México/Embajador Peled: “Israel mira a América Latina con gran expectativa”

El embajador de Israel en México, Jonathan Peled, calificó como “muy buena” la relación bilateral al tiempo que destacó “el diálogo político abierto y sincero” que existe entre los gobiernos de ambos países.

En una entrevista concedida a la Agencia AJN a poco de embarcarse de regreso a Jerusalem, Peled resaltó que Israel “siempre mira a América Latina con gran expectativa y con gran amistad”.

Además, el diplomático indicó que siguen siendo una de las “preocupaciones principales” la presencia de Irán y sus constantes apoyo a las organizaciones terroristas como Hezbollah y Hamás.

A continuación lo más importante de la entrevista a Jonathan Peled.

-AJN: ¿Qué balance hace de su gestión al frente de la Embajada de Israel en México?


-J.P:
 Han sido 4 años fascinantes aquí, en México. Un tiempo con muchos acontecimientos, creo que con muchos logros y con un cambio de gobierno aquí en México que también es un reto para Israel. Dentro de todo creo que la relación hoy con México es muy buena y hemos consolidado mucho la relación económica y comercial, hasta lograr un diálogo político abierto y sincero entre ambos gobiernos, que también es muy importante porque no siempre coincidimos en todo.

 


-AJN: ¿Qué análisis hace de la presencia de Israel en Latinoamérica y cómo describe su rol en ese proceso?


-J.P:
 Israel siempre mira a América Latina con gran expectativa y con gran amistad, porque al final los países de América Latina fueron los decisivos en la creación, o sea en el Plan de Partición y por la Resolución de la ONU. Salvo con dos o tres países mantenemos una relación muy buena en América Latina, también a nivel económico y también político, a pesar de los cambios de gobiernos en los diferentes países. Creo que hemos mantenido los intereses comunes y logrado también mantener un diálogo abierto para siempre poder presentar cada uno sus preocupaciones, y en muchos de esos países hay comunidades judías muy importantes, que por supuesto es el caso de Argentina, también de México y Brasil. Creo que la visita del Primer Ministro Netanyahu en 2017 es una manifestación de la importancia que Israel le está dando a América Latina en general y a Argentina, Colombia y México en particular. Somos también un país observador con aspiraciones de hacer más con la Alianza del Pacífico: México, Colombia, Perú y Chile. Salvo estos dos o tres países que no quieren tener relaciones con nosotros, creo que la relación es buena con América Latina y la expectativa es hacerla crecer más, especialmente económicamente.

 

-AJN: ¿Puede puntualizar los objetivos alcanzados durante su misión en la relación bilateral entre México e Israel?


-J.P:
 A nivel político se ha establecido un diálogo más abierto, especialmente después de las discusiones y problemas que tuvimos en el patrón de voto de México, y a raíz de esto hemos logrado un diálogo más abierto, más sincero, con menos sorpresas. Esto no significa que coincidimos en todo, pero sí compartimos muchos intereses en temas globales multilaterales. Por supuesto tuvimos la visita del presidente Peña Nieto, el único presidente latinoamericano que fue al funeral de Shimon Peres en 2016. Después, por supuesto, la visita del Primer Ministro Netanyahu en México en 2017; y también intercambio de ministros, diálogos políticos. Hemos tenido en estos años la firma de acuerdos importantes en el marco de la visita del Primer Ministro Netanyahu. No se puede no mencionar el terremoto del 19 de septiembre del 2017, donde Israel al igual que 32 años antes fue uno de los primeros países de mandar un avión con rescatistas, algo que fue una expresión muy clara de la solidaridad y de la amistad entre Israel y México. Esto es a nivel político. Algunos gobernadores visitaron Israel. A nivel comercial, en lo económico se ha aumentado la inversión israelí en México, que hoy llega a más de 3.000 millones de dólares, con más de 200 empresas israelíes, principalmente tecnología agrícola, tecnología de agua, seguridad pública, energía alternativa. A nivel cultural creo que también hemos logrado el año pasado hacer más público, más abierto nuestro festejo por el 70 aniversario de Israel, algo que no se hizo en el pasado, sacarlo fuera de la comunidad y hacerlo más para el público general. Y creo que indirectamente la nueva administración, el nuevo gobierno de México, por su propia voluntad ha mencionado o hace referencia a Israel en su plan estratégico de desarrollo, o sea hace referencia a Israel como un país que puede y debe cooperar y ayudar tecnológicamente a México.

 

-AJN: Da la impresión que a partir del 70 aniversario, la imagen internacional de Israel vinculada al conflicto con los palestinos se modificó por un rol más vinculado a la innovación, al avance tecnológico. ¿Usted hace la misma lectura?


-J.P:
 Es cierto, creo que es parte de la política exterior de Israel en los últimos años que se manifiesta en todo el mundo, pero en particular ahora en México y América Latina, es realmente dar una imagen de Israel más allá del conflicto. Lo vemos, por supuesto, también en nuestra región, Medio Oriente. Pero volviendo aquí a nuestra región, Israel es un país no solamente con una gran cultura y capacidad económica, sino también un país con mucha educación y tecnología que quiere aportar y compartirlo con los países de América Latina, y justamente es lo que ellos necesitan. Está tecnología, este emprendimiento, esta innovación y siendo una región muy alejada de Medio Oriente, creo que es un mensaje relativamente fácil o propicio de vender. Por lo menos en México no les interesa lo que está pasando en el Medio Oriente, sino la relación con Estados Unidos y sus problemas internos, y la manera en que nosotros podemos ser relevantes como Israel, como país de apoyo, de ayuda, de cooperación tecnológica, mejor nos posicionamos.

 

-AJN:¿Qué opinión tiene sobre la presencia de Irán en Latinoamérica, teniendo en cuenta su responsabilidad en el atentado a la sede de la AMIA, en Buenos Aires?


J.P:
 Siguen siendo nuestras preocupaciones principales. El tema de Irán, sus constantes apoyos a las organizaciones terroristas: Hezbollah, Hamás, Jihad Islámica, su inversión o su invasión si se quiere de Siria, acercándose a la frontera norte de Israel es algo preocupante para nosotros, es algo que deberíamos enfrentar y de qué manera prepararnos mejor. Creo que el tema del terrorismo global es algo que nos une con muchos otros países en el mundo, ahí compartimos el mismo deseo de buscar la manera de eliminar lo máximo posible esta amenaza, es un interés de muchos países. De hecho este tema de Irán también es un tema de interés, de preocupación para muchos países, no solamente para Israel, y ahí también coincidimos con otros países en la necesidad de cooperar y hacer frente a esta amenaza. Y en cuanto a la región, a América Latina, estamos preocupados, por supuesto, por la situación en Venezuela, lo estamos vigilando de cerca, formamos parte del Grupo de Lima con la esperanza de que en Venezuela la situación ahí se resuelva por el bienestar de los venezolanos principalmente.

 

-AJN.- Por último, ¿cómo califica el vínculo entre México e Israel?


-J.P:
 Creo que la relación entre México e Israel es muy buena, quizás sea uno de sus mejores momentos, ha superado varios retos y el interés es muy común, compartimos los mismos valores, también compartimos un vecino para México y un aliado para Israel que es Estados Unidos. También es un factor muy importante que la relación con Estados Unidos para México como para Israel es crucial. Ahí también tenemos varias cosas en común, y ahora el reto realmente es ver que a pesar de las dificultades económicas, las distancias, podemos seguir construyendo una relación cada vez más profunda y más amplia. Ahora tenemos que actualizar el Tratado de Libre Comercio entre México e Israel, que se firmó en el año 2000, este es uno de los pocos, tenemos un tratado de Libre Comercio con el Mercosur y estamos por ratificar uno con Colombia, pero no tenemos tantos tratados de Libre Comercio en América Latina. Por eso lo de México es importante actualizarlo ahora, después de 19 años de vigencia. Yo veo todavía gran potencial en esta relación y mucho todavía por hacer.