Exhibición de Tel Aviv examina soluciones de vida sostenible de todo el mundo

«Guerrilla solar» presenta trabajos de arquitectos, paisajistas y diseñadores industriales que analizan una amplia gama de respuestas al cambio climático

Una foto para BedZed, una comunidad sostenible en Wellington en el Reino Unido, presentada en “Guerrilla Solar”, una exhibición del Museo de Arte de Tel Aviv, abierta hasta el 15 de diciembre de 2019 (Cortesía de Tom Chance)

Un ángulo de SkyVille, un proyecto de gran altura de Singapur que combina un hotel, oficinas y parques públicos verticales, presentado en la exposición actual del Museo de Arte de Tel Aviv, ‘Guerrilla Solar’, hasta diciembre de 2019 (Cortesía de Skyshot Pte Ltd.)

La sede de Check Point en Tel Aviv, reconfigurada y diseñada para promover la sostenibilidad, presentada en ‘Guerrilla Solar’, una exhibición del Museo de Arte de Tel Aviv, abierta hasta el 15 de diciembre de 2019 (Cortesía Check Point)

 

Con los recientes huracanes en las Bahamas y los incendios forestales en el Amazonas, Siberia e Indonesia, uno puede encontrar algo de refugio en «Guerrilla Solar: respuesta constructiva al cambio climático», la exhibición de diseño del Museo de Arte de Tel Aviv sobre la vida sostenible desde julio a febrero de 2020.

 

La exhibición es administrada por Maya Vinitsky, curadora asociada en el Departamento de Arquitectura y Diseño del museo, quien fue responsable de la última exposición ambiental del museo en 2017, «3.5 Metros Cuadrados: respuestas constructivas a los desastres naturales».

 

«Queríamos vincular esta exploración a cosas que sean visuales, coloridas e incluso táctiles», dijo Vinitsky. «Quienquiera que venga al museo a esta exhibición, con suerte verá cosas que los harán pensar más y volverse más activos».

Gran parte de lo que se exhibe en “Guerrilla Solar” fue creado por arquitectos, paisajistas y diseñadores industriales de todo el mundo, observando una amplia gama de respuestas al cambio climático.

Ubicada en la espaciosa galería Marcus B. Mizne de un solo salón en el edificio principal del museo, la exhibición presenta 36 proyectos divididos en seis temas: 1.5 a 2 grados Celsius, Solarpunk, Sponge City (Ciudad Esponja), Anti-Smog, Sunroof y Passive House (Casa Pasiva).

 

La compañía israelí SolarEdge utiliza la realidad virtual para mostrar cómo los paneles solares ahorran en costos de energía, y es parte de «Guerrilla Solar», una exhibición del Museo de Arte de Tel Aviv, abierta hasta el 15 de diciembre de 2019 (Cortesía de SolarEdge)

 

La gama de temas y exhibiciones de la exposición ofrece una indicación de qué países están más desarrollados con respecto a la vida sostenible, dijo Vinitsky, y generalmente muestran «resolución múltiple», ya que no hay una solución única para ningún problema específico.

Su exposición anterior sobre las respuestas a los desastres naturales resaltó el hecho de que los desastres son breves pero tienen efectos duraderos. Mientras tanto, el cambio climático generalmente se lo mide en una gran escala de tiempo de 30 a 40 años, señaló Vinitsky.

«Los cambios se miden a lo largo de todas esas décadas», dijo. «Es difícil de entender. Estamos tratando de aclarar todo esto, viendo lo que significa y qué tipo de impacto tiene”.

Los visitantes de la exhibición son recibidos con algunas explicaciones sobre el cambio climático, incluido un clip de la nueva película de Al Gore, «Una Secuela Incómoda: La Verdad al Poder», y otros clips y podcasts de investigadores que explican el Acuerdo de París, antes de pasar a las pantallas táctiles y visuales, que también ofrecen mucho interés para los espectadores más jóvenes.

Una de las exhibiciones más táctiles es Terraform, una mesa de arena interactiva redonda que muestra la topografía de una cordillera y el agua reflejada en montículos de arena. Se alienta a los visitantes a mover la suave arena con sus manos, ilustrando cómo las montañas, las colinas y las aguas cambian con la intervención humana.

La sección de Sponge City analiza los usos para lluvias e inundaciones excesivas, con ejemplos de Copenhague, Nueva York y Shanghái. Los planes en esas ciudades tienen aceras, garajes para automóviles y parques construidos para absorber el aumento del agua de lluvia y canalizarla para apoyar los parques y la naturaleza, un beneficio mutuo, dijo Vinitsky.

El ingenio israelí también está presente con Watergenerator: Moisture Harvester, una compañía de Rishon Lezion que absorbe la humedad y la convierte en agua potable en un gran mecanismo tipo fuente, esencial para los países que luchan por proporcionar suficiente agua potable limpia.

También está Eco Wave Power, una compañía de Tel Aviv que aprovecha la energía de las olas y el mar para proporcionar electricidad limpia. Opera en el puerto de Jaffa, y el plan actual es conectarlo a la red eléctrica de Tel Aviv en noviembre.

 

Los generadores de olas de Eco Wave Power se encuentran actualmente en el puerto de Jaffa y se espera que se agreguen a la red eléctrica de Tel Aviv en noviembre de 2019 (Cortesía de Eco Wave Power)

La sección Solarpunk de la exposición incluye una mirada a Vegetal City, diseños fantásticos del arquitecto de Bruselas Luc Schuiten, quien crea modelos de edificios y ciudades hechos completamente de vegetación. Su modelo de una casa construida con ramas de árboles se encuentra frente a videos del ParkRoyal de Singapur, un edificio de gran altura que pliega 3,7 acres de espacio verde en un hotel y oficinas, así como SkyVille, un complejo de 960 apartamentos que apoya la vida comunitaria con parques verticales y elementos acuáticos.

Otra innovación israelí representada en la sección Solarpunk es Solar Edge, que utiliza pantallas de realidad virtual para mostrar cómo los paneles solares en los techos de las casas, los edificios de usos múltiples y las plantas aprovechan la energía eléctrica del sol.

En la sección Smog hay explicaciones de los proyectos de espacios verdes de azoteas en Chicago, un desarrollo italiano de gran altura que combate el smog con un bosque vertical, y el Proyecto Smog-Free de Rotterdam, que construye torres, joyas y bicicletas que consumen smog, que ayudan filtrar el aire.

Los ejemplos de la Casa Pasiva incluyen la ciudad de Masdar en Abu Dabi, con modelos y fotografías de la planificada ciudad, completamente sostenible, construida en el desierto, junto con su propia flota de vehículos autónomos que funcionan con baterías y se utilizan exclusivamente en la ciudad. Uno de los vehículos futuristas se exhibe en la galería.

 

Los vehículos autónomos que funcionan con baterías de la ciudad de Masdar en Abu Dabi, usados para transportar pasajeros por la ciudad sostenible (Cortesía del Museo de Arte de Tel Aviv)

Passive House también ofrece una mirada a BedZED, una comunidad sostenible a gran escala construida en Wellington, Reino Unido, que es la primera de su tipo en Gran Bretaña, una especie de kibutz, dijo Vinitsky, con 100 hogares, oficinas y una universidad.

En la sección Casa Pasiva también se incluye un modelo del edificio de la compañía Check Point en Tel Aviv, que muestra un proyecto que cubre 3.7 acres e integra edificios nuevos y viejos, así como paredes y espacios verdes en su configuración.

La exhibición termina con una mirada a la visión del llamado Distrito Noroeste (3700) en el noroeste de Tel Aviv, donde hay planes para crear un vecindario sostenible en una reserva de 494 acres a lo largo de la costa.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil