Inscripción Moabita recientemente descifrada podría ser el primer uso de la palabra «Hebreos» escrita

Perspectiva de la sangrienta secuela de la conquista del atarot bíblico

Altar cilíndrico de hace 3.000 años encontrado en Jordania también ofrece la primera evidencia de los primeros escritos moabitas, y podría reescribir la historia de la geopolítica en el antiguo mundo levantino

Inscrito a finales del siglo IX o principios del siglo VIII AEC en altar que fue descubierto en un santuario moabita en el sitio de Khirbat Ataruz en el centro de Jordania en 2010. (Cortesía de Adam Bean)

El primer uso escrito de la palabra «Hebreos» puede haberse encontrado inscrito en un altar Moabita descubierto durante las excavaciones en el sitio bíblico de Atarot (Khirbat Ataruz) en Jordania. Las dos inscripciones moabitas recién descifradas de finales del siglo IX o principios del siglo VIII AEC talladas en el altar cilíndrico de piedra sirven como anclajes históricos tangibles para una batalla de proporciones épicas.

Según el artículo del Levante del investigador Adam Bean sobre el hallazgo, «Un altar inscrito del santuario moabita de Khirbat Ataruz», las inscripciones ofrecen una nueva visión de las sangrientas secuelas de la conquista de Atarot que se describe en la famosa Estela de Mesa y en la Biblia. En 2 Reyes 3: 4-5, después de la muerte del rey Acab de Israel (reinó alrededor de  869-850 AEC), el rey Mesa de Moab se rebeló contra la hegemonía israelita pero fue derrotado.

Los dos relatos, sin embargo, dan vencedores opuestos. En la narrativa de la Estela de Mesa, el vengativo rey moabita arrasa la ciudad y aniquila a sus habitantes, para luego repoblarla con otros pueblos.

Bean escribe que estas dos nuevas inscripciones, la primera evidencia existente de escritura moabita característica, podrían ser registros moabitas de botines y una descripción de los pueblos conquistados. Si su lectura es precisa, esos pueblos podrían incluir potencialmente a los hebreos.

Tomado junto con la Estela de Mesa, las dos nuevas inscripciones proporcionan una fuerte evidencia contraria a la narrativa bíblica.

El profesor Christopher Rollston inspeccionó el altar inscrito de finales del siglo IX o principios del siglo VIII AEC que fue descubierto en un santuario moabita en el sitio de Khirbat Ataruz en el centro de Jordania en 2010. (Cortesía)

«Las inscripciones en este ‘pedestal’ provienen del sitio mencionado por el Rey Mesa en su Estela de Mesa como un sitio que él mismo (es decir, Mesa) tomó de los omritas y luego reconstruyó», explicó el destacado epígrafo Prof. Christopher Rollston en un correo electrónico al Times of Israel. «Fascinantemente también, las inscripciones no solo están escritas en el idioma moabita, sino que también están escritas en la escritura Moabita temprana».

Rollston dijo que la inscripción de Ataruz complementa el reporte de la Estela de Mesa «e incluso proporciona evidencia de la veracidad de las declaraciones de Mesa». Teniendo en cuenta el idioma moabita grabado en el altar, «claramente los moabitas están a cargo aquí en Ataruz», dijo Rollston.

Inscrito con siete líneas de texto en dos inscripciones separadas, se cree que el altar cilíndrico de 50 cm de alto y 18,5 cm de diámetro se utilizó para quemar incienso. Fue descubierto dentro de una modesta construcción cuadrada que el director de excavación de Khirbat Ataruz, Chang-ho Ji, describe como un simple santuario, o tal vez un santuario moabita para la batalla histórica, en su reciente artículo del Levante, «Un santuario moabita en Khirbat Ataruz, Jordania: estratigrafía , hallazgos e implicaciones arqueológicas».

El santuario, una habitación individual de 4,8 m x 4,9 m, se erigió en el punto más alto de la ciudad, escribe Ji, y estaba equipado con una plataforma, un altar, mesas de ofrendas y una chimenea. El pequeño altar inscrito se encontró in situ en una capa que Ji, así como otros arqueólogos destacados, han fechado entre los siglos IX y VIII AECsegún la estratificación, la datación de carbono y la tipología de la cerámica.

Tanto en términos de contenido como de lenguaje, las nuevas inscripciones representan un eslabón perdido entre la Estela de Mesa y los textos moabitas posteriores, como el Altar de Incienso Khirbet Mudineyah.

Santuario Moabita y estructura escalonada en el sitio Khirbat Ataruz en el centro de Jordania. (Cortesía)

Los altares de incienso de este período son bastante comunes, el epigrafista e historiador Michael Langlois le dijo a The Times of Israel, «pero pocos están inscritos, lo que hace que esto sea aún más interesante».

“Los escritos de estas inscripciones son diferentes de los de la Estela de Mesa y son de menor calidad. El altar no está destinado a ser una estela de victoria impresionante como la Estela de Mesa, y los escribas son menos hábiles, pero estas inscripciones son de gran valor para comprender mejor la cultura, la historia, el idioma y la religión de estos pueblos antiguos», dijo Langlois, que no participó en el reciente artículo de Levante, sino que viajó a Jordania para examinar el altar tras su excavación en 2010.

Rollston enfatizó la importancia de las inscripciones para obtener una imagen más holística de la región, diciendo: “Cuando uno combina el material bíblico en las inscripciones de Reyes, Estela de Mesa y Ataruz, una imagen bastante completa cobra vida, una en la que uno puede juntar la evidencia bíblica e inscrita y sabemos mucho sobre geopolítica en el antiguo mundo levantino de finales del siglo IX y principios del VIII».

¿Qué es la Estela de Mesa y qué sucedió en Atarot?

Hoy alojado en el Louvre, el basalto negro de la Estela de Mesa fue descubierto en 1868 en los escombros del Dibon bíblico de Jordania. A través de una serie de eventos demasiado hollywoodense como para creerlo, la tableta 1,15 metros de alto y 60-68 centímetros de ancho fue violentamente rota por beduinos traicionados, pero finalmente se vendió por pedazos al mejor postor. Solo unas 700 de sus aproximadamente 1,000 letras escritas Moabitas están disponibles, algunas de las cuales, aunque están inscritas por una mano profesional, son ilegibles debido a daños.

La estela conmemorativa fue encargada por el Rey Mesa y proviene del antiguo Moab en el siglo IX AEC, explicó Rollston en un correo electrónico a The Times of Israel. Escrita en letras hebreas pero en el idioma moabita, la Estela «encaja notablemente con el material bíblico en el Libro de los Reyes, y también proporcionó una gran cantidad de información adicional sobre estos versículos lacónicos de la Biblia».

Una réplica de yeso de la Estela de Mesa en el Instituto Oriental de Chicago. El basalto original del siglo IX AEC se encuentra en el Louvre. (Comunes de Wikipedia a través de Taylor & Francis Group)

Escrita desde la perspectiva de un rey victorioso, la estela representa a un Atarot recuperado del opresivo reino israelita del norte que lo había conquistado a medida que sus fronteras se expandían.

«Según las propias palabras de Mesa en la Estela de Mesa, Moab se rebeló contra Israel y obtuvo su independencia de Israel», dijo Rollston, quien también figura como autor en el artículo de Levante.

Como Bean escribe en el artículo, en la estela, “Mesa observa que él luchó contra la ciudad, la tomó y mató a toda la población antes de llevar de vuelta algún tipo de objeto de culto saqueado para presentarlo a su dios Kemosh en Qiryat. Y Mesa también afirma que ahí estableció a los saronitas y los maharatitas.”

Las nuevas inscripciones parecen recoger la historia después de la reconquista de Atarot por Mesa y proporcionar «evidencia histórica nueva e importante para esta ocupación moabita de Atarot en el siglo IX AEC», escribe Bean.

Sin embargo, el altar en sí está dañado, al igual que las dos inscripciones, lo que hace que todas las lecturas sean difíciles y algo hipotéticas.

Utilizando signos numéricos hieráticos egipcios entremezclados con palabras alfabéticas, la inscripción A «parece tabular pequeñas cantidades de metal, posiblemente para algún propósito relacionado con el contexto de culto de la inscripción», escribe Bean, un candidato a doctorado en Estudios del Cercano Oriente en la Universidad Johns Hopkins y Profesor asistente visitante de estudios bíblicos en la Universidad Milligan en Tennessee.

Adam Bean, estudiante de doctorado en el Departamento de Estudios del Cercano Oriente de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, y autor principal de un artículo sobre el altar inscrito del siglo IX o principios del siglo VIII AEC que fue descubierto en un santuario moabita en el sitio de Khirbat Ataruz en el centro Jordania en 2010. (Cortesía)

 La lectura de Bean de la Inscripción A es: «Para / con 8 siclos de bronce / Y esto: 2 siclos de bronce / Saqueo total: 10.» Comentó con ironía en el artículo de Levant que «Por lo menos, se puede afirmar que el escriba era competente para sumar».

La inscripción B, el segundo bloque de texto más dañado, está escrita perpendicular a la primera y «parece estar potencialmente focalizado en una dedicatoria y / o una conmemoración, pero sigue siendo enigmático», escribe.

Su lectura sin confirmación de la inscripción B más larga es:

«4 + 60 de los hebreos…
Y 4.000 hombres extranjeros fueron dispersados ​​y abandonados en gran número
De la ciudad desolada… que… un altar de incienso / ofrenda quemada
Tierra comprada / comprando…»

Con permiso del Departamento de Antigüedades de Jordania, las inscripciones muy dañadas fueron fotografiadas por Bean con tecnología de Imágenes de Transformación de Reflectancia (RTI por sus siglas en inglés) cuando examinó el altar en el Museo Arqueológico de Madaba en Jordania. La técnica RTI permitió al equipo de Bean mejorar la sombra y el contraste para mostrar el texto inscrito, dijo, y pronto compartirá los archivos con la comunidad académica.

“Nuestro análisis concluyó que la Inscripción A parecía haber sido tallada primero, luego la Inscripción B, que en parte pasa por encima de la inscripción A. Pero no sabemos cuánto tiempo hubo entre los dos. Incluso es posible que el altar fuera reutilizado desde un contexto diferente antes de ser inscrito”, dijo Bean.

Bean está de acuerdo en que, a pesar de su ubicación en un objeto de culto, «la escritura no parece de naturaleza muy monumental». Otras características inusuales de la lectura de la inscripción incluyen el uso de números hieráticos y abreviaturas, que Bean dice que «en otros lugares son vistos con mayor frecuencia en un contexto más mundano, como la ostraca económica». 

Inscrito a finales del siglo IX o principios del siglo VIII AEC en un altar moabita tal como fue encontrado en el sitio de Khirbat Ataruz en el centro de Jordania en 2010. (Cortesía)

“Sin embargo, una de las ideas que consideramos es que la Inscripción A, que registra cantidades de metal (bronce, proponemos), registra y, por lo tanto, dedica ofrendas. Como enfatizamos en el artículo, estas son solo hipótesis de trabajo para ser consideradas”, dijo Bean.

¿Quién más vivió en Atarot: pueblos del mar, filisteos, israelitas?

Las nuevas inscripciones, así como otros artefactos arqueológicos, podrían corroborar las narraciones bíblicas y de la Estela de Mesa sobre los habitantes previos de Atarot anteriores a la conquista y aniquilación de todos sus residentes por parte de Mesa.

Según Rollston, «La Estela de Mesa también menciona que los ‘gaditas’ habían vivido en la tierra de ‘Atarot (es decir, Ataruz) por siempre y que el rey de Israel había construido ‘Atarot (es decir, Ataruz) para sí mismo». Observa que la tribu de Gad era una tribu israelita, que había recibido una asignación tribal en esta región, según las narraciones de Josué 4:12. «Entonces Mesa indica que retomó la ciudad, mató a la población gadita y la convirtió en una ciudad moabita», dijo Rollston.

El arqueólogo Ji, también decano de educación de la Universidad de La Sierra en Riverside, California, dijo que, ubicado en estratos anteriores al del altar inscrito en el sitio de Ataruz, hay un templo no Moabita de Hierro IIA. No está seguro de si fue establecido por los israelitas, los gaditas o incluso por otras personas aún sin nombre, pero dijo que la Estela de Mesa podría ofrecer pistas.

Vista aérea del sitio Khirbat Ataruz en el centro de Jordania. (APAAME)

 “Después de la destrucción de este templo, se construyó un santuario moabita en el sitio, que data de finales del siglo IX y principios del VIII a. C. Por lo tanto, Ataruz es un sitio de escaparate que muestra lo que era moabita y lo que no era moabita (¿israelita?) ”, Dijo Ji en un correo electrónico.

Los eruditos aún debaten sobre cuál fue exactamente la naturaleza del reino moabita, dijo Ji, argumentando si fue un verdadero reino o una confederación de grupos tribales. Él cree que el reino moabita tomó el territorio al este del río Jordán desde el reino del norte de Israel y que, comparable a Judá o Israel, el rey Mesa «se convirtió en un rey de facto» que trajo prosperidad económica y estabilidad política.

El reino moabita «también podría haber sido relativamente efímero, y su sistema político era algo fragmentario, bastante centralizado. Este tipo de límite socioeconómico podría estar relacionado con la naturaleza no grandiosa de la arquitectura moabita y la cultura material», dijo Ji a The Times of Israel.

También hay pruebas arqueológicas de influencias de Pueblos del Mar y filisteos encontradas en el sitio, dijo Ji. En las capas del templo pre-moabitas, hay indicios de la cultura fenicia y egipcia en algunos objetos, dijo. «Parece haber habido algunos contactos entre Moab y la región occidental», señaló, probablemente a través del Valle del Jordán.

Entonces, ¿hubo hebreos en Atarot?

Con cauteloso apoyo, en el artículo del Levante, Bean reitera la propuesta que Rollston hizo públicamente en 2011 de que la palabra «hebreos» podría aparecer en la muy dañada Inscripción B.

“En el artículo enfatizamos que esta lectura es posible, y plausible, pero no segura. Las incertidumbres del contexto circundante en la línea B.1 hacen que sea muy difícil decir mucho más que eso en la actualidad. Obviamente es una posibilidad fascinante para el uso histórico de este término», dijo Bean a The Times of Israel.

Altar inscrito a finales del siglo IX o principios del siglo VIII AEC que fue descubierto en un santuario moabita en el sitio de Khirbat Ataruz en el centro de Jordania en 2010. (Cortesía de Adam Bean)

El erudito independiente Langlois dijo que en el caso del altar de Ataruz, el significado básico del término «hebreos» «es el de las personas que pasan o cruzan. Curiosamente, la misma inscripción también se refiere a los migrantes, usando la misma palabra hebrea ‘ger‘ que es común en la Biblia”.

Al señalar que «nada es absoluto en arqueología y ciencia», el arqueólogo Ji agregó que la lectura de «hebreos» y «ger» como «extranjeros» encaja bien con la evidencia arqueológica en el sitio. “La inscripción es del período posterior a la destrucción con una firma Moabite. Entonces, la inscripción de Ataruz posiblemente menciona a los predecesores no moabitas (período de pre-destrucción) en el sitio como «extranjeros», escribió Ji en un correo electrónico.

Solo una cosa es cierta, dijo Bean: que los eruditos seguirán debatiendo el significado o la existencia misma del término «hebreos» en la inscripción.

«La rareza de tales inscripciones nos recuerda lo poco que sabemos sobre el mundo bíblico», señaló el investigador Langlois.

“Con demasiada frecuencia vemos este mundo a través de los lentes de los escritores bíblicos; por una vez, tenemos la oportunidad de ver este mundo desde otro ángulo, desde la perspectiva de los vecinos de Israel. Como siempre, es de suma importancia escuchar a ambas partes para tener una visión equilibrada de la situación. Esto sigue siendo cierto hoy en día”, dijo Langlois.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción:
Consulado General H. de Israel en Guayaquil