticas y personal diplomático de alto rango, le encanta venir a Jerusalén todos los días, aunque su trabajo a menudo lo lleva a muchas otras partes del país.

Se deleita en el hecho de que desde el regreso de la embajada a Jerusalén, 45 municipios guatemaltecos han firmado acuerdos de amistad con 16 ciudades israelíes, y más acuerdos de este tipo están en camino. Hasta el regreso de la embajada a Jerusalén, no había tales acuerdos. También se han firmado acuerdos con la Universidad Hebrea de Jerusalén y con organizaciones voluntarias como ZAKA, la principal organización de rescate y recuperación de Israel que ha logrado una reputación envidiable en todo el mundo.

Bucaro cree firmemente en los beneficios mutuos de los grupos bilaterales de intercambio voluntario para que las personas en ambos países puedan aprender unos de otros, y está trabajando para inscribir a muchos voluntarios en diferentes ámbitos. Ya hay 2.000 voluntarios en Guatemala que esperan venir a Israel, dice.

Además, Guatemala también ha firmado un acuerdo de turismo con Israel que incluye a los guatemaltecos que trabajan en la industria hotelera de su país para venir a Israel a enseñar a los israelíes que trabajan en pequeños hoteles cómo dar un buen servicio. Esta es una de las especialidades de Guatemala, dice Bucaro.

Otro acuerdo que entrará en vigencia en enero es para la enseñanza de español en escuelas israelíes por maestros certificados de español. Varias escuelas israelíes ya tienen el español como materia opcional, dice Bucaro, pero ahora Guatemala ayudará a mejorar las lecciones de español evaluando a los maestros israelíes y certificándolos si aprueban la calificación.

Guatemala es en gran medida un país orientado a la agricultura que debe gran parte de su progreso a los agricultores que reciben capacitación de la Agencia MASHAV para el Desarrollo Internacional de Israel.

Ahora, lo que aprendieron está a punto de ser devuelto durante el año shmita de Israel, cuando se supone que los campos israelíes están en barbecho.

La comunidad judía ultra ortodoxa en Israel es estrictamente observadora cuando se trata de shmita y desconfía de comer productos israelíes en un año shmita en caso de que las frutas y verduras provengan de una granja de propiedad judía, y no de una propiedad de no judíos.

Bucaro quedó fascinado con la shmita poco después de su llegada a Israel, y después de aprender lo que pudo de las autoridades religiosas y la gente del Ministerio de Agricultura, ha dispuesto que Guatemala exporte frutas y verduras a Israel para satisfacer las necesidades de shmita en 2022-2023.

Guatemala, que es uno de los mayores exportadores de frutas y verduras del mundo, tiene una gran variedad de éstas, por lo que las personas que observan shmita pueden estar bien abastecidas, dice.

Mientras tanto, desde el regreso de la embajada a Jerusalén, el cardamomo, que es una de las principales exportaciones de Guatemala, ha mostrado un aumento notable en todo el Medio Oriente. Las exportaciones de cardamomo a la región han crecido un 43%, lo que según Bucaro demuestra que mudarse a Jerusalén no ha tenido un efecto negativo en las relaciones comerciales.

Guatemala se encuentra actualmente en el proceso de finalizar un acuerdo de libre comercio con Israel. Este será el primer acuerdo de este tipo entre los dos países. Israel y Guatemala tienen fuertes lazos históricos que se remontan a Guatemala como un defensor líder en las Naciones Unidas para una resolución sobre la partición de Palestina que condujo al establecimiento del Estado de Israel. Sin embargo, por alguna extraña razón, esto no se extendió a acuerdos de libre comercio o ciudades gemelas hasta que la embajada regresó a Jerusalén.

Entre los diversos artículos que hay en la oficina de Bucaro hay un grueso volumen en una cubierta antigua y desgastada, que bien podría considerarse como la biblia diplomática de Guatemala en lo que respecta a sus relaciones con Israel.

El libro contiene los informes escritos a mano de todos los predecesores de Bucaro. La escritura a mano es bellamente legible, y los informes detallan logros, desafíos y visiones para el futuro. Entre los más optimistas se encuentra el informe de Francisca Fernández Hall Zuniga, quien fue la primera mujer en graduarse de la Universidad de San Carlos de Guatemala, la primera mujer en toda América Central en obtener un título de ingeniería, la primera mujer en ser aceptada en el Instituto Militar de Engenharia de Brasil, y la primera mujer en servir como embajadora de Guatemala. Ella vino a Israel en 1956 como encargada de negocios, pero fue ascendida a embajadora mientras servía aquí.

Bucaro lee regularmente este libro para inspirarse en sus actividades futuras.

En vista de su experiencia en la mediación y la resolución de conflictos en toda América Central, que ha experimentado guerras civiles largas y a menudo brutales, se le preguntó a Bucaro si podía ofrecer alguna orientación a Israel y los palestinos. Él puede y está dispuesto a ayudar. Una de las cosas más importantes que dice es que las negociaciones se lleven a cabo fuera de la región, en un territorio neutral aceptable para ambas partes. El mediador, que también debe ser neutral, debe redactar un contrato que se debata pero no se imponga. A veces, una persona externa y neutral puede ver cosas que son beneficiosas o perjudiciales para ambas partes en las negociaciones que ninguno de los dos puede ver por sí mismo. Intentaría ayudar a ambas partes a encontrar una solución, pero subraya que la solución a alcanzarse debe ser una que las dos partes decidan por sí mismas.

Está convencido de que llevar el caso fuera de la región sería un buen punto de partida para la reanudación de las negociaciones de paz.

Antes de venir a Israel, Bucaro estuvo profundamente involucrado en proyectos para el cuidado y protección de niños vulnerables: huérfanos, refugiados y personas excluidas.

La mejor manera de ayudarlos, dice, es darles educación. Es una herramienta que siempre pueden usar para avanzar.

También le encanta enseñar, y de hecho ha sido invitado por una de las universidades de Israel para impartir una clase.

La educación dentro de la embajada también está relacionada con su amor por la enseñanza. Entre otras cosas, la diplomacia requiere familiaridad con idiomas extranjeros. A medida que varios miembros de la embajada han servido en otros países, han elegido diferentes idiomas en el camino, y parte del tiempo de las reuniones grupales diarias dentro de la embajada se dedica a un idioma diferente cada día, con cada persona presente haciendo lo mejor que puede en español, hebreo, inglés, francés y mandarín. En lo que Bucaro llama la sala de información, también discuten temas como la familia, la religión, la economía, las comunicaciones, el arte y el gobierno sobre la base de información, recomendación y ejecución.

«Se trata de quiénes somos y quiénes queremos ser», dice Bucaro.

Cada vez que tiene tiempo libre, lo cual es raro, a Bucaro le encanta leer y está especialmente interesado en leer sobre las raíces judías en Guatemala desde el período de Cristóbal Colón en adelante. Afirma que hay muchas personas descendientes de familias de Converso en Guatemala, y sospecha que él también puede tener raíces judías en el lado de la familia de su madre, debido a su apellido Flores, que es un apellido común judío español.

De hecho, los apellidos judíos que emanaron de España insinúan la ascendencia judía de una persona.

Bucaro también es embajador en Chipre y Bulgaria, y viaja a uno de estos países todos los meses, alternando entre ellos cada mes.

Cuando está en Israel, él y su esposa, Carina, disfrutan de ser invitados al Sabbat y a otras comidas judías del día santo, donde no solo participan de comidas judías tradicionales sino que también aprenden sobre las costumbres religiosas judías.

En casa, su comida favorita es el shakshuka, una delicia local de huevo frito y tomate, que le gusta comer en el desayuno.

Si él está tan enamorado de Jerusalén, ¿por qué está viviendo en Herzliya?

La respuesta es simple. Ahí es donde sus hijos Devora, de 15 años, y Mario Jr., de 7, van a la escuela junto con otros niños de países de habla hispana.

Aparte de eso, estaría más que feliz de tener su residencia en la capital junto con su embajada.

Hablando de la embajada, declara: «Si nosotros podemos hacerlo, cualquiera puede hacerlo».

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción:
Consulado General H. de Israel en Guayaquil