Científicos del instituto Weizmann proponen un novedoso sistema de detección de cáncer de pulmón

La mayoría de los casos de cáncer de pulmón, la principal causa de muerte por esta enfermedad, son causados por fumar. Eso coloca a los grandes fumadores en la primera línea de procedimientos de detección médica que buscan identificar tumores pulmonares temprano, para que los pacientes puedan comenzar el tratamiento y mejorar sus posibilidades de supervivencia a largo plazo.

Hoy en día, los protocolos de detección se basan en la identificación de individuos considerados susceptibles de desarrollar cáncer de pulmón, en función de su edad y estado de fumador. Sin embargo, la confianza en estos dos factores de riesgo por sí sola no es suficiente, ya que la detección preventiva en esta población seleccionada no detecta la mayoría de los tumores pulmonares. Además, las personas que no son candidatas obvias para el cribado desconocen el peligro que pueden enfrentar, lo que lleva a retrasos en el tratamiento y a un peor pronóstico.

Ahora, los científicos del Instituto Weizmann y sus colegas en el Reino Unido han propuesto un nuevo protocolo de detección de cáncer de pulmón basado en un simple análisis de sangre. Se basa en las «puntuaciones de reparación del ADN» de cada paciente, un resumen de la actividad de tres enzimas de reparación del ADN a través de las cuales se sabe que las células responden al daño genético. Los puntajes más bajos se traducen en un mayor riesgo de cáncer de pulmón.

El estudio fue dirigido por el profesor Zvi Livneh y la científica principal doctora Tamar Paz-Elizur, ambos miembros del Departamento de Ciencias Biomoleculares del Instituto Weizmann, en colaboración con el profesor Sir Bruce Ponder de la Universidad de Cambridge y el profesor Robert Rintoul de Royal Papworth Hospital y Universidad de Cambridge.

Los hallazgos de los científicos fueron publicados en el Journal of the National Cancer Institute-Cancer Spectrum (JNCI-CS).

En un estudio en el que participaron pacientes británicos, los científicos examinaron a 150 personas con cáncer de pulmón no microcítico, así como 143 controles sanos. Calcularon la puntuación de reparación del ADN de cada participante en función de los niveles de actividad sanguínea de tres enzimas que se sabe que responden al daño del ADN. El puntaje de reparación del ADN de los participantes del estudio con cáncer de pulmón fue más bajo que el grupo control en todos los ámbitos, estableciendo esta actividad enzimática como un biomarcador robusto para el riesgo de cáncer de pulmón, independiente del tabaquismo.

Es importante destacar que estos resultados validaron un estudio previo realizado por el profesor Livneh que examinó los puntajes de reparación de ADN en una población israelí, mostrando que el nuevo enfoque podría implementarse potencialmente para promover una detección más efectiva del cáncer de pulmón en todo el mundo.

Junto con sus colegas, el profesor Livneh demostró que una puntuación baja en la reparación del ADN revela un riesgo cinco veces mayor de aparición de cáncer de pulmón de lo que normalmente se estimaría en función de la edad y el tabaquismo solo.

Una puntuación baja en la reparación del ADN también puede ayudar a explicar por qué algunos no fumadores, normalmente no referidos para detección preventiva, desarrollan cáncer de pulmón, lo que contribuye al desarrollo de criterios clínicos para promover el diagnóstico temprano en la población no fumadora. Estos hallazgos tienen implicaciones importantes para mejorar la efectividad de la detección del cáncer de pulmón y proporcionar a los pacientes en mayor riesgo acceso a diagnóstico y tratamiento tempranos.

En otro hallazgo inesperado que surgió de este estudio, el equipo del profesor Livneh descubrió que un bajo puntaje de reparación de ADN en pacientes con cáncer de pulmón, pero no en personas sanas, se correlaciona con un amplio aumento en las vías de expresión génica que median la respuesta inmune del cuerpo. Esto indica que los datos del puntaje de reparación del ADN, como se revela en un análisis de sangre, podrían contribuir potencialmente a la terapia personalizada, al ayudar a los médicos a predecir cómo los pacientes con cáncer de pulmón responderán a la inmunoterapia.

Fuente: Iton Gadol