Cortica establece una empresa automotriz autónoma con inversores como Toyota y BMW

La empresa conjunta, llamada Cartica, desarrollará aún más la tecnología basada en inteligencia artificial de la startup israelí para hacer que la industria autónoma sea más segura; se espera tener soluciones para estar en las calles a finales del 2020

Cartica AI es una empresa conjunta creada por la startup israelí Cortica y Continental, un fabricante alemán de piezas de automóviles, Toyota – AI Ventures, la filial inversions de riesgo del brazo de I + D del fabricante japonés de automóviles, BMW – i Ventures, y el fondo de riesgo OurCrowd con sede en Jerusalén (Cortesía).

La startup israelí Cortica está estableciendo una empresa conjunta con subsidiarias de gigantes de fabricación de automóviles como Toyota y BMW para desarrollar tecnologías de vehículos autónomos utilizando el enfoque basado en inteligencia artificial de la startup, que permite a las computadoras ver y comprender su entorno al imitar la función de los cerebros de los mamíferos.

Los socios de la nueva empresa, llamada Cartica AI, incluyen Continental AG, un fabricante alemán de piezas de automóviles; Toyota – AI Ventures, la filial de capital de riesgo del brazo de I + D del fabricante de automóviles japonés; BMW i Ventures; y el fondo de capital riesgo OurCrowd con sede en Jerusalén, dijeron las empresas en un comunicado el miércoles.

La empresa conjunta se concentrará en aumentar la seguridad de los automóviles y reducir las víctimas en las autopistas mundiales, dijeron las firmas en un comunicado conjunto el miércoles.

Cortica aportará sus tecnologías basadas en IA a la empresa, mientras que los socios invertirán en el desarrollo de la tecnología para la industria de vehículos autónomos, dijo en una entrevista telefónica el cofundador y director ejecutivo de Cartica AI, Igal Raichelgauz, quien también es cofundador de Cortica. Se negó a revelar la cantidad que los socios invertirán en la empresa conjunta.

La startup israelí Cortica dice que ha desarrollado una tecnología basada en IA que permite que los automóviles y las computadoras vean y comprendan su entorno al imitar la función del cerebro de los mamíferos (Cortesía).

«Nuestro objetivo es introducir un enfoque de IA novedoso pero comprobado para la industria automotriz, que allanará el camino para un transporte más seguro y autónomo», dijo en el comunicado Raichelgauz, graduado en ingeniería eléctrica del Technion de Haifa – Instituto de Tecnología de Israel, y veterano de la unidad de tecnología de élite 8200 del ejército israelí.

“Nuestra estrategia es construir asociaciones sólidas con los principales actores automotrices para llevar nuestra solución al mercado automotriz de alto volumen hasta fines del próximo año. Unir fuerzas con estos líderes es otra validación sustancial de nuestra tecnología y estrategia comercial únicas”, dijo.

Cortica dice que está llevando al mercado no solo un nuevo producto sino un nuevo enfoque para la IA, al desarrollar un modelo matemático que imita lo que el cerebro de los mamíferos puede hacer.

Los cofundadores de Cortica, Igal Raichelgauz y Karina Odinaev, en sus oficinas en Tel Aviv (Cortesía)

La tecnología, según Raichelgauz, puede ser una alternativa a la de Mobileye, el principal fabricante de tecnologías de vehículos autónomos de Israel, que fue adquirida por Intel Corp. en 2017 por la friolera de $ 15.3 mil millones.

Con el aprendizaje automático, la tecnología utilizada por compañías como Mobileye para enseñar a los procesadores a reconocer objetos, las computadoras reciben manualmente millones de imágenes, un proceso que les enseña a reconocer y distinguir objetos. El proceso requiere mucha mano de obra y necesita una potencia computacional muy alta.

La tecnología de Cortica, inspirada en la actividad de las neuronas y los mecanismos de aprendizaje que ocurren en el cerebro, permite que la tecnología aprenda por sí misma, es decir, aprendizaje no supervisado, en tiempo real y a partir de datos del mundo real, dice la compañía.

Esto da como resultado una «precisión sin precedentes en casos extremos y escenarios desafiantes», dijo el comunicado. La potencia computacional requerida para la tecnología de Cortica también es muy inferior a la requerida por otras aplicaciones de aprendizaje automático: solo 0.5 vatios frente a 5-10 vatios, dice la compañía.

La tecnología de Cortica se basa en la investigación realizada en Technion por los cofundadores de Cortica, Raichelgauz; Karina Odinaev, especialista en ciencias del cerebro; y su profesor de visión por computadora y neurociencia Josh Zeevi.

La oficina de Tel Aviv de la startup israelí Cortica; 12 de febrero de 2019 (Shoshanna Solomon / Times of Israel)

La nueva empresa, Cartica, utilizará la tecnología de Cortica y se centrará en la industria de vehículos autónomos, dijo Raichelgauz en la entrevista. Cortica seguirá desarrollando las otras aplicaciones de la tecnología: para fines médicos, como la lectura de tomografías computarizadas, y para aplicaciones de defensa, como los drones.

Cartica «persigue un enfoque completamente nuevo para la percepción autónoma y permite una amplia gama de casos de uso convincentes que tienen el potencial de transformar soluciones de movilidad en automóviles y más», dijo en el comunicado Nils Berkemeyer, gerente de capital de riesgo en Continental.

«Cartica AI presenta una serie de importantes avances tecnológicos» para los fabricantes de equipos originales (OEM por sus siglas en inglés), que incluyen bajos requisitos de cómputo y bajo consumo de energía, dijo en el comunicado Kasper Sage, socio de BMW i Ventures. «Las actualizaciones del sistema se pueden incluir en cuestión de minutos sin la necesidad de volver a ejecutar grandes cantidades de datos de entrenamiento como enfoques basados ​​en redes neuronales».

«Creemos que Cartica desempeñará un papel clave» en el desarrollo de la conducción autónoma y los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS por sus siglas en inglés)» desarrollados por OEM y fabricantes de automóviles, «permitiéndoles diseñar soluciones seguras y predecibles que cumplan los estrictos requisitos de la mercado», agregó Sage de BMW.

Cartica ya ha reclutado a 45 empleados en Tel Aviv y el equipo se mudará a nuevas oficinas, también en Tel Aviv, en noviembre y se expandirá a unos 100 empleados de I + D, según el comunicado hebreo. La nueva empresa también abrirá una oficina en Múnich, Alemania, para estar más cerca de la industria de fabricación de automóviles.

Cortica, creada en 2007, emplea a unas 120 personas en Tel Aviv y Nueva York.

En enero, Cortica dijo que comenzaría a colaborar con Renesas Electronics, un fabricante japonés de chips y procesadores para la industria del automóvil, para poner la tecnología autónoma basada en IA de la startup en chips para las cámaras frontales desarrolladas por la firma japonesa, que se instalarán en autos nuevos.

La tecnología ya se está instalando en los chips y la producción en serie comenzó después de millones de kilómetros de pruebas, según el comunicado del miércoles. El objetivo es que los chips salgan a las calles a fines del próximo año.

Toyota-AI Ventures se lanzó en 2017 con un fondo de $ 100 millones enfocado en inversiones iniciales en inteligencia artificial, movilidad autónoma, robótica, datos y la nube. BMW i Ventures es un fondo de capital de riesgo con sede en California que invierte en servicios de movilidad y es el brazo de riesgo del fabricante de automóviles BMW.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil