Pueblo israelí se excava a sí mismo y encuentra la bodega de vino más grande del mundo cruzado

El rey Balduino III construyó un castillo en Mi’ilya desde el cual gobernó su señorío galileo en el siglo XII. Al verlo desmoronarse ante sus ojos, los aldeanos de la actualidad se unieron para encontrar los tesoros enterrados debajo de sus propias casas.

No uno, sino dos pisos para aplastar uvas pertenecientes a la bodega de vino cruzada más grande que se haya encontrado, descubiertos bajo el complejo de Salma Assaf en Mi’ilya.  Rabei Khamisy

En la cima de una montaña de Galilea, alrededor de 1150, el rey Balduino III dejó de quejarse de su madre, la reina Melisende de Jerusalén, y construyó un castillo en el pueblo de Mi’ilya, desde el cual trató de consolidar su parte reducida del reino de los cruzados francos en la tierra sagrada. Casi 900 años después, los residentes de este pueblo se han unido en una aventura única encabezada por un arqueólogo local, para reparar y restaurar el castillo en ruinas. Paralelamente, al lado del castillo, una curiosa propietaria de una gasolinera llamada Salma Assaf financió en privado una excavación debajo de su casa, lo que condujo al descubrimiento de lo que pudo haber sido la bodega de vino más grande del mundo de los cruzados.

La vista del castillo-fortaleza de los cruzados desde la casa de Rabei Khamisy, Mi’ilya. Rabei Khamisy

Única en los anales de la vinificación medieval, esta bodega no tenía solo un piso donde se pisaban las uvas, sino dos paralelos, que aparentemente drenaban en un gran pozo excavado en el lecho de roca en la época romana.

«Los bizantinos tenían bodegas mucho más grandes», explica Rabei Khamisy, el arqueólogo nacido y criado en Mi’ilya que lidera este inusual esfuerzo. «Pero los cruzados no tenían nada comparable, hasta donde sabemos».

Rabei Khamisy delante el muro cruzado exterior del pueblo. Rabei Khamisy

El castillo se había estado desintegrando durante décadas, si no siglos, pero el Dr. Khamisy fue impulsado a tomar medidas porque la situación había empeorado. Los aldeanos corrían un peligro real de ser descerebrados por la caída de ladrillos. Durante décadas, el gobierno se compadeció, pero no hizo nada, excepto poner obstáculos a su alrededor. «¿Qué niño no se dirige directamente a un camino marcado “No Entrar”?», pregunta el arqueólogo retóricamente.

En enero de 2017, comenzaron a caer piedras del muro norte del castillo; nuevamente se cerríó el camino hacia él. Como Khamisy, que vive al otro lado de la carretera, recuerda: «Le dije a mi esposa: si el fuerte cae frente a mí, no tengo derecho a vivir aquí». Así nació el proyecto para rescatar el castillo en Mi’ilya, ubicado al norte de Ma’alot-Tarshiha.

La Autoridad de Antigüedades de Israel estimó que el costo y la restauración de todo el castillo-fortaleza sería de aproximadamente 3 millones de shekels (aproximadamente $ 861,000). Khamisy sabía que eso no iba a suceder.

Pero, comenzando de a poco, apuntalando solo un tramo de pared de cinco metros, «el más peligroso, que mataría a un niño algún día» en caso de colapsar, saldría por unos 300,000 shekels y era factible. Y como el gobierno no ayudaría, los lugareños darían un paso al frente y lo harían por sí mismos.

Khamisy se dispuso a hacerlo realidad. Comenzó a dar conferencias en el pueblo, invitando a oradores expertos, y personalmente tocó cada puerta.

Cómo se veía el daño al muro del castillo de los cruzados desde el interior. Rabei Khamisy

«A la gente de  Mi’ilya le encanta la arqueología», dice. “Dividido entre las familias, salía a 66 shekels por persona. Pedí a todos que donaran el equivalente a dos paquetes de cigarrillos, y con eso preservaría el fuerte y salvaguardaría a nuestros hijos y nuestras antigüedades».

Cómo se veía el daño al muro del castillo de los cruzados desde afuera. Había un peligro real para los aldeanos. Rabei Khamisy

Toda la tierra en Mi’ilya es de propiedad privada, incluida aquella en la que se encuentra el castillo. Pero la preservación de las antigüedades es una responsabilidad nacional. Una familia no puede arreglar ni un grifo sin obtener permiso, en lo que generalmente es un proceso largo. Khamisy obtuvo permisos en tiempo récord.

Alrededor de 250 hogares participaron en el esfuerzo de financiación. El consejo local recaudó alrededor de 100,000 shekels, las empresas locales hicieron el resto, y el proyecto despegó.

El muro del castillo-fortaleza que se estaba desmoronando fue restaurado bajo los auspicios del Instituto Zinman de Arqueología de la Universidad de Haifa, donde enseña Khamisy.

Vista de la Galilea desde  Mi’ilya. Rabei Khamisy

La vista desde Mi’ilya. Rabei Khamisy

Mientras tanto, a partir de julio de 2017, bajo los auspicios de Salma Assaf, excavadores eliminaron grandes cantidades de tierra y escombros de debajo de su casa, descubriendo la fábrica de vino de la época de los cruzados con el pozo de la época romana junto a las superficies para pisar uvas. Siglos después, los mamelucos construyeron un techo arqueado sobre el pozo, que todavía tiene lo que parecen ser restos de yeso en sus paredes y originalmente pudo haber sido parte de un reservorio de agua.

Hoy en día, los visitantes pueden ver los restos ya limpios de la fábrica de vino a través de ventanas de vidrio en el piso del espacioso restaurante de alta gama que Assaf ha construido sobre las ruinas de la antigua bodega: el Chateau de Roi. El restaurante también tiene vistas de Galilea desde sus ventanas. El restaurante y las dos habitaciones abrirán sus puertas a fines de agosto de 2019. Por cierto, Assaf se mudó a otro edificio en el pueblo.

La mayor parte del castillo y sus alrededores aún están por descubrirse y explorarse. De hecho, eso también se podría decir de la propia Mi’ilya moderna. Todo el pueblo se encuentra en un sitio con una historia de al menos diez milenios.

Los restos más antiguos encontrados hasta ahora son de la etapa neolítica B pre-cerámica («PPNB»), hace unos 10.000 años, pero es razonable conjeturar que la ocupación comenzó antes. Algunos capítulos de la evolución humana ocurrieron en esta área del Levante. Pero si los homínidos arcaicos habitaban en Mi’ilya, rica en agua, alimentada por múltiples manantiales, la evidencia ya no existe.

El techo arqueado mameluco construido sobre el pozo de la era romana en el piso entre los dos pisos para aplastar uvas de la era de los cruzados, debajo de la cocina de Salma Assaf. Rabei Khamisy

O está enterrada. Hace unos 100 años, una familia local, los Arrafs, cuyos descendientes son los vecinos de Khamisy, comenzaron a expandir su casa y descubrieron debajo el piso de mosaico de lo que probablemente es parte de un monasterio bizantino olvidado hace mucho tiempo. Los Arrafs han estado protegiendo el antiguo mosaico – visible al mirar a través de una trampilla en su patio – desde entonces y esperan contratar a Khamisy en privado un día para realizar una excavación adecuada en su patio trasero.

La conversión de Mi’ilya

La era bizantina comenzó en 324 EC y para el año 390, el imperio cristiano controlaba Tierra Santa. Parece probable que la gente de Mi’ilya se haya convertido al cristianismo. Luego, unos 250 años después, llegó el califato: Jerusalén se rindió en el año 637.

En el péndulo que es Palestina, Jerusalén fue reconquistada en 1099 por las fuerzas cristianas y los cruzados establecieron el Reino de Jerusalén, que sobreviviría durante unos dos siglos.

Fue un buen momento para Mi’ilya: se convertiría en la capital del señorío de los cruzados francos en Galilea.

Khamisy cree que el castillo-fortaleza que los aldeanos están ayudando a reparar fue originalmente construido por el rey Baldwin III.

La excavación antes de que el restaurante de Salma Assaf se construyera en la parte superior: vemos el canal que conduce desde los dos pisos para aplastar uvas (que no vemos) y el techo arqueado construido en la parte superior del pozo romano Rabei Khamisy

Después de cogobernar la Tierra Santa durante años con su madre, la Reina Melisende, a fines de la década de 1140, los dos se distanciaron. Acordaron separarse, con Balduino reinando en Galilea, mientras que Melisende retendría Judea y Samaria, incluida Jerusalén.

«No sabemos cuándo fuimos conquistados, pero probablemente fue a principios del período de los cruzados, con la caída de Acre en 1104», dice Khamisy, quien evidentemente toma de forma personal la subyugación de su aldea hace 1000 años.

La primera mención oficial del nombre de Mi’ilya se encuentra en fuentes de los cruzados que datan de 1160, momento en el que Balduino III entregó la administración del castillo- fortaleza y su propiedad al caballero Juan (Johannes) de Haifa. A Juan también se le dio el manejo de nueve aldeas alrededor del sitio. En otras palabras, en la época de balduino, Mi’ilya era el centro de un feudo.

En realidad, no hay ninguna evidencia definitiva de que Balduino haya construido la estructura en cuestión, pero no hay exactamente otras opciones, dice Khamisy. Además, fue construido en el estilo quadriburgium, con cuatro torres en las esquina, típicas de la época de Balduino, el siglo XII, dice.

Salma Assaf dentro de su restaurante, en un edificio del período otomano encima de la bodega cruzada, Mi’ilya. Rabei Khamisy

No es que Balduino III viviera allí, aclara Khamisy. Probablemente se mudaba entre Acre y Tiro, pero parte de su reino fue administrado desde Mi’ilya, que tiene una vista estratégica de todo el centro de Galilea. (En 1152, Balduino III prevaleció contra su madre y comenzó a gobernar desde Jerusalén).

En 1187, Mi’ilya cayó ante Saladino, pero después de la Tercera Cruzada, copatrocinada por Ricardo Corazón de León y Felipe de Francia, el Tratado de Jaffa fue firmado en 1192 por Saladino y Ricardo, y la Galilea con occidental incluyendo Mi’ilya volvió a estar bajo el control de los cruzados.

Sin embargo, alrededor de 1226, los caballeros teutónicos comenzaron a construir el Castillo de Monfort (que la exploración arqueológica reciente mostró que era aún más grande de lo que se pensaba) y Mi’ilya comenzó a declinar. Cuarenta años después, los mamelucos devastaron los fuertes cruzados y Mi’ilya cayó alrededor de 1266. Monfort caería en 1271.

Los mamelucos continuaron controlando la región desde Mi’ilya. Pero a fines del siglo XIV o durante el XV, en algún momento antes de la transición al dominio otomano, sucedió algo misterioso en Mi’ilya: fue arrasada.

La reparación del castillo de los cruzados Mi’ilya, desde el exterior: los ladrillos grandes son cruzados, los más pequeños son reparaciones contemporáneas con ladrillos del período otomano. Rabei Khamisy

«No encontramos ninguna mención de esa época, ni se ha descubierto ninguna cerámica de ese período hasta ahora», señala Khamisy, y agrega que un registro de 1549 menciona la existencia de solo 17 hogares en Mi’iliya, mientras que otra fuente de 1555 lo menciona como que fuera una granja. El centro de acción ya se había trasladado a la cercana Tarshiha (y más tarde, en el Israel moderno, a Ma’alot).

Khamisy, sin embargo, tiene una teoría sobre lo que le sucedió a su pueblo: probablemente fue diezmado por un terremoto y/ o una plaga. La plaga negra no era exclusiva de la Europa medieval.

Durante este período, se mantuvo el nombre local de la aldea: después de todo, alguien se quedó y lo recordó, sugiere Khamisy.

En la década de 1740, Daher al-Omar, comandante de Acre en nombre de los otomanos, quería crear un territorio autónomo dentro y alrededor de Galilea, separado de los turcos. «Tenía buenos vínculos con Europa y los católicos griegos comenzaron a llegar a Mi’ilya», dice Khamisy.

Las familias construyeron sus casas sobre las ruinas de aquellas que datan de la era del Bronce Tardío hasta la era al-Umariana. Sus descendientes, de los cuales Khamisy es uno, todos católicos griegos hasta el día de hoy, todavía están allí.

Dentro del restaurante de Salma Assaf: observe las ventanas en el piso, con vista a la bodega de la época de los cruzados. Rabei Khamisy

Salma Assaf siente curiosidad

Khamisy y sus colegas y amigos están actualmente excavando estructuras otomanas construidas sobre cimientos mamelucos que se construyeron sobre cimientos francos que se apoyaban en el muro exterior de su pueblo y una iglesia. Está satisfecho con el trabajo de restauración en el tramo de pared de cinco metros, como un comienzo.

Pero el verdadero descubrimiento resultó estar en el sótano de Salma Assaf.

Como ya dijimos, toda la tierra en Mi’ilya es de propiedad privada. Los Assafs se encuentran entre las familias más antiguas existentes en la aldea moderna, sus antepasados ​​llegaron hace unos 200 y 250 años; una de las casas de la familia estaba ubicada dentro del fuerte de los cruzados.

Salma Assaf se embarcó en su propia empresa comprando de su familia, obteniendo la propiedad total y luego contratando a Khamisy.

«Quería saber qué había debajo de mi casa», dice simplemente.

Assaf y su difunto esposo habían estado involucrados en la preservación de un complejo de la era otomana en la ciudad hace algún tiempo. Ahora este proyecto, apoyado por sus tres hijos, se convirtió en su nuevo bebé.

El estudio inicial de Khamisy condujo al descubrimiento de un muro de la era de los cruzados. Sugirió que los Assafs o lo volvieran a enterrar o realizaran una excavación adecuada, lo que requeriría permisos, maquinaria y toneladas de dinero.

Sin ser millonaria, Salma Assaf, sin embargo, lo quiso hacer, ayudada por las ganancias de la gasolinera y algunas casas alquiladas.

Los trabajos de excavación y restauración en este sitio hasta la fecha le han costado a la familia aproximadamente medio millón de shekels. Hasta ahora, debajo de la propiedad de Assaf, los trabajadores han encontrado ruinas otomanas asentadas sobre ruinas mamelucas sobre ruinas cruzadas construidas en la roca.

“Podría haber habido asentamientos más antiguos, pero los cruzados pueden haberlos eliminado. Solían hacer eso”, Khamisy se encoge de hombros. Y la excavación también desenterró la bodega de vino, que – una vez más, demuestra la importancia de Mi’ilya durante la era de los cruzados – parece haber sido alimentada por viñedos ubicados a su alrededor.

De hecho, documentos de los cruzados describen un vasto cultivo de uva en el área. Posiblemente ese extraño hoyo de la época romana, situado justo al lado de los dos pisos para aplastar uvas, que incluso parece drenar en él, fue utilizado por los caballeros para almacenar el jugo de uva recolectado para la fermentación en barriles de madera. Monfort también tenía una bodega, pero era más pequeña, agrega Khamisy.

Los visitantes del nuevo restaurante de Salma Assaf podrán ver la fábrica de vino a través de las ventanas en el piso y también ir al subterráneo, para tocar la historia por sí mismos. Pero esto es solo un comienzo para las personas amantes de la arqueología de Mi’ilya. La pasión por descubrir qué hay debajo de sus hogares se ha encendido.

Ahora Assaf, con la asistencia y supervisión de Khamisy, quiere construir un museo en su bodega, donde también producirán vino local y exhibirán artefactos de la cultura de Mi’ilyan desde la era neolítica B hasta el día de hoy – mientras Khamisy continúa revelando la historia de su propio hogar, con la ayuda de su propia ciudad natal.

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil