Científicos de la Universidad de Tel Aviv desarrollan vacuna contra el cáncer de piel

Científicos de la Universidad de Tel Aviv anunciaron que han desarrollado una nueva nanovacuna para el melanoma, el tipo más agresivo de cáncer de piel.

“La guerra contra el cáncer en general, y el melanoma en particular, ha avanzado a lo largo de los años a través de una variedad de modalidades de tratamiento, como cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia”, explica la profesora Ronit Satchi-Fainaro, Presidenta del Departamento de Fisiología y Farmacología y directora del Laboratorio de Investigación del Cáncer y Nanomedicina en la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv.

“Sin embargo, el enfoque de la vacuna, que ha demostrado ser eficaz contra diversas enfermedades virales, aún no se ha materializado contra el cáncer. En nuestro estudio, hemos demostrado que es posible producir una nanovacuna eficaz contra el melanoma y sensibilizar el sistema inmunitario a las inmunoterapias”, afirma.

El estudio, publicado hoy en la revista Nanotechnology, fue dirigido por la profesora Ronit Satchi-Fainaro en colaboración con la profesora Helena Florindo, de la Universidad de Lisboa, la Dra. Ana Scomparin y el Dr. João Conniot.

 Científicos de la Universidad de Tel Aviv han desarrollado una nanovacuna para combatir el melanoma. De izquierda a derecha: Prof. Helena Florindo, Dr. João Conniot, Prof. Ronit Satchi-Fainaro, Dra. Anna Scomparin. Foto: Galia Tiram.

El foco de la investigación es una nanopartícula que sirve de base para la nueva vacuna. Hasta ahora, el enfoque ha sido probado en ratones y en el tratamiento de tumores primarios y metástasis que resultan del melanoma.

El melanoma se desarrolla cuando el daño del ADN no reparado a las células de la piel, generalmente causado por la radiación ultravioleta de la luz solar o las camas solares, desencadena defectos genéticos que hacen que se multipliquen rápidamente y formen tumores malignos.

Según la Sociedad Americana del Cáncer, se estima que se diagnosticarán 192, 310 casos de melanoma en Estados Unidos este año. El melanoma puede ser de color negro o café, pero también del color de la piel, rosa, rojo, morado, azul o blanco.

“La idea no es encontrar una manera de alentar a las personas a broncearse sin preocuparse si se vacunaron”, advirtió Satchi-Fainaro. “Probamos dos escenarios: uno de prevención, que está dirigido a subpoblaciones en riesgo, personas con un melanoma primario que fue resecado. Esperamos que la vacuna prevenga la recurrencia y la metástasis”.

“El segundo escenario fue un estudio de intervención donde los ratones ya tenían el melanoma y los tratamos con una combinación de la vacuna e inmunoterapia”, continúa “Aquí demostramos que la vacuna aumentó el efecto anticancerígeno de la inmunoterapia al inhibir el crecimiento tumoral y prolongar la supervivencia general”.

Específicamente, los investigadores aprovecharon pequeñas partículas, de aproximadamente 170 nanómetros, hechas de un polímero biodegradable. Dentro de cada partícula, “empacaron” dos péptidos: cadenas cortas de aminoácidos que se expresan en las células del melanoma. Luego inyectaron las nanopartículas (o “nanovacunas”) a ratones con melanoma.

Las nanopartículas estimularon el sistema inmunológico de los ratones, y las células inmunes aprendieron a identificar y atacar a las células que contienen las células del melanoma.

“Esto significa que, de ahora en adelante, el sistema inmunológico de los ratones vacunados atacará las células de melanoma siempre y cuando aparezcan en el cuerpo”, dice Satchi-Fainaro.

Luego, los investigadores examinaron la efectividad de la vacuna bajo tres condiciones.

Primero, la vacuna se inyectó en ratones sanos, seguida de una inyección de células de melanoma. La vacuna previno la enfermedad.

Segundo, cuando la vacuna de nanopartículas se combinó con tratamientos de inmunoterapia para tratar a ratones enfermos, el tratamiento sinérgico retrasó significativamente el avance de la enfermedad y prolongó en gran medida la vida de todos los ratones tratados.

Por último, el equipo de investigación probó su enfoque en tejidos tomados de pacientes con metástasis de melanoma en el cerebro. Esto sugiere que la nanovacuna también puede utilizarse para tratar las metástesis cerebrales en humanos.

“Esto fue para asegurarnos que los dos péptidos – HLA I y HLA II – en nuestra nanovacuna se encuentran en muestras de pacientes con metástasis cerebrales de melanoma, lo que sugiere que nuestra vacuna será relevante para esos pacientes en etapas avanzadas y no sólo para aquellos con melanoma primario”, explica Satchi-Fainaro.

Ahora que su equipo ha realizado los estudios preclínicos, la siguiente etapa es transferir la plataforma tecnológica a una empresa derivada que fabrique la vacuna, amplíe la producción y reproduzca los estudios con su producto. Luego, el tratamiento con nanovacunas continuará con los ensayos clínicos.

 

Fuente: Enlace Judío