Campamento de la Legión Romana desenterrado en el norte de Israel

Un equipo israelí de arqueólogos ha descubierto hallazgos únicos de un Tel Megido cerca del famoso Tel Megido en el norte de Israel.

Los orígenes del campamento se remontan al reinado del emperador romano Adriano (117-138 E.C.), durante el cual dos legiones imperiales estaban estacionadas en la provincia de Judea: Legio X Fretensis en Jerusalén y Legio VI Ferrata en el norte. Esta última se desplegó entre la Primera Revuelta Judía (67-70 E.C.) y la rebelión de Bar-Kokhba (132-136 E.C.), y permaneció estacionado en Judea durante la mayor parte del siglo III.

Con sede en el valle de Jezreel, cerca de Tel Meguido, la Ferrata Legio VI, o la Sexta Legión Acorazada, estaba situada donde podía controlar las carreteras imperiales, con acceso directo a Galilea y los valles del interior del norte de Israel, centros importantes de la población judía local. Hasta hace poco, no se había confirmado la ubicación exacta del campamento militar de la Sexta Legión, pero la evidencia textual lo colocó en el valle de Jezreel a lo largo del camino de Cesárea a Beit Shean en las cercanías de Megido.

Como parte de su investigación Ph.D. realizada en la Universidad de Tel Aviv, el destacado arqueólogo Yotam Tepper identificó restos de la ocupación romana de la zona, incluidas monedas y tejas estampadas con el nombre de la Sexta Legión, concentradas en un gran campo agrícola cerca de Tel Megido.

Las fotografías aéreas y las imágenes satelitales indican la presencia de una gran estructura rectangular justo debajo de la superficie, rodeada de depresiones, llevando a Tepper a identificar el campo como la ubicación más probable de la sede de la Sexta Legión. Sobre la base de este trabajo preparatorio, Tepper se unió en el verano de 2013 con el Proyecto Regional del Valle de Jezreel y comenzó a excavar prolongadamente perdido campamento de Legio VI Ferrata.

El equipo descubrió movimientos de tierra de zanjas defensivas junto a los cimientos de una gran muralla de unos seis metros (20 pies) de ancho. Dentro de la pared, el equipo expuso habitaciones que probablemente pertenecían a una de las áreas del cuartel del campamento, que contenía numerosas tejas de cerámica con la marca de la legión, monedas, fragmentos de armadura de escamas y más. También localizaron lo que probablemente era la Vía Principal o la calle principal del campamento.

Estas excavaciones recientes descubrieron restos de las calles que atraviesan el campamento imperial, así como tuberías de agua y canales de alcantarillado. Los hallazgos también incluyeron un gran edificio, posiblemente la residencia del comandante de la fortaleza. El campamento, de aproximadamente 300 metros por 500 metros (984 pies por 1,640 pies), albergaba a unos 5,000 soldados romanos.

 

Fuente: JOL
Traducción:
 Consulado General H. de Israel en Guayaquil