Iniciativa de sostenibilidad israelí para hacer un plan piloto de Village-in-A-Box (Pueblo en una Caja) con sus propios sistemas de agua, alimentos y energía

Un pueblo sostenible, como lo imaginó The Sustainable Group

No importa cuánto lo intentemos, vivir una vida sostenible es una batalla cuesta arriba constante. Cargamos sorbetes de metal y bolsas reutilizables para reducir el consumo de plástico, cerramos el agua mientras nos cepillamos los dientes para conservar, tratamos de comprar productos orgánicos para apoyar la agricultura sostenible. Y, sin embargo, todos tenemos una huella de carbono, un impacto ambiental negativo que es inevitable.

Los recursos de nuestro planeta – agua limpia, suelo, aire limpio – no son infinitos y el Día del Exceso de la Tierra, cuando la humanidad haya agotado su asignación de recursos para el año (según los cálculos de la Red Global de Huella, un grupo de expertos enfocados en la sostenibilidad), fue marcado a principios de esta semana. Cinco meses antes.

Los empresarios israelíes Jonathan Haran y Victor Hajaj quieren ver una transformación drástica en cómo pensamos sobre los recursos y las tasas de consumo. Y su objetivo es efectuar este cambio a nivel social y comunitario.

«Todos los recursos que necesitamos para vivir son parte del nexo comida-agua-energía», dice Haran a NoCamels en una entrevista telefónica. «Eso es todo lo que necesitamos».

Las sociedades, dice, todavía no lo han entendido lo suficientemente bien, y muchos municipios, regiones y países están administrando los tres reinos de forma independiente el uno del otro. «Eso es ineficiente porque, a nivel macro, los alimentos, el agua y la energía realmente no pueden separarse unos de otros. Están inseparablemente entrelazados”, explica.

El salto en la sostenibilidad, por lo tanto, solo puede provenir de un enfoque que vea este nexo en su conjunto y permita la innovación en los tres sectores, dice.

Estos sistemas tecnológicos incluyen sistemas de producción de energía (sol, vapor, solar, hidrógeno, turbinas, viento, etc.), sistemas de producción de alimentos (invernaderos hidropónicos, acuaponia, permacultura y orgánicos), sistemas de producción y desalación de agua, infraestructura y sistemas innovadores de alcantarillado, informática que administra los recursos e informa el mal funcionamiento, y sistemas de construcción y desarrollo, dice el grupo.

Victor Hajaj y Jonathan Haran. Foto de la página de Facebook de Haran

Trabajando con un equipo de científicos de primer nivel con diferentes antecedentes profesionales, The Sustainable Group ha desarrollado dos productos principales.

Primero está el «pueblo en una caja», un set de construcción completo y transportable para construir un pueblo totalmente integrado con una solución de infraestructura que proporciona vivienda, energía, alimentos y agua a las comunidades.

«Especialmente en áreas remotas que tienen una infraestructura débil, adoptar este enfoque descentralizado puede tener un gran impacto», dice Haran a NoCamels. Al proporcionar a las comunidades sus propios suministros independientes de agua, energía y alimentos, los residentes pueden usar energía renovable y aprovechar la sinergia de los sistemas en toda su extensión, cultivando alimentos localmente a través de la agricultura vertical, aprovechando los desechos de la aldea y reciclando el agua, dice. Puede ser un enfoque increíblemente eficiente para la gestión de recursos que se traduce directamente en una disminución de hasta un 35 por ciento en los costos de vida, agrega Haran.

“Las preguntas que analizamos fueron: ¿Cómo será el futuro de la comunidad y la vivienda? ¿Qué desafíos enfrentará la humanidad? ¿Deberían nuestros hogares ser flexibles e inteligentes y saber cómo trabajar para nosotros, para crear seguridad económica y existencial para nosotros? ¡Sí! ¿Cómo hacemos eso?”, escribió Haran en un mensaje de Facebook este año.

El desafío, escribió, es «cómo ofrecer más soluciones de infraestructura que se mantengan al día con el rápido crecimiento de la población y sepan cómo adaptarse a los cambios. Village-in-a-box (Pueblo en una Caja) es el futuro de las comunidades. Una comunidad que es sostenible y resistente; productiva y autosuficiente. Se puede construir en cualquier parte del mundo”, dijo.

Y el modelo no es solo para pueblos. Después de todo, los grandes centros de población de todo el mundo son donde se desperdician la mayoría de los recursos y donde un cambio fundamental podría tener el mayor impacto.

The Sustainable Group ofrece su software de distribución de recursos como un servicio separado. El mecanismo de IA está diseñado para aprender el comportamiento de los humanos y el medio ambiente, para comprender cómo funciona todo junto, después de lo cual podrá decirle al sistema integrado de alimentos, agua y energía cómo utilizar sus recursos actuales de la manera más sostenible.

«Con eso, podemos ahorrar el 30 por ciento de la energía desperdiciada, lo que conduce a una reducción de costos impresionante», dice Haran.

El software todavía está en desarrollo y «debería estar listo para fin de año», dice Haran a NoCamels. «Esta solución de «solo software» sería excelente para las ciudades o para la industria, básicamente para todos los que quieran aplicar la gestión de recursos en tiempo real».

El Grupo Sostenible participó recientemente en el Concurso Chivas Venture, un concurso sin compromiso de $1 millón creado por primera vez en 2014 para emprendedores sociales con grandes ideas para resolver los problemas sociales y ambientales más importantes del mundo. El grupo israelí llegó a la final, pero el primer puesto fue para un proyecto de México que propone convertir los desechos agrícolas en un sustituto natural del azúcar.

El Grupo Sostenible ahora se centra en una empresa conjunta con el Instituto Arava de Estudios Ambientales para construir un vecindario basado en su modelo propuesto como una especie de prueba de concepto. La construcción comenzará el próximo año en un kibutz cerca de Mizpe Ramon. El pueblo ha sido denominado «Qayma» por ahora y el registro para el primer pueblo con carbono negativo en Israel está abierto.

Mitzpe Ramon. Israel. Deposit Photos

«Ese es un gran lugar para comenzar», explica Haran, «ya que Mizpe Ramon es la ciudad más remota de Israel. Si funciona aquí, en medio del desierto, es una gran prueba de que puede funcionar en cualquier parte del mundo». Y especialmente en los países en desarrollo donde muchas personas están «a merced de la naturaleza», dice el grupo. La humanidad, escriben, ya ha impactado severamente los sistemas naturales a través de la «contaminación del aire, la minería y como resultado del rápido desarrollo de energía insostenible basada en combustibles fósiles, la destrucción en los océanos de las poblaciones de peces, la contaminación de las corrientes y los acuíferos profundos, la deforestación, daño a la cadena alimentaria y la ecología natural de la que dependen las plantas y los animales”. Esto se siente especialmente en estos países.

Haran y Hajaj también quieren mostrar que vivir de manera sostenible no tiene nada que ver con ser un «abrazador de árboles (defensor extremista de loa árboles)», como enfatiza Haran. “La sostenibilidad es para todos, y The Sustainable Group tiene como objetivo devolver el control sobre el consumo de recursos a las propias comunidades. Eso no es solo un esfuerzo social desinteresado, sino también altamente económico”.

El proyecto está generando interés en los países y comunidades vecinas en Israel, dice Haran. La escasez de recursos es especialmente pronunciada en el Medio Oriente. Haran le dice a NoCamels que The Sustainable Group «ya está trabajando con algunas comunidades beduinas y árabes en Israel», y le gustaría ver más cooperación de este tipo en el futuro.

Por ahora, el proyecto piloto en Mizpe Ramon será el próximo gran paso en el camino hacia una vida comunitaria sostenible.

 

Fuente: NoCamels
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil