Terrorista de ISIS implora a Netanyahu que lo deje volver a Israel

Estado Islámico Foto: Wikimedia CC BY 4.0

Un combatiente del Estado Islámico, que cuenta con ciudadanía israelí, y fue detenido en Siria, está suplicando al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que le ayude a volver a casa.

Sayyad Sharif Daoud, de 30 años, oriundo de la localidad árabe de Kafar Bara, a apenas 30 kilómetros de Tel Aviv, en el centro del país, ofreció entrevistas al canal británico BBC y a la red saudita Al Arabiya, donde ruega al gobierno de Israel, desde una cárcel controlada por los kurdos y sus aliados norteamericanos, en el este de Siria, que considere su pedido de repatriación tras combatir a favor del “califato” durante al menos tres años.

Daoud partió a Siria en 2015  para combatir en la organización terrorista Estados Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Se infiltró a través de Turquía y llegó a Tell Abyad, en el territorio sirio.

“Soy un ciudadano israelí. Sé que usted es el primer ministro de un estado democrático que no hace diferencias entre judíos y árabes”, apuntó Daoud al canal saudita en su mensaje a Netanyahu.

Dauod destacó que el gobierno israelí ha hecho acuerdos con sus enemigos, en el pasado, para liberar a soldados israelíes.

“Muchos países han sacado a sus ciudadanos de aquí. Todo el mundo sabe lo que usted ha hecho por un soldado, su país es grande y temido”, afirmó Daoud, refiriéndose aparentemente al canje por Gilad Shalit, que estaba cautivo en manos de Hamás, y por el que el gobierno israelí acordó liberar a mil terroristas palestinos presos.

“Le pido que me regrese a Israel. Es muy dura esta cárcel. Es muy, muy duro. Este es mi pedido y sé que no es difícil para usted hacerlo. Y le juro por Dios que no volveré a ser lo que fui y me volveré una persona respetable”, Daoud prometió.

Daoud dijo que fue capturado en Deir Ezzor, en el noreste de Siria, e insistió que nunca cometió crímenes durante su período en el grupo genocida y antisemita Estado Islámico, sino que sirvió como enfermero.

En una entrevista previa con la BBC en árabe, y traducida por   el Middle East Media Research Institute (MEMRI), Daoud elogió a Israel, al explicar por qué eligió sumarse al Estado Islámico en vez de a alguna otra organización terrorista palestina.

“Viví la Segunda Intifada. He visto la guerra. He vivido en Cisjordania e Israel. Israel no hizo el uno por ciento de lo que Bashar al Assad ha hecho”, refiriéndose al presidente sirio. “Hubo combate y todo eso, pero Israel no ha violado mujeres ni las ha desnudado en la televisión, y no ha asesinado con esa barbarie”.

Daoud notó que su padre le advirtió en contra de sumarse a Hamas o Fatah. “Israel es un estado democrático”, aseveró Daoud cuando se le preguntó que pensaba del país. “Nunca vi una injusticia allí. Nosotros los árabes vivimos juntos  con los judíos en Israel. Allí no hay injusticia. Nosotros somos tratados igual que los judíos”.

Daoud le pidió disculpas a sus padres diciendo que cometió un “grave error” y que lamentaba todos los problemas que les ha causado.

“Sé que mi madre piensa en mí todos los días y está enojada y que es muy difícil porque pienso siempre en ella”.

Voluntarios de numerosas naciones del mundo se sumaron al “califato” del Estado Islámico, y muchos piden ahora que les permitan regresar a sus países de origen. Australia está recientemente tratando de prohibir la repatriación de los partidarios del Estado Islámico que están actualmente en los atiborrados campos de refugiados en Siria.

En abril pasado, el ministro del Interior, Ariyeh Deri, procuró quitarle la ciudadanía a un israelí que viajó a Siria para sumarse al Estado Islámico hace seis años. Deri ordenó a los funcionarios de su cartera actuar contra Abdallah Hajleh, bajo la recomendación del Servicio de Seguridad General (Shabak). Hajleh cuenta con doble ciudadanía según los reportes. Una corte especial debe aprobar la revocación de su ciudadanía israelí.  El Shabak estima que varias decenas de árabes israelíes han combatido para el Estado Islámico en Irak y Siria. La mayoría de ellos fueron eliminados en combate o regresaron a Israel donde fueron detenidos.

 

Fuente: Aurora Digital