Tu pizza o hamburguesa podría llegar, literalmente, volando hasta tu casa gracias a una compañía israelí

Foto ilustrativa: Pixabay

La firma israelí Flytrex ha recibido luz verde para operar una ruta aérea de despacho de comida en North Carolina, EE. UU., específicamente, entre una tienda y un parque recreativo ubicado en las inmediaciones.

Esta ruta de despacho, navegada por aeronaves sin tripulantes (drones), fue recientemente aprobada por las autoridades estadounidenses, cruza por encima de una autopista y evita áreas pobladas para comunicar comercialmente el expendedor de comidas con sus clientes.

Las inherentes ventajas de esta novedosa modalidad de despacho están en la economía del uso de drones, en el menor tiempo de entrega y en la economía de empleados.

Dar clic en el link para ver el video: https://youtu.be/lWyLZjWFUaY

Flytrex es una firma que ofrece despacho por drone «on demand», y ya lleva un tiempo prestando estos servicios en Islandia. Sus naves cruzan el cielo a 32 millas (51,5 kilómetros) por hora y, gracias al uso del GPS, colocan el pedido suavemente frente a los clientes, gracias a un cable que se alarga hasta el suelo y las libera. En el complicado paisaje islandés, Flytrex ha logrado reducir el tiempo de entrega de 25 hasta 4 minutos.

En Estados Unidos el servicio pareciera ser lo ideal para llevar los despachos hasta el mismo patio de las viviendas en los aislados suburbios, evitando rutas sinuosas y el tráfico en las carreteras.

Trabajando codo a codo con autoridades aeronáuticas de Islandia y con la Federal Aviation Administration (FAA) y autoridades aeronáuticas locales en EE. UU., Flytrex ha logrado desarrollar un estándar en el despacho vía drone hasta los patios de las viviendas, en una modalidad que denominan «backyard drone delivery».

La compañía asegura que sus naves tienen una capacidad de carga de entre 6 a 8 hamburguesas (6,6 libras) que pueden ser transportadas a un máximo de 5,6 kilómetros de distancia, y aclaran que vuelan a 70 metros de altura, pero nunca en condiciones de viento mayores a 29 kilómetros por hora.

El servicio está garantizado por la dilatada experiencia de los fundadores de Flytrex en la industria aeronáutica civil y militar. De hecho, uno de sus fundadores también fue cofundador de SpaceIL, la compañía privada israelí que intentó hace poco colocar una nave en la luna.

Podemos imaginar que en las duras condiciones de Islandia y en el Norte de América, los clientes agradecerán no tener que salir de casa y que la comida llegue pronto y literalmente les «caiga del cielo».

 

Fuente: Aurora Digital