La operación que le devolvió la capacidad de respirar

Desde que nació, Omer Atar, de tres años, sufrió de una anomalía que le dificultaba respirar y ponía en riesgo su vida. Sin embargo, gracias a una nueva cirugía llevada a cabo por primera vez en Israel, él y dos niños más lograron tener una vida mejor.

Una cirugía de la tráquea para bebés y niños que nacieron con una anomalía que no les permitía respirar adecuadamente y ponía en riesgo su vida fue llevada a cabo por primera vez en Israel. La innovadora operación fue desarrollada por el doctor Russell Jennings, del Hospital de Niños de Boston, en Estados Unidos. El personal del centro médico pediátrico Schneider, en Petaj Tikva, realizó la mencionada cirugía en Israel.

Uno de los niños operados fue Omer Atar, de tres años de edad y oriundo de Tel Aviv. Omer nació con una anomalía llamada fistula traqueoesofágica (FTE): una conexión anormal entre la parte superior del esófago y la tráquea. Esta anomalía es riesgosa para la vida de las personas y la sufren uno de cada 3.000 niños (en Israel y en el mundo) al momento de nacer. Generalmente, los bebés se someten a una cirugía y no produce mayores inconvenientes. Sin embargo, en algunos casos, como el de Omer, el problema continúa.

Omer se recupera rápidamente

Recientemente, Omer fue sometido a una serie de estudios, cuyos resultados indicaron que debía atravesar por una cirugía. Su madre, Zohar Atar, manifestó: «Nos contaron sobre una cirugía innovadora, la cual investigamos e incluso fuimos a Boston a ver al médico que la desarrolló. Afortunadamente, él debía viajar a Israel como parte de un programa de trabajo conjunto con los especialistas de Schneider. Durante las 13 horas de operación, el personal médico nos mantuvo al tanto de lo que sucedía”.

“Pasaron dos semanas de la operación y Omer se recupera rápidamente. Después de pocos días, ya podía pararse y sorprendió a los médicos. Desde que nació fue un luchador, y esta cirugía le cambiará la vida; podrá respirar con facilidad y no tendrá que ir al hospital con frecuencia. Sus pulmones funcionarán adecuadamente y no sufrirá ningún tipo de daño irreversible”, explicó Zohar.

El Dr. Gabi Amir, director de la Unidad de Cirugía Cardíaca para el Recién Nacido del Centro Médico Schneider, que participó de la operación, expresó: «La cirugía consta de dos etapas: cortar la conexión anormal entre el esófago y la tráquea del niño, y luego de la separación, se debe fijar el esófago desde la parte posterior y la parte frontal de la columna vertebral para prevenir el colapso de la tráquea. Todas las cirugías han sido exitosas gracias a nuestra colaboración con especialistas de Boston”.

Fuente: Ynetespañol