Investigadores israelíes dicen que las células de grasa debajo de la piel ayudan a que el melanoma se vuelva letal

Equipo de la Universidad de Tel Aviv dice que el descubrimiento podría allanar el camino para que el desarrollo de nuevos medicamentos detenga la propagación del cáncer y sirva como indicador de la enfermedad

Imagen ilustrativa de un dermatólogo que revisa un lunar en un paciente para detectar signos de melanoma (Alex Maths; iStock de Getty Images)

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv dicen que las células de grasa comunes debajo de la piel ayudan a que las células del melanoma penetren en el cuerpo y se conviertan en células letales de cáncer metastásico que pueden propagarse a órganos vitales.

«Hemos respondido una pregunta importante que ha preocupado a los científicos durante años», dijo la profesora Carmit Levy, del Departamento de Genética Humana y Bioquímica de la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv (TAU), quien dirigió el estudio.

El melanoma, cuando está presente en la epidermis, la capa externa de la piel, es muy tratable; se la considera Etapa 1, no ha penetrado en la dermis para diseminarse a través de los vasos sanguíneos a otras partes del cuerpo, y simplemente puede retirarse sin más daño, explicó.

Entonces, «¿qué hace que el melanoma cambie de forma, se vuelva agresivo y violento?», preguntó, «El melanoma se vuelve letal cuando «despierta», enviando células cancerosas a la capa de la dermis de la piel, debajo de la epidermis, y haciendo metástasis en los órganos vitales».

A pesar de toda la conciencia pública sobre los peligros de la exposición al sol, el número de personas diagnosticadas con melanoma, la forma más letal de cáncer de piel, se ha disparado en las últimas tres décadas. (DESEO / Getty Images a través de JTA)

El bloqueo de la transformación del melanoma es uno de los principales objetivos de la investigación del cáncer en la actualidad, dijo, «y ahora sabemos que las células de grasa están involucradas en este cambio».

La investigación se realizó con la Dra. Tamar Golan, también del Departamento de Genética Humana en TAU, y en colaboración con los patólogos, el Dr. Hanan Vaknin del Centro Médico Wolfson, el Dr. Dov Hershkowitz y la Dra. Valentina Zemer del Centro Médico de Tel Aviv.

El estudio fue publicado el martes en Science Signaling y aparece en su portada.

En el estudio, los investigadores examinaron docenas de muestras de biopsias tomadas de pacientes con melanoma en el Centro Médico Wolfson y en el Centro Médico de Tel Aviv, y observaron un fenómeno inesperado: las células grasas generalmente se organizan en forma de colmena debajo de la piel, pero en la zona cercana al melanoma, estas células estaban desorganizadas. Esto levantó sus sospechas.

«Nos preguntamos qué hacían estas células de grasa y comenzamos a investigar», dijo Levy.

La profesora Carmit Levy, a la izquierda, y la Dra. Tamar Golan, del Departamento de Genética Humana de la Universidad de Tel Aviv. (Cortesía)

Los investigadores tomaron las células de grasa y, en un laboratorio, las colocaron en una placa de Petri cerca de las células de melanoma «y estudiaron las interacciones entre ellas».

Esto reveló que las células grasas transfirieron a las células de melanoma proteínas llamadas citoquinas, que afectan la expresión de los genes.

El principal efecto de esta transferencia de citoquinas fue la reducción de la expresión de un gen llamado miRNA211, cuya función es frenar el número de receptores de melanoma, llamados TGF beta, en la piel.

«Hay fluctuación, cuando la cantidad de genes miRNA211 disminuye, la cantidad de receptores beta de melanoma TGF aumenta», dijo Levy en una entrevista telefónica.

El tumor, a su vez, ahora logra reconocer los receptores beta del melanoma TGF, y esto estimula a las células del melanoma «y las hace agresivas», dijo.

«Es una cascada de eventos», dijo, «desencadenada por las células grasas».

Los investigadores dijeron que también podrían haber encontrado una manera de bloquear la transición a cáncer agresivo.

«En el laboratorio, encontramos que el proceso se puede revertir», dijo. «Cuando eliminamos las células de grasa del melanoma, las células cancerosas se calmaron y dejaron de migrar».

Un estudio adicional, esta vez en modelos de ratón, arrojó resultados similares: cuando se reprimió el miRNA211, se encontraron metástasis en otros órganos. Cuando el gen se re-expresó y volvió a los niveles originales, logró bloquear la formación de metástasis.

En la búsqueda de un potencial fármaco basado en su descubrimiento, los investigadores experimentaron con terapias que se sabe que inhiben las citoquinas y el TGF beta, pero nunca se han utilizado para tratar el melanoma.

«Estamos hablando de sustancias que se están estudiando actualmente como posibles tratamientos para el cáncer de páncreas, y también estamos en ensayos clínicos para el cáncer de próstata, mama, ovario y vejiga», dijo Golan. «Vimos que restringieron el proceso metastásico y que el melanoma regresó a su estado relativamente «calmado e inactivo».

«Nuestros hallazgos pueden servir como base para el desarrollo de nuevos medicamentos para detener la propagación del melanoma, terapias que ya existen, pero que nunca se utilizaron para este propósito», dijo Levy. «En el futuro, estamos buscando colaborar con las compañías farmacéuticas para mejorar el desarrollo del enfoque de prevención del melanoma metastásico».

Además, encontrar los grupos desorganizados de grasa debajo de la piel podría servir como una especie de biomarcador para detectar un melanoma potencialmente peligroso, dijo.

Lo que aún debe estudiarse, enfatizó, es por qué las células se vuelven letales en algunas personas pero no en otras, dado que todos tienen estas células de grasa debajo de la piel.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil