Científicos israelíes usan corales impresos en 3D para salvar ecosistemas y arrecifes

Créditos de las imagenes: Jenny Tynyakov – BGU press room.

El primer proyecto de diseño de coral en 3D simula los arrecifes vivos y los nuevos hábitats de peces en la Universidad Ben-Gurion y la colaboración de Technion.

Para combatir el abuso y la degradación de los arrecifes de coral del mundo, investigadores de Israel han desarrollado corales impresos en 3D.

Se espera que estos puedan convertirse en nuevos hábitats y en algunos casos, los peces en realidad hasta los preferían a los corales naturales.

Corales impresos en 3D para salvar ecosistemas marinos.

Para ver el video hacer clic en el link https://youtu.be/48g5LC5VLo8

Los arrecifes de coral en todo el mundo están experimentando un proceso continuo de descomposición como resultado del cambio climático, causas naturales y la actividad humana. Esto es particularmente preocupante por la recolección de coral para acuarios.

La investigación, publicada en The Design Journal, se centró en encontrar formas de crear corales artificiales hechos de bioplásticos.

“Experimentamos con diferentes materiales, colores, tamaños y formas, derivados de un modelo de coral natural escaneado.”

Mientras que algunos proyectos de reemplazo de arrecifes están en marcha en todo el mundo, incluido el Arrecife Tamar en el Golfo de Eilat, esta iniciativa es la primera en enfocarse en reproducir con precisión los corales que simulan la estructura y la funcionalidad de los corales vivos naturales.

Estos atributos incluyen el flujo de agua alrededor de las estructuras de coral, tamaños específicos que se ajustan a la diversidad de especies de peces y la proximidad a los alimentos (plancton).

El estudio es parte de una colaboración entre el equipo de BGU dirigido por el Prof. Nadav Shashar y el Laboratorio de diseño y tecnología dirigido por el Prof. Ezri Tarazi en el Technion.

En el estudio, los investigadores utilizaron herramientas de diseño en 3D para escanear colonias de corales naturales.

Luego fueron capaces de manipular estructural y espacialmente los escaneos para imprimir los artificiales.

Los investigadores trabajaron con varios materiales diferentes y una variedad de impresoras para lograr los modelos 3D.

Finalmente, instalaron cuatro formas diferentes de corales impresos en varios colores.

El objetivo era examinar qué es lo que hace un “buen hogar” y qué diseños prefieren los peces.

Después de que los refugios se imprimieron en 3D, se instalaron en un arrecife en la costa noreste del Mar Rojo. Luego, los biólogos marinos exploraron continuamente los sitios durante varios meses y rastrearon la colonización de los modelos por peces naturales.

Los peces no solo aceptaron fácilmente los corales impresos en 3D, sino que también prefirieron algunos diseños y colores sobre los corales vivos naturales.

“Nos sorprendió descubrir que el color importaba”, dice el profesor Shashar.

“Los humanos no tienen en cuenta los colores exteriores de una casa cuando deciden comprar una, quizás porque pueden volver a pintarla.

Los peces, por otro lado, indicaron que el color de su nuevo hogar potencial era un factor decisivo.

Las especies de peces que pueden ver colores mostraron una clara preferencia por los refugios de colores vivos sobre los aburridos”.

El profesor Shashar dice que las observaciones e intervenciones del diseñador fueron importantes durante el proceso de validación del concepto.

Al comprender el proceso de impresión 3D y los materiales utilizados, los diseñadores pudieron encontrar rápidamente soluciones a los problemas que surgieron durante el proceso.

En su próxima etapa de estudio, los investigadores buscan diseñar grandes unidades de arrecife en lugar de corales individuales.

“Queremos entender qué hace que algunas estructuras funcionen mejor que otras”, dice Shashar.

“Nuestro enfoque destaca el potencial de abordar los desafíos ambientales a través del diseño. Utilizando herramientas y métodos de diseño digital, podemos ayudar al esfuerzo global para encontrar mejores prácticas futuras para proteger y restaurar los arrecifes de coral que se están aniquilando rápidamente”.

Un nuevo concepto, “diseño centrado en la naturaleza”, según el profesor Tarazi, resume su enfoque a estos desafíos colosales.

“Ninguna disciplina por sí sola puede abordar estos desafíos”, dice Shashar.

“Existe una clara necesidad de colaboración interdisciplinaria. Probamos que la incorporación de diseñadores para abordar problemas biológicos es beneficiosa y puede servir como modelo para incorporar el pensamiento de diseño para abordar cuestiones biológicas y mantener la naturaleza”.

 

Fuente: Latam Israel