Bon Jovi le da al amor por Israel un buen nombre

Bon Jovi le da al amor por Israel un buen nombre.

Los icónicos rockeros estadounidenses deleitan a un lleno total de 45,000 personas en Tel Aviv.

Incluso a los 57 años, Jon Bon Jovi todavía puede sacudir a una ciudad entera.

El dios de la música y su icónica banda realizaron el concierto de cierre, vendido por completo, de su gira mundial de dos meses el jueves en la noche en el Parque HaYarkon de Tel Aviv, con abundante energía, agitando a la multitud de 45,000 personas en un frenesí.

Bon Jovi habló por primera vez después de dos canciones en el concierto -producido por Live Nation Israel -diciendo ¨Bueno, buenas noches Tel Aviv. Les dije que volveríamos. Tenemos mucho sobre qué ponernos al día. No voy a hablar mucho¨.

Manteniéndose fiel a su palabra, la leyenda del rock ´n´ roll dejó que sus canciones clásicas hablen por sí mismas. Llevó a todos de regreso a sus primeros éxitos, incluyendo a muchos de los álbumes más vendidos en los 80, Slippery When Wet y New Jersey.

A mitad del concierto, Bon Jovi cantó ¨We Don´t Run¨ la cual, le recordó él a la multitud, había dedicado a Israel cuando vino en el 2015.

¨Esta es una para la increíble gente de Israel -por su fuerza, por su amor -esta es una para ellos¨, dijo él.

Entre aquellos en el escenario con el cantante líder estaban lo miembros por largo tiempo de la banda David Bryan (tecladista) y Tico Torres (baterista). Phil X, el guitarrista líder, quien ha estado con la banda desde el 2016 después de que el guitarrista Richie Sambora se fue, dio una actuación electrónica.

A pesar del calor, Bon Jovi no dejó de rockear por casi tres horas, mezclando favoritas de la multitud como ¨It´s My Life¨ y ¨Wanted Dead or Alive¨ con nuevas canciones.

Aunque no pueda alcanzar las notas altas que solía hacer en los 80, Jon todavía tuvo el clásico carisma que le permite a su banda continuar siendo uno de los mejores shows del mundo.

Uno de los mayores éxitos con la audiencia fue ¨Bed of Roses¨, en la cual Jon se acercó al frente del escenario y subió a una emocionada fan al escenario. Los dos bailaron lento, abrazados, e incluso se besaron. La fan no fue la única que recibió este honor, ya que segundos después otra mujer aprovechó la oportunidad de unirse a Jon en el escenario.

Uno pudo sentir realmente el amor de Jon por Israel, la ubicación del cierre de su gira escogida personalmente. Incluso sin la presencia de fanáticos locos bailando sin parar que los artistas más jóvenes de rap como Travis Scott atraen, la sonrisa de la cara de la leyenda nunca desapareció.

Bon Jovi regresó para una repetición de dos clásicos ¨Always¨ y ¨Livin on a Prayer¨. ¨Always¨, interpretada emocionadamente, vio a la multitud israelí abrazar verdaderamente a la banda de rock estadounidense como propia, mientras la audiencia de todas las edades cantó al unísono toda la canción entera. El auto proclamado ¨himno nacional¨ de Bon Jovi, ¨Livin on a Prayer¨, fue el final perfecto para una noche inovidable.

Similarmente a lo que dijo durante su visita en el 2015, Jon gritó ¨¡regresaremos otra vez!¨ antes de salir del escenario. Aquí está la esperanza de que la leyenda mantenga su palabra otra vez.

 

Fuente: The Jerusalem Post