Empresa israelí de joyería se asocia con nanocientíficos de la TAU para hacer que la Biblia más pequeña del mundo sea parte de una nueva colección

Collares de la colección de joyería nano de Tanaor con la Biblia hebrea en un chip nano. Cortesía.

Los agricultores israelíes han producido lo que puede ser el tomate más pequeño del mundo. Una startup israelí creó el cargador móvil más pequeño y delgado del mundo. Y en 2009, científicos israelíes del Instituto de Nanotecnología Russell Berrie en el Technion de Haifa grabaron 1,2 millones de letras en un chip de 0,5 mm2 no más grande que la punta de un bolígrafo para crear la Biblia hebrea más pequeña del mundo. Esta nano biblia se mostró en 2015 como parte de una exhibición para conmemorar el 50 aniversario del ala del Santuario del Libro del Museo de Israel en Jerusalén.

Ahora, los científicos del Centro de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv (TAU) han grabado su propia versión micro del libro sagrado – una que está incrustada en una joya y se puede usar alrededor del cuello – gracias a una asociación con un equipo local de diseño conformado por madre e hija, que ha hecho de la Biblia más pequeña del mundo un elemento importante y decorativo de su colección de joyas de lujo.

La Biblia hebrea en un nanochip es del tamaño de la punta de un dedo. Cortesía

Hace dos años y medio, Aviva y Magali Moldawsky, la segunda y tercera generación, respectivamente, de una familia establecida de comerciantes de diamantes y joyeros en el negocio desde 1946, tuvieron la idea de crear «joyas espirituales», una línea de adornos de lujo que crean una conexión especial.

Magali Moldawsky, en particular, quería que las joyas significaran «una nueva era en la percepción existente de las joyas», dijo a NoCamels, y que le dé a la persona que lo usa una «experiencia emocional especial» y una «sensación de protección».

Modelo con joyas de Tanaor. Cortesía

Esta fue la base de la marca de joyería del dúo – Tanaor – basada en los 1,2 millones de letras y 929 capítulos de las Escrituras bíblicas, minimizada e insertada en un chip e integrada en una serie de piezas decorativas.

Moldawsky dice que «involuntariamente» se familiarizó con la nanotecnología – la ciencia y tecnología que pueden controlar la materia a escala atómica y molecular – cuando terminó su licenciatura en derecho y economía en la Universidad de Tel Aviv. Moldawsky le pidió a su madre Aviva, una veterana del mundo de los diamantes y las joyas, que la ayudara a encontrar una manera de combinar la ciencia, la tecnología y la innovación con la artesanía tradicional.

Yuval Kupitz. Cortesía

El dúo contactó a los científicos del Centro de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv, quienes respondieron de inmediato a la idea, y el grupo decidió que usarían la nueva tecnología para incorporar la Biblia hebrea en un pequeño nanochip que eventualmente se convertiría en el núcleo de la línea de joyería Tanaor.

«Esta colaboración es bastante única», Yuval Kupitz, jefe de colaboración internacional en el Centro TAU, le dijo a NoCamels. “La nanotecnología generalmente se usa para cosas como sensores inteligentes, entregas de medicamentos, dispositivos médicos, electrónica, óptica. Nos asociamos con una empresa que produce productos de consumo. Pero es una gran oportunidad para ingresar a una industria tradicional, que está aumentando su valor a través de la innovación».

Moldawsky dice que el concepto de Tanaor expone y conecta mundos, utilizando desarrollos tecnológicos avanzados para incorporar la historia de la Biblia en la vida cotidiana.

«Es importante que la tecnología sea precisa y exactamente lo que el cliente espera», agrega Kupitz, debido a la importancia de llevar o usar una Biblia. Él usa el ejemplo de un cliente judío que podría ser cauteloso de ponerse en público un yarmulke (o una kipá usada por aquellos que practican el judaísmo) pero se siente muy bien al usar un collar con un chip con toda la Biblia hebrea colocada meticulosamente en un pequeño chip.

Joyería Tanaor. Cortesía

Cada pieza de joyería Tanaor viene con un certificado de autenticidad del rabino Elihu Shannon, un escriba judío certificado y reconocido experto en el campo que ha sido autorizado para transcribir libros de la Torá, tefilín, mezuzot y otros escritos religiosos, y es empleado por el Grupo Saad, un kibutz religioso en el norte del Néguev.

Cada pieza también es revisada por el Dr. Youry Borisenkov en la Universidad de Tel Aviv, confirmando que el chip contiene toda la Biblia.

Tanaor vende la nano biblia en una variedad de piezas de joyería para hombres y mujeres, divididas en nueve colecciones separadas. Las colecciones presentan colgantes añadidos a símbolos, como el Árbol de la Vida o la Estrella de David, entre otros ejemplos, incorporados a collares de palabras, pulseras de cuero o collares de palabras, o adheridos a amuletos con forma de flores, llaves o alas de ángel.

Las joyas van desde $ 79.95 por un colgante de fe hasta casi $ 4,000 por un artículo de la Colección de Lujo Oro & Diamantes, exclusivo y especialmente diseñado por M. Moldawsky Diamonds and Jewelry. Moldawsky dice que desde el punto de vista tecnológico, no hay diferencia entre las joyas con un precio de $ 150 y las joyas con un precio de $ 1,000.

Pulseras de cuero Tanaor. Cortesía.

«Cada joya tiene el mismo nanochip grabado con toda la Biblia», dice Moldawsky, «La única diferencia es el material de la joyería». La colección más asequible está hecha de plata de 925 con baño de oro / rodio de 18 quilates. La colección de lujo está hecha de oro de 18 quilates y diamantes.

La joyería Tanaor se vende actualmente en museos como el Museo de la Biblia en Washington D.C., el Museo de Israel – Jerusalén y el Museo de la Ciudad de David en Jerusalén. También se puede encontrar en el sitio web oficial de la compañía de joyería y en Vuele & Compre DutyFree de los vuelos de El Al Airlines.

La Biblia completa en un nanochip

La nanotecnología permite a alguien tomar una cantidad casi infinita de información y minimizarla a dimensiones extremadamente pequeñas. Esto es lo que hicieron los científicos del Centro TAU para Nanociencia y Nanotecnología cuando integraron los 929 capítulos de la Biblia hebrea en un solo chip. Más específicamente, los científicos usaron un haz de iones para desalojar los átomos del revestimiento con el fin de meter cada una de las 1.2 millones de letras de la Biblia en un chip de silicio.

Todos los 929 capítulos (¡y salmos!) se encuentran en el nanochip. Cortesía

Tanaor lo llama una «interpretación contemporánea de los antiguos métodos de grabado utilizados para inscribir los primeros textos sagrados».

Se requieren siete pasos específicos para crear el chip de la Biblia, dicen los científicos de la TAU, incluida la exposición ultravioleta y la metalización. Luego se cortan chips individuales de una hoja de material de silicio usando una sierra de corte de diamante. Finalmente, cada chip se incorpora en una pieza de joyería.

Kupitz también señala que los científicos de la TAU realizan pruebas de control de calidad y métodos de escaneo sofisticados para garantizar la autenticidad del producto final.

Investigadores de la TAU en el laboratorio del Centro de Nanociencia y Nanotecnología. Cortesía.

El nanochip es tan pequeño y las letras tan diminutas, que solo se puede ver la Sagrada Escritura usando un microscopio confocal profesional con un aumento de 100x. Estos microscopios están disponibles principalmente en laboratorios de universidades y museos.

El primer nanocentro en Israel

El Centro de Nanociencia y Nanotecnología de la Universidad de Tel Aviv es el primer instituto de este tipo en Israel. Establecido en el año 2000, brinda servicios de nanotecnología al mercado comercial en varios campos y brinda a más de 50 grupos académicos y 40 empresas acceso a servicios avanzados de I + D, equipos e investigación.

Los laboratorios del centro son utilizados por la comunidad de nanotecnología, ya sean grandes corporaciones o pequeñas startups.

Un centro más grande y más ambicioso está programado para abrir en el 2020.

Nanotecnología cambiando el mundo

Este proyecto de joyería «crea conciencia de los sorprendentes avances del centro nano  de la TAU», dice Kupitz. La mayoría del público no conoce la nanotecnología en general, agrega, y si lo conocen, está conectada a industrias como las computadoras, la energía, la electrónica – no la moda.

Moldawsky cree que esta colaboración entre Tanaor y el Centro TAU demuestra cuán versátil y útil es la nanotecnología en nuestras vidas.

Las nanotecnologías revolucionarias están cambiando el mundo: construyen nuevos materiales, detectan enfermedades e incluso tratan el agua de manera efectiva. Tanaor dice que su objetivo es dar un significado más profundo al crear una síntesis perfecta entre los primeros escritos del mundo y los más recientes avances en nanotecnología.

Originalmente, el Centro TAU para Nanociencia y Nanotecnología fue incorporado a este proyecto como un proveedor de servicios – la empresa de joyería simplemente quería donar sus ganancias a la investigación del centro, no involucrarlos en el proceso de joyería.

Hoy, sin embargo, la compañía dice que dona el 10 por ciento a una «causa digna», pero señala específicamente que su actual beneficiario sin fines de lucro está destinado a apoyar el desarrollo de la ciencia de la nanotecnología en Israel, especialmente en el aspecto de las ciencias de la vida.

 

Fuente: NoCamels
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil