Campaña insta a los israelíes a poner paneles solares en el techo, y ganar dinero…eventualmente

Con la disminución de los recursos terrestres, el gobierno mira hacia arriba en la carrera para cumplir el objetivo de 2020 de generar de fuentes renovables el 10% de toda la energía

Paneles solares generadores de electricidad. (Danny Shechtman)

Coloque paneles solares en su techo y déjelos ganar dinero mientras ayuda a reducir la contaminación – ese es el mensaje de una nueva campaña de relaciones públicas lanzada por el Ministerio de Energía y la Autoridad de Electricidad.

Israel se está quedando atrás de los objetivos del gobierno de tener el 10% de su electricidad generada por fuentes renovables hasta 2020.

Para fines del año pasado, solo el 3.5% de la energía se produjo de manera renovable, y para diciembre de este año, se espera que esa cifra aumente a solo al 5%.

Hasta la fecha, se han instalado paneles solares en alrededor de 13,000 techos, la gran mayoría de ellos agrícolas, comerciales o industriales, como centros comerciales.

El objetivo es duplicar esa cantidad de techos para fines del próximo año, en gran medida alentando a los dueños de propiedades residenciales a gastar NIS 55,000 a NIS 150,000 ($ 15,500 a $ 42,300) en sistemas solares que se vuelven rentables después de ocho a 10 años. Los precios de los paneles fotovoltaicos se han reducido en un 80% en los últimos años, según la Autoridad de Electricidad, gracias a las mejoras tecnológicas y la producción en masa en países como China.

Paneles solares fotovoltaicos sobre un cobertizo de vacas en Kfar Vitkin. (Chen Leopold / Flash90)

Con un sistema de energía solar de 15 kilovatios (kW) en un techo residencial, los inversionistas pagarán la tarifa regular por la electricidad que utilizan (actualmente 47 agorot, o 13 centavos de dólar, por unidad de energía conocida como kilovatio hora, o kWh), pero recibirá un cheque por parte de la Compañía Eléctrica de Israel por el excedente que ingresa a la red nacional a una tasa de 48 agorot por kWh, de acuerdo con los precios establecidos en septiembre. Aunque no está vinculado al Índice de Precios al Consumidor, ese precio está garantizado por 25 años a partir de la fecha de instalación, aproximadamente la vida útil de los paneles solares. Los bancos ofrecen préstamos atractivos, a veces del 100%, en lo que consideran una inversión sin riesgo, y los ingresos de un sistema de este tamaño están libres de impuestos sobre la renta e IVA.

Además de pagar por el sistema en sí (para el cual no se requiere permiso de planificación y no hay tarifas municipales), el inversionista privado tiene que pagar cuatro cosas: una visita inicial de un electricista privado o representante de la Compañía Eléctrica de Israel (IEC por sus siglas en inglés) que revisará los paneles antes de conectarlos a la red; una segunda visita del IEC después de la conexión; instalación de un medidor que cuesta NIS 350 (poco menos de $ 100); y una carga fija de unas pocas decenas de shekels cada mes.

Se ha establecido un sitio web (actualmente en hebreo) para que los ciudadanos interesados ​​puedan calcular aproximadamente la cantidad de dinero que podrían ganar y para proporcionar información detallada sobre cómo instalar el sistema.

Un edificio residencial con 100 metros (1,076 pies cuadrados) de techo disponible ubicado en el centro del país, entre edificios de baja y gran altura, por ejemplo, podría ahorrar 9.7 toneladas de contaminación anualmente y generar alrededor de NIS 7,500 ($ 2,115) por año después de los primeros ocho a diez años de pagar la inversión inicial.

De los aproximadamente 800,000 edificios residenciales en el país, unos 500,000 son edificios de apartamentos. En estos, todos los propietarios de apartamentos deberán aceptar la compra de un sistema y establecer un mecanismo para distribuir las ganancias.

Con compañías de paneles solares apareciendo por todos lados y prometiendo retornos de dos dígitos en la inversión, Nurit Felter, jefe de la división de estrategia de la Autoridad de Electricidad, dijo que era prudente obtener varios estimados de precios, chequear bien a las compañías y hablar con amigos y vecinos, que ya tengan esos sistemas, sobre sus experiencias.

Nuevos paneles solares (primer plano) y calentadores de agua tradicionales con calderas (fondo) vistos con las colinas del desierto de Judea de fondo. (Danny Schechtman)

La mayoría de los israelíes han tenido paneles solares en el techo durante mucho tiempo para calentar el agua. En el futuro inmediato, deberán encontrar al menos otros 40 metros cuadrados (430 pies cuadrados) de techo si desean instalar los nuevos paneles que producen electricidad. La legislación se está preparando actualmente para permitir que los contratistas que trabajan en nuevas construcciones elijan entre el tipo existente de calentadores solares de agua y el nuevo sistema.

Israel tiene unas 1.800 horas de sol al año. «Israel es pequeño», dijo Felter a The Times of Israel. «No tenemos muchos terrenos libres para colocar paneles solares. Pero tenemos muchos techos con buen acceso al sol y al calor».

Las empresas con suficiente espacio en el techo para instalar sistemas de hasta 100 Kw reciben 45 agorot por kWh por la electricidad que ingresa a la red. Tienen que competir por las cuotas de energía solar a través de licitaciones y pagar el impuesto sobre la renta sobre ganancias de más de 24,000 NIS ($ 6,750) y el IVA sobre ingresos mayores a 70,000 NIS ($ 19,700).

Actualmente, se está realizando una licitación para paneles flotantes en reservorios, que confieren la ventaja adicional de ayudar a limitar la evaporación del agua.

La campaña actual para alentar una mayor producción de electricidad mediante energía solar puede rastrearse a un anuncio hecho por la Autoridad de Electricidad reguladora a fines de 2017 de que el sol tendría que generar 1900 megavatios adicionales si se iba a cumplir el objetivo de 2020 sobre energía renovable, y proponiendo muchos de los incentivos.

El ministro de Energía, Yuval Steinitz, prevé que el 17% de la energía se producirá de manera renovable para el 2030, aunque esta aún no es una política formal.

Los objetivos de la Unión Europea son que al menos el 32% de su energía provenga de fuentes renovables para 2030. Según un informe del Foro Económico Mundial publicado en febrero, las fuentes renovables representaron un promedio del 17,5% de la electricidad de la UE en todos los ámbitos para 2017, y Suecia obtuvo el 54,5% de su energía de fuentes renovables, Finlandia el 41%, Letonia el 39% y Dinamarca el 35,8%. En la parte inferior de la lista está Holanda, que está un 7,4% por detrás de su objetivo.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil