La esquina tecnológica de Hillel: Usando tecnología para duplicar el pancreas

Esta compañía, Beta 02, es el epítome del pensamiento innovador. La ironía aquí es que la compañía ha usado su revolucionaria forma de pensar – fuera de la caja –  para crear una «caja» que salva vidas. Permítanme explicarles.

ßAir®. (Foto: Cortesía)

Mucho se ha dicho sobre la creatividad que impulsa la innovación israelí. Desde GPS de colaboración abierta hasta impresoras ambulantes, se sabe que los empresarios israelíes piensan de manera innovadora – fuera de la caja.

Esta compañía, Beta 02, es el epítome del pensamiento innovador. La ironía aquí es que la compañía ha usado su revolucionaria forma de pensar – fuera de la caja – para crear una «caja» que salva vidas. Permítanme explicarles.

Según la Federación Internacional de Diabetes, 425 millones de adultos en todo el mundo sufren de diabetes, y los números están en aumento. Cualquiera que padezca esta enfermedad o conozca a alguien que la tenga, es consciente de las complicaciones de la vida diaria. Monitoreo constante, inyecciones y simplemente estar consciente de lo que entra en su cuerpo y cuánto ejercicio está haciendo.

Por supuesto, el mercado de soluciones para la diabetes está extremadamente saturado con todos tratando de encontrar una manera de ofrecer a los pacientes una vida con mínimos dolores de cabeza y problemas. La solución es encontrar una manera de ayudar a los pacientes a no preocuparse constantemente por controlar la glucosa en sangre, calcular la dosis de insulina requerida e inyectar la hormona.

Beta-O2 Technologies ha desarrollado un dispositivo, ßAir®, que básicamente reemplaza el páncreas y su funcionalidad de monitoreo y control de los niveles de glucosa en el cuerpo humano. Los niveles de glucosa en el cuerpo humano están controlados por ciertas células en el páncreas. En circunstancias normales, el páncreas mantiene un control estricto sobre los niveles de glucosa en nuestra sangre. La pérdida de este mecanismo de control básico puede tener un impacto significativo en los pacientes y sus vidas. La condición más importante causada por la pérdida de esta función es la enfermedad que una vez se llamó diabetes juvenil. Ese nombre ha sido renombrado como diabetes tipo 1, porque la enfermedad afecta a personas de cualquier edad y no necesariamente solo a menores.

Un trasplante de células pancreáticas que funcionen es siempre una opción, al igual que podemos realizar trasplantes de otros órganos. Sin embargo, al igual que cualquier otro trasplante de órganos, el resultado deja al paciente dependiente del uso de medicamentos inmunosupresores de por vida. Luego están los dispositivos que ayudan a los pacientes a controlar sus niveles de glucosa de la manera menos invasiva posible. Si bien todas esas soluciones mejoran la vida de los pacientes, aún dependen de la actividad continua y la participación del paciente. Son una gran curita, pero podemos hacer más.

Beta-O2 ha desarrollado el trasplante ßAir® de células adecuadas sin necesidad de colocar al paciente en medicamentos inmunosupresores. A diferencia de otros trasplantes de órganos, donde se trasplanta un órgano completo, en el caso de la diabetes solo se trasplantan las células relevantes, y el dispositivo ßAir® ofrece el mejor entorno posible para que estas células prosperen y funcionen. Además de proporcionar un entorno seguro para las células, las células están protegidas del sistema inmune y el receptor está protegido de las células. El dispositivo ßAir® también permite el suministro activo de oxígeno a las células implantadas, que es un gran avance médico y tecnológico.

Las células ß que secretan insulina son uno de los tipos de células con mayor demanda de oxígeno en el cuerpo humano. Por lo tanto, el desafío de suministrar adecuadamente la cantidad solicitada de oxígeno para estas células hiperactivas en un ambiente pobre en oxígeno es complicado. Beta-O2 ha resuelto este problema de importancia crítica con el dispositivo ßAir®.

Beta-O2 posee 10 familias de patentes registradas a nivel mundial que protegen sus tecnologías exclusivas en torno a la protección inmune de las células encapsuladas, así como los mecanismos proactivos de suministro de oxígeno. La compañía fue creada por Yossi Gross y la Dra. Pnina Vardi en 2004, encabezada ahora por el director ejecutivo Amir Lichter, tiene 24 empleados y está localizada en Rosh Ha’ayin.

Beta-O2 es una compañía en etapa clínica que ya ha completado dos ensayos en humanos. Los resultados de estos estudios se publicaron en algunas de las revistas científicas más prestigiosas, como Proceedings of the National Academy of Sciences. Paralelamente, los estudios de evaluación mutua con compañías biomédicas y farmacéuticas clave ahora están examinando combinaciones de dispositivos ßAir® de segunda generación que contienen células beta derivadas de células madre. Esto es en lo que la compañía está trabajando ahora.

En los ensayos en humanos, que se realizaron en Alemania y Suecia en 2014, cinco seres humanos se sometieron al trasplante y vivieron con el dispositivo durante hasta 10 meses. Esto fue para asegurar que no hubiera efectos secundarios significativos y que el dispositivo realmente controlara los niveles de glucosa con células pancreáticas funcionales que continúan viviendo y respirando a largo plazo.

El dispositivo trasplantable debe reemplazarse solo una vez cada pocos años y, de acuerdo con las pautas de la FDA, es fácilmente recuperable.

Tras la finalización exitosa de las actividades preclínicas paralelas actuales, Beta-O2 está planeando realizar su segundo ensayo en humanos en 2020 para demostrar la disponibilidad de su solución combinada.

La compañía ha recaudado $ 40 millones hasta la fecha, la mayoría de los cuales provienen de Sherpa Ventures, Aurum Ventures, Kai-Ming de China y un grupo de inversionistas de Japón.

El trasplante del dispositivo ßAir® en sí toma pocos minutos y solo requiere anestesia local, por lo que es un procedimiento muy accesible.

Si bien, afortunadamente, el mercado de soluciones para la diabetes tipo 1 está creciendo, muchos están adoptando un enfoque más específico y desarrollando productos que supervisan e inyectan al paciente externamente, o una solución interna que no es factible a largo plazo. Beta 02 Technologies adoptó un enfoque más integral y ha creado un dispositivo que ofrece a los pacientes un páncreas bio-artificial y les permite vivir la vida como si su páncreas estuviera haciendo su trabajo y manteniendo sus niveles de glucosa donde deberían estar.

Si las pruebas de la compañía en 2020 salen según lo planeado, la diabetes tipo 1 será un diagnóstico mucho más manejable de lo que es hoy. ¡Ese es el sueño de esta empresa!

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil