Por qué Israel es el Motor Global de Tecnología Automotriz

Los principales fabricantes de automóviles se dan cuenta de que el centro tecnológico de movilidad de Tel Aviv está aquí para quedarse

Un técnico revisa sistemas en la parte trasera de un vehículo de prueba de conducción autónoma Mobileye, en la sede de Mobileye en Jerusalén. (Foto: REUTERS / Ronen Zvulun)

La leyenda dice que el armazón de fibra de vidrio del Sussita de Autocars, el símbolo del breve coqueteo de Israel con la fabricación de automóviles durante las décadas de 1960 y 1970, fue considerado un manjar por los camellos del país.

Si bien la historia de camellos hambrientos que roían autos era solo un rumor, el primer fabricante de automóviles «azul y blanco» cerró sus operaciones de fabricación en 1981. Hoy, la modesta industria de fabricación de vehículos israelí sirve principalmente para fines militares.

Si la fabricación local no estuvo a la altura de las aspiraciones de los fabricantes de automóviles, el surgimiento de Israel como motor global de tecnología automotriz ha superado todas las expectativas. Hogar de más de 500 startups de transporte; centros de innovación establecidos por muchos de los principales fabricantes de automóviles del mundo; e inversiones en incremento, Israel realmente ha asegurado su lugar como una verdadera fuerza impulsora de la innovación automotriz.

Ha sido un viaje complicado. La desafortunada Better Place, la startup de vehículos eléctricos que prometió revolucionar la industria automotriz mundial, fue liquidada en 2013 a pesar de una inversión de $850 millones.

Sin embargo, así como la historia de Better Place mostró la posible mala suerte del espíritu pionero de la industria automotriz de Israel, la adquisición, por parte de Intel, de Mobileye, una empresa de tecnología de visión basada en Jerusalén por $ 15.3 mil millones en 2017, demostró el potencial del país para tener éxito. El acuerdo sigue siendo la mayor «salida» de una empresa israelí hasta la fecha.

Según Start-Up Nation Central, las startups israelíes recaudaron más de $750 millones en fondos el año pasado, más del doble de la cantidad recaudada en 2014. Sobresaliendo en campos que incluyen movilidad autónoma, movilidad eléctrica, movilidad inteligente y tecnología de vehículos, los empresarios han atraído la atención de los principales fabricantes mundiales de equipos originales (OEM por sus siglas en inglés) y proveedores automotrices de primer nivel.

Sin señales de que la innovación israelí y el interés extranjero se desaceleraran, ¿cuál es el secreto del éxito de la tecnología automotriz de Israel?

«La mejor manera de ejemplificar la cultura israelí, o la cultura de cualquier país, es simplemente conducir por sus calles», dijo a The Jerusalem Post Erez Dagan, vicepresidente ejecutivo de producto y estrategia en Mobileye.

«Puedes imaginar la cultura de conducción alemana muy socialmente consciente y efectiva, por ejemplo», dijo Dagan. «Eso es algo que puede operar a gran escala, lo que permite un viaje por carretera muy organizado. En Israel, la extraordinaria energía es tal que uno siente algo más asertivo y directo en esencia».

«Cuando se trata de tener intentos múltiples e independientes para crear valor económico, que es la cultura de las startups, es donde se necesita una mayor energía y una mayor competencia», dijo. «Eso es lo que creo que hace a Israel apto para ser la punta de lanza de la innovación en la industria automotriz».

Dagan, quien se unió a Mobileye en 2003, es uno de los muchos graduados de la Universidad Hebrea de Jerusalén que trabajan actualmente en la compañía, y todos estudiaron con el célebre fundador de Mobileye, el Prof. Amnon Shashua. Intel, con sede en Santa Clara, dijo Dagan, está ansioso por mantener el fuerte ADN de Jerusalén en Mobileye.

«Recibimos una gran cantidad de caballos de fuerza de Intel, lo que nos preparó en lo que respecta a los recursos de software y hardware, la esencia de Intel», dijo Dagan. «Hay una gran cantidad de autonomía en la toma de decisiones del profesor Shashua, que lidera los esfuerzos autónomos dentro de Intel».

A medida que la industria automotriz global se enfoca cada vez más en las tecnologías de datos y comunicación, áreas tradicionalmente fuertes en la alta tecnología israelí, no es sorprendente que los principales fabricantes del mundo hayan establecido una presencia permanente en el país mientras buscan asegurar un acceso anticipado a la innovación de vanguardia.

Fabricantes con laboratorios de innovación y centros de investigación con sede en Tel Aviv incluyen a los gigantes estadounidenses General Motors y Ford Motor Company, la alianza franco-japonesa Renault-Nissan-Mitsubishi, Hyundai Motors de Corea del Sur, las multinacionales alemanas Daimler y Volkswagen, la sueca Volvo, con sede en Michigan, Michigan. General Motors y el fabricante de automóviles de alto rendimiento Porsche.

La Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, una alianza estratégica entre tres fabricantes responsables de aproximadamente uno de cada nueve ventas de automóviles en todo el mundo, inauguró en junio un laboratorio de innovación conjunto en el parque empresarial Atidim de Tel Aviv.

El área comercial cerrada de 20 acres es el hogar de CityZone, una zona experimental de ciudad inteligente establecida por el Municipio de Tel Aviv, Atidim Business Park y la Universidad de Tel Aviv, que permiten a las startups en etapa inicial desarrollar tecnologías y soluciones relevantes para las necesidades reales de la ciudad moderna.

“La industria automotriz se está alejando de los autos clásicos y enfrenta nuevos desafíos. Esos desafíos son principalmente que los automóviles se vuelven cada vez más eléctricos, cada vez más conectados y cada vez más autónomos», Antoine Basseville, director de la Alliance Innovation Lab, le dijo al Post. “Todos los fabricantes de automóviles, incluida la Alianza, están buscando nuevas soluciones. Después de las primeras expediciones al ecosistema israelí, era obvio que Israel está al más alto nivel con respecto a la innovación abierta. Nuestras mentes también deberían estar abiertas.”

El laboratorio de innovación, que actualmente prueba y trabaja en más de 10 proyectos conjuntos de creación de prototipos y Prueba de Conceptos (POC por sus siglas en inglés) con empresas israelíes, se centra en sensores para conducción autónoma, ciberseguridad, y grandes datos o big data. La instalación es la tercera de su tipo de la Alianza, complementa los laboratorios existentes en Silicon Valley y Shanghai, y evalúa soluciones en 10 vehículos de prueba que están en Israel.

“Debido al gran tamaño de la Alianza (casi medio millón de empleados en total) y la cultura de la industria, es difícil ser ágil y estar listo para fallar. El fracaso tal vez incluso se considere un desastre. Ese no es el caso en absoluto en Israel», dijo Basseville.

“Además de la tecnología, necesitamos entrenar nuestras mentes para que no tengamos miedo de comenzar desde una pequeña plataforma de lanzamiento, algunas fotos o un sueño. Eso es realmente útil para nosotros para que podamos ser más ágiles y tener una mente más abierta».

En mayo de 2018, el Grupo Volkswagen estableció Konnect, un campus de trabajo conjunto de Tel Aviv que proporciona a docenas de socios locales y startups acceso directo a la multinacional alemana y sus numerosas filiales.

Stephanie Vox, directora gerente de Konnect, dijo al Post que la transformación de la industria automotriz de fabricante de hardware puro a proveedor de hardware, software y servicios requiere encontrar tanto «las tecnologías correctas» como las «habilidades correctas con la mentalidad correcta».

El mercado israelí, dijo Vox, ofrece ambos elementos y es un motor de los esfuerzos de innovación del Grupo Volkswagen.

“Para nosotros, para buscar continuamente nuevas tecnologías y ser innovadores, no hay duda de que necesitamos estar en el centro de la Nación de Startups», dijo Vox. «Los fabricantes de equipos originales buscan aprender de la nueva cultura israelí: encontrar socios tecnológicos para probar, implementar y escalar».

«Para lograr eso, es necesario estar en el terreno con un equipo israelí, identificar rápidamente nuevas tendencias, hablar con las startups y ser de fácil acceso para el ecosistema israelí», dijo. «Como grupo que representa a 12 marcas diferentes, es importante que haya una sola voz, alinearse y aprender unos de otros para estar mejor coordinados y encumbrar los temas de innovación».

Además de establecer un punto de apoyo permanente que ofrezca acceso anticipado a posibles soluciones, casi no hay un día sin que los empresarios israelíes obtengan una inversión adicional de los principales fabricantes del mundo.

El miércoles, la startup TriEye, con sede en Tel Aviv, anunció que había asegurado el respaldo de Porsche Ventures, la unidad de capital de riesgo corporativo del fabricante alemán de automóviles, para su tecnología de sensores infrarrojos de onda corta (SWIR). Toyota, Volvo y el fabricante japonés de componentes automotrices Denso han asegurado inversiones en las últimas semanas.

El mes pasado, el fondo de riesgo de movilidad israelí Maniv Mobility obtuvo $ 100 millones en compromisos de inversión en startups en etapa inicial en Israel y en todo el mundo, todos trabajando para acelerar la digitalización del transporte. Entre los inversores estratégicos se encontraban 12 empresas de la industria automotriz y de transporte, incluidas Alliance Ventures, BMW i Ventures, Hyundai Motor Group y Deutsche Bahn Digital Ventures.

Danielle Holtz, directora de desarrollo comercial de Maniv Mobility, dijo al Post que la conmoción sin precedentes que actualmente afecta a la industria automotriz se alinea muy bien con las «fortalezas tecnológicas centrales» de Israel.

«Lo que está sucediendo es que el vehículo está pasando de ser una pieza de metal sobre ruedas a ser una plataforma digital. Hay un gran cambio de la producción industrial a escala a una plataforma digital”, dijo Holtz. «Las fortalezas de Israel ahora son relevantes, y son una parte clave en esta gran transformación que está ocurriendo en la industria global».

Para los fabricantes de automóviles gigantes que carecen de experiencia en el desarrollo de la innovación interna, dijo Holtz, la creación de alianzas con grandes empresas de tecnología y la asociación con startups les permite mantenerse a la vanguardia de los desarrollos de movilidad. El desarrollo de las tecnologías de Movilidad Como Servicio (MaaS por sus siglas en inglés), incluido Moovit, se ha acelerado en los últimos años, ya que no requieren integración en los vehículos.

«Se ha hablado mucho sobre si la escena israelí es una burbuja, pero ya hemos superado la exageración», dijo Holtz. «Una vez que hayas superado esa exageración, probablemente sea el mejor lugar en el que pueda estar el sector. Las tecnologías reales están emergiendo y las compañías más fuertes están sobreviviendo».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducido: Consulado General H. de Israel