El pionero tecnológico israelí que hizo posible hablar por Skype y ver YouTube, murió

Miembro de la Academia Nacional de Ingeniería de EE. UU. y del Salón de la Fama de la Sociedad de Internet con sede en Virginia, el nombre de Danny Cohen puede no ser bien conocido, pero su trabajo ayudó a dar forma a cómo usamos Internet

Foto sin fecha de Danny Cohen en un aeropuerto en California. Cortesía de la familia Cohen

El nombre de Danny Cohen puede no ser familiar para el público, pero personas de todo el mundo se han beneficiado de su investigación pionera en computadoras. Es gracias a Cohen que podemos hacer llamadas de voz y video por Internet en plataformas como Skype, que podemos ver videos de YouTube o almacenar datos en la nube, más allá de los límites de nuestras propias computadoras. Cohen, quien nació en Haifa, murió en Palo Alto, California, el 12 de agosto a la edad de 81 años. En su obituario del New York Times, fue aclamado por haber «ayudado a preparar el escenario para la era digital».

«Sus innumerables logros en el campo de las ciencias de la computación fueron enormes», comentó el profesor Yehoshua Kolodny, galardonado con el Premio Israel en ciencias de la tierra. «A mi avanzada edad, tuve el privilegio de conocer a un número considerable de personas brillantes, incluidos ganadores del Premio Nobel», pero Cohen fue un destacado entre esas personas brillantes, comentó.

El profesor Leonard Kleinrock, quien es considerado por algunos como el «padre de Internet», dijo que Cohen «tenía la extraña habilidad de emplear su profundo intelecto matemático y su visión de los desafíos del mundo real, con un enorme impacto».

Cohen nació en 1937. Su padre, David, emigró al Israel pre-estatal desde Rusia y su madre, Dorit, vino de Hungría. Danny Cohen fue miembro del movimiento juvenil sionista Hashomer Hatza’ir y asistió a la escuela Hugim en Haifa.

«Todos sabíamos en el colegio que Danny era un matemático excepcional», recordó Kolodny. Los amigos de Cohen en ese momento también incluían a Amos Tversky, fundador del campo de la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre, y la matemática Ruth Sheshinski.

El interés de Cohen en las computadoras fue provocado por un artículo de periódico que describía la computadora como un cerebro electrónico. «La idea de tener una máquina que actúa como un cerebro fue fascinante, y eso me interesó en el tema», dijo en una entrevista de 2011 con el Museo de Historia de la Computadora en Mountain View, California.

«Danny era un niño intrépido, travieso e inconformista», recordó Kolodny. En el 11 ° grado, cuando la clase de Cohen fue al Kibutz Misgav Am en la frontera norte de Israel, Cohen cruzó la frontera hacia el Líbano y caminó hacia el río Litani. Más tarde sirvió en la Brigada Nahal como paracaidista y vio combate en la guerra árabe-israelí de 1956. Después de su servicio militar, fue uno de los fundadores del Kibutz Horshim en la región de Sharon.

En la década de 1950, estudió matemáticas en el Technion – Instituto tecnológico de Israel y quedó fascinado con las primeras computadoras que vio. Obtuvo una licenciatura del Technion en matemáticas aplicadas y luego realizó un trabajo de posgrado en MIT y Harvard. Hizo su trabajo de doctorado en Harvard bajo la guía de Ivan Sutherland, considerado el padre de los gráficos por computadora. Juntos, los dos desarrollaron un algoritmo que lleva sus nombres.

Cohen luego consiguió un trabajo en la Universidad del Sur de California. En la década de 1960, trabajó en una serie de desarrollos en el campo del procesamiento de la información y las comunicaciones informáticas que allanaron el camino para las computadoras y el Internet de hoy. Su primera gran innovación fue un simulador de vuelo. Cohen luego obtuvo una licencia de piloto.

También fue en gran medida responsable del desarrollo de la tecnología de transmisión – streaming – , lo que hace posible recibir un flujo constante de datos, como transmisiones en vivo por Internet o películas en línea. Mirando hacia atrás a su trabajo en tecnología de transferencia de voz y video, Cohen le dijo a la revista Wired que él y sus colegas de la Universidad del Sur de California estaban trabajando para la universidad y no patentaron nada. “Con Skype y todo lo demás, supongo que se podría decir que fue un error de $10 mil millones, pero esa es la forma en que pensé al respecto. Éramos académicos».

También estuvo muy involucrado en el desarrollo de la tecnología de computación en la nube que permitió que varias computadoras se unieran para procesar y administrar datos.

«Siempre recuerde que el hecho de que no sepamos cómo hacerlo no es una razón para que no lo hagamos», dijo a Wired, resumiendo su filosofía.

Cohen fue miembro de la Academia Nacional de Ingeniería en los Estados Unidos y del Salón de la Fama de la Sociedad de Internet de Virginia. Dos veces divorciados, él y su primera esposa, Shoshana Brauner, habían sido compañeros en la secundaria. Tenían una hija, Orly, una matemática que murió en un accidente de tránsito en 1993. Le sobreviven dos niños. A Cohen también le sobrevive un hijo, David, de su segundo matrimonio con Delia Heilig.

Danny Cohen conoció a Heilig en lo que la historia de la tecnología se considera la primera cita de internet. En 1973, se unieron mientras ambos trabajaban en la red de computadoras Arpanet que unía varias universidades y que finalmente se convirtió en Internet.

Foto sin fecha de Danny y David Cohen. Cortesía de la familia Cohen

Delia estaba haciendo turnos nocturnos como operadora de computadoras y logró resolver un problema matemático que Cohen había publicado. Estaba impresionado y la buscó. Como solo había unas pocas docenas de computadoras en la red en ese momento, la encontró muy rápido en el edificio donde trabajaba. «Me encontró en la sala de máquinas y me preguntó si quería ir a volar», dijo a un entrevistador.

 

Fuente: Haaretz
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil