Turismo en Israel: Descubra Prat, un arroyo en el paisaje del desierto

Si una visita al monasterio y nadar en la piscina no son suficientes, puede hacer un corto viaje al manantial Ein Mabua o Ein Kelt.

Ein Kelt (Foto: Hadar Yahav y Meital Sharabi)

¿Cuántas veces se ha estancado en el tráfico en la Ruta 1 conduciendo a Jerusalén o al Mar Muerto? ¿Sabía que en el camino hay manantiales y arroyos mágicos donde fluye agua fría durante todo el año? A veces solo tiene que abrir los ojos, ignorar el tráfico y descubrir hermosos secretos cercanos.

Uno de los arroyos principales es el hermoso Prat, que naturalmente se funde con el paisaje desértico. El arroyo, también conocido como Wadi Kelt, es creado por agua de manantial natural y fluye a lo largo de 28 km. desde Jerusalén hasta que fluye al río Jordán.

Nahal Prat es la mayor fuente de agua en el área. Uno de sus manantiales principales es Ein Mevoa, que se encuentra justo en el medio de los tres manantiales que definen el arroyo. El arroyo y los manantiales son responsabilidad de la Autoridad de Naturaleza y Parques, por lo que hay señalización en el lugar, lo que hace que sea muy fácil orientarse. La mayoría de los visitantes de Wadi Kelt optan por tomar una ruta circular. Esto es ideal para familias y cualquier persona que quiera evitar el esfuerzo físico adicional bajo el sol abrasador en la ruta larga. La ruta comienza en el estacionamiento de la Reserva Natural de Nahal Prat y pasa por la piscina de Ein Prat. Desde allí va al Monasterio Chariton y regresa al encantador Ein Tamar, que está junto al estacionamiento.

Me encanta esta ruta porque desde la autopista 1 fácilmente llegamos a una caminata fascinante con vistas espectaculares, mucha historia, maravillosas fuentes y una experiencia diferente. Además de la ruta circular, hay otras dos caminatas que se pueden hacer a lo largo del arroyo. Un viaje lleva de Ein Prat a Ein Mevoa, una caminata no circular de dificultad media. Ein Mevoa es un manantial que fluye de una cueva a una piscina redonda de concreto, y es uno de los tres manantiales que conforman Nahal Prat.

Una tercera opción es la ruta larga que comienza en Ein Mevoa y termina en Ein Kelt. Esta no es una caminata fácil e implica caminar en el agua. Antes de tomar uno de los últimos dos senderos, verifique la situación de seguridad.

En los días calurosos, recomendaría permanecer cerca del área de estacionamiento de Ein Prat, la primera parada (oeste) de Nahal Prat, y simplemente disfrutar de las piscinas Ein Prat y Ein Tamar. A pocos pasos de distancia, le espera un poco de historia, y puede ir al Monasterio Chariton o Dir Firan, ubicado en la orilla sur del río Porat, sobre Ein Prat.

El monasterio todavía está activo hoy y los monjes viven allí. Puede visitar con cita previa (llame al: 052-539-9075). Dir Firan fue fundada hace unos 1.700 años por un monje llamado Chariton. Muchas leyendas se han asociado con el monasterio y su ubicación única. Una leyenda dice que el monje fue capturado por bandidos y puesto en una cueva. Una serpiente entró en la cueva, pero en lugar de morder a Chariton, el monje tomó el veneno de la serpiente y lo vertió en la botella de vino de los bandidos. Los bandidos bebieron el vino, murieron y Chariton se salvó.

De hecho, lo que vemos hoy no es el edificio original del siglo IV EC, ya que el monasterio fue destruido por los persas que pasaban por la zona. El edificio que vemos fue restaurado en el siglo XIX con la ayuda del gobierno ruso. Al ingresar al edificio, ve un sistema de caminos que conectan una serie de cámaras de reclusión construidas alrededor de las cuevas naturales dispersas en la montaña.

El código de vestimenta del monasterio es modesto y respetable, lo que significa usar pantalones largos o faldas en lugar de pantalones cortos o trajes de baño.

Si no desea visitar el interior del monasterio, puede observar desde afuera, donde podría ver algunos monjes, junto con el impresionante paisaje.

En el camino de regreso, puede detenerse para hacer un picnic en un tranquilo bosque de eucaliptos plantado por los británicos. Después de un breve picnic, puede refrescarse en las piscinas Fig y Tamar. La piscina Tamar es relativamente compacta y rectangular, en el margen superior de la arboleda.

Cómo llegar: tome la ruta 1 hacia el Mar Muerto. Gire a la izquierda en la ruta 437 que conduce al asentamiento Almon. Gire a la derecha hacia el asentamiento y siga las indicaciones hacia el puesto de la Autoridad de la Naturaleza y continúe hasta llegar al estacionamiento.

Si una visita al monasterio y nadar en la piscina no son suficientes, puede hacer un corto viaje al manantial Ein Mabua o Ein Kelt.

Ein Mabua es un manantial rítmico cuyas aguas fluyen de una cueva a una piscina circular de concreto. El agua de manantial una vez fue bombeada para uso de los residentes de Jerusalén, pero ya no. El manantial se encuentra dentro del canal rocoso del arroyo, lo que significa que no se puede ignorar la vista que lo rodea.

Un manantial rítmico es un manantial cuya agua no fluye a un ritmo constante, sino que sale en de forma rítmica. El agua no sale en un flujo constante porque parte del agua subterránea está «encarcelada» en espacios huecos dentro de la roca. Tan pronto como los espacios se llenan, sale el agua. Este es un fenómeno único y raro. Hoy, el agua de la corriente fluye hacia un acuífero y desde allí a una piscina circular. Puede ver cómo cambia el nivel de agua en la piscina redonda y ver cómo se llena y luego se vacía por completo a medida que el agua se mueve hacia una piscina al aire libre.

Cómo llegar a Ein Mabua: Conduzca por la ruta 1. Gire a la izquierda en el cruce de Kfar Adumim. En la estación de servicio Delek, tome la segunda salida hacia Alon Road – Ruta 458.

Ein Kelt es el tercer flujo del río Prat cerca del asentamiento de Mitzpe Jericho. Ein Kelt en hebreo significa «La Caverna del Agua». Bajando desde el estacionamiento a Ein Kelt se pueden ver, a la izquierda de la carretera, los restos del acueducto de la época de Herodes. También cerca del arroyo hay tuberías de agua que se construyeron a fines de la década de 1930 para transferir agua del arroyo a Jerusalén. Justo cerca, dentro de un gran edificio de ese período, se creó un centro de servicio para visitantes de la Autoridad de Naturaleza y Parques, que opera un quiosco que permite a los huéspedes disfrutar de bebidas y aperitivos.

En el otro banco hay otro edificio antiguo donde una vez funcionó una estación regional de harina. Más adelante se encuentran los restos de una antigua iglesia. A lo largo del sendero, puede meterse al agua y caminar tanto como desee y buscar las fuentes de flujo que se esconden entre las piedras. El agua es maravillosamente fresca y ofrece un agradable contraste con el ardiente sol del desierto. Parte del acantilado norte del arroyo es un muro de escalada, por lo que los escaladores pueden incorporar un poco de deporte extremo en la experiencia.

Cómo llegar: Conduzca por la Ruta 1 en dirección a Mitzpe Jericho. Justo antes de la entrada a Mitzpe Jericho, gire a la derecha. Pase el estacionamiento y descienda a un arroyo por un camino de tierra. A un kilómetro por el camino puede estacionar en una superficie plana.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil