El refugiado iraní que ama a los judíos y al estado de Israel

Atour Eyvazian es un cristiano asirio / armenio que huyó de la persecución religiosa en Irán y está visitando Israel por primera vez con su familia

Atour Eyvazian pasa tiempo con los soldados de las FDI durante su primer viaje a Israel esta semana. (Foto: La Comunidad Internacional de Cristianos y Judíos)

«Siento que estoy en casa en Israel», dijo Atour Eyvazian, un cristiano asirio / armenio que huyó de la persecución religiosa en Irán.

Eyvazian vive en Texas, pero su amor por el Estado de Israel está profundamente arraigado. Está visitando el país por primera vez esta semana.

Eyvazian se sentó recientemente con The Jerusalem Post para compartir su historia.

“Hace un rato estuve caminando por el mercado [Mahaneh Yehuda] en Jerusalén y olía la fruta, la tocaba y la miraba; hablando con los vendedores, con la gente, así era en Irán una vez”, dijo, sugiriendo que la diversidad en Israel fue lo que lo hizo sentir como si hubiera vuelto a su país de origen.

Es lo primero que recordó cuando comenzó a contar su historia.

Eyvazian nació en Irán en 1965, hijo de una madre asiria y un padre armenio.

«Antes de la Revolución iraní en 1979, la gente se llevaba bien», recordó. «Así era Irán, podías caminar libremente. Nadie prestaba atención a quién era cristiano, judío o musulmán. La vida era buena. Pero luego, después de la revolución, las cosas se pusieron difíciles para cristianos y judíos.

«El gobierno cambió y dividieron la cultura», continuó, dejando en claro que ama al pueblo de Irán y que el problema con el país es su gobierno, que según él es perverso.

Después de la revolución, si no eras musulmán, «te veían impuro y espiritualmente sucio», un infiel, «y si ibas al mercado y tocabas frutas, verduras o artículos allí, te decían que tenías que comprarlo» porque estaba contaminado.

Cuando Eyvazian tenía 18 años, huyó de Irán ilegalmente.

«El año fue 1984″, dijo. “Salí a través de las montañas a Turquía. Había dos guías que debían llevarme a Estambul, pero me dejaron en la frontera y me robaron todo. Se llevaron todo; estaba devastado.»

Cuando se le preguntó por qué escapó de Irán, Eyvazian dijo que era el único hijo de su familia.

«Mis padres no querían que fuera al ejército», dijo, explicando que era la época de la Guerra Irán – Iraq y que, en ese momento, cualquier persona de entre 10 y 11 a 50 años podría ser usada para pelear en el ejército.

“Y como alguien de una religión diferente, eras visto como mitad humano; no eras como ellos», dijo. «Las minorías eran enviadas a la guerra y regresaban muertos, y les dispararon por la espalda, no por el frente».

Explicó que debido a que tenía 18 años, la edad perfecta para un soldado, no podía abandonar Irán legalmente.

«Me tomó casi una semana caminar por las montañas hasta Turquía», dijo. “Tenía dos billetes de $100; mi madre cosió uno en cada lado de mis pantalones para que si me metía en problemas, pudiera pagar para resolverlo».

Eyvazian recordó las heladas condiciones mientras caminaba por las montañas camino a la frontera.

“Cuando los dos guías me dejaron, vi a un anciano caminando y hablé con él. Me habló en farsi y me preguntó si venía de Irán. Le dije que sí y que también estaba buscando un autobús.

«Señaló y dijo ‘solo sigue recto’», pero Eyvazian no se dio cuenta de que lo estaban preparando para ser capturado por las fuerzas turcas y encarcelado.

«Básicamente me vendió… Fui capturado en Baskale», una ciudad cercana a la frontera entre Turquía e Irán, dijo. «Vinieron camiones con soldados y soltaron perros, pastores alemanes, y me rodearon».

Durante el período de dos semanas en el que caminó por las montañas y luego fue procesado por las autoridades turcas, perdió 20 kg. Le mostró al Post una gran cicatriz en la parte superior del pecho por una herida de cuchillo que recibió durante su tiempo en prisión.

Después de pasar 40 días encarcelado, tiempo durante el cual lo trataron terriblemente y casi no le dieron comida, apenas tuvo acceso a un baño, y apenas le hablaron, fue liberado, usando como soborno el dinero que su madre había cosido en sus pantalones.

Le mostró al Post una gran cicatriz en la parte superior del pecho por una herida de cuchillo que recibió durante su tiempo en prisión.

Sus padres, que tenían alrededor de 50 años «por lo que el gobierno no se preocupaba por ellos», abandonaron Irán después de descubrir que Eyvazian había sido capturado y arrestado por las autoridades.

«Si un pariente o un niño cometía un delito, el régimen iraní castigaba a la familia para usarlos como ejemplo», dijo.

Después de un arduo proceso y una estancia de seis meses en Turquía, Eyvazian llegó a los Estados Unidos, un día que recordaba con orgullo: «4 de noviembre de 1984.»

Comenzó a trabajar como conserje, y por primera vez en su vida se sintió libre.

«Siempre estaba feliz y sonriente», recordó.

Mientras trabajaba, también obtuvo su licenciatura y una maestría. A pesar de las dificultades, ahora posee varias empresas y restaurantes en los Estados Unidos, donde reside con su familia.

¿Pero por qué ama a Israel?

Su pasión por el estado judío comenzó después de que vio un infomercial en la televisión nocturna de la Comunidad Internacional de Cristianos y Judíos.

«El rabino [Yechiel] Eckstein estaba en la televisión hablando de llevar judíos ancianos rusos a Israel», dijo, y agregó que esto le llegó profundamente.
Eckstein fundó la Comunidad, como se la conoce ahora, en 1983, con la misión principal de promover el entendimiento entre judíos y cristianos y ampliar el apoyo a Israel. Eckstein falleció repentinamente a principios de este año, y su hija Yael se hizo cargo de la organización.

«Siempre he tenido una debilidad por los judíos y la cultura judía», enfatizó Eyvazian. «Han sido perjudicados tantas veces, y quiero hacer todo lo posible para corregir ese error».

El inmigrante iraní decidió comenzar a donar lo que pudiera a la Comunidad, y a través del tiempo contó cuántas personas había enviado a Israel con las donaciones que hizo.

Más adelante se reunió con Eckstein, y su relación con la Comunidad y su rabino floreció.

«La Comunidad reúne a judíos y cristianos», dijo. «Los judíos y los cristianos tienen mucho en común… Los cristianos sin judíos no entienden sus raíces. Mientras más leía libros sobre lo que les sucedió a los judíos, su persecución y su historia, más sentía que Israel era su hogar», y agregó que siempre pregunta:» ¿Qué puedo hacer para ayudarlos?»

Atour Eyvazian plantando árboles en los Altos del Golán (Foto: La Comunidad Internacional de cristianos y judíos)

Eyvazian decidió hacer el viaje con su familia, porque sus hijos habían terminado la universidad y tenían muchas preguntas sobre Israel.

«Quería que este viaje fuera educativo para ellos, para romper los estereotipos que todos tenemos», dijo, agregando que el estereotipo que había escuchado sobre los asentamientos se hizo añicos durante su visita.

«Cuando hablaban de los asentamientos, pensaba que era como una invasión, que significaba que las personas eran sacadas de sus tierras y que los judíos entraban», dijo. «Ese no es el caso.»

«Israel es un país pequeño con unos pocos millones de personas y millones a su alrededor que no quieren que exista», dijo, y agregó que ver la Biblia cobrar vida y cómo este país es realmente la única democracia en el Medio Oriente han sido algunos de los aspectos más destacados.

“Vaya, hay tanta libertad aquí. Todos son muy amigables y con coloridos pasados. Ves judíos ortodoxos y mujeres en bikini, hombres fumando, todo al mismo tiempo… Este es el verdadero significado de la libertad».

Se le preguntó sobre el movimiento BDS, y aquellos que llaman a Israel un estado de apartheid. «La gente que dice eso no sabe la verdad. En esta tierra, tengo más libertad que el lugar donde nací. Eso te dice algo sobre la democracia. Cualquier cosa mala hacia Israel es malvada. Los derechos que los musulmanes tienen en este país es algo que no tendrían en sus países. No entiendo cómo pueden hablar sobre el boicot», y agregó que también está «desconcertado acerca de los judíos que no apoyan al Estado de Israel».

Llamó a sus hermanos cristianos a intensificar su lucha en defensa de Israel.

«La lucha por Israel es sobre el bien y el mal», dijo. “Mi mensaje para los amigos cristianos es que necesitan intensificarlo. Los cristianos necesitan apoyar a los judíos».

Cuando se le preguntó sobre el régimen iraní, enfatizó que se preocupa profundamente por el pueblo iraní, pero está de acuerdo con los sentimientos del primer ministro Benjamin Netanyahu de que el gobierno debe ser detenido.

«Después de 1979, comenzaron a exportar no solo petróleo y gas, sino también la revolución», dijo. «El gobierno iraní es un cáncer, y si no hacemos algo, crecerá. Necesitamos reunir a tantas naciones como sea posible para detenerlos”.

Alentó al pueblo iraní a hacer todo lo posible para contarle a la comunidad internacional sobre la situación en Irán, reconociendo que él sabe lo difícil que es hacer tal cosa.

«Te apoyaré, Israel», dijo. «Compartiré los mensajes y la verdad sobre Israel».

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil