Nueva embajadora israelí en Santiago: «Es importante para mí acercar a los chilenos el Israel que yo conozco»

La embajadora de Israel en Chile, Marina Rosemberg, junto al presidente de Chile, Sebastián Piñera, en Jerusalén. / Foto: embajada de Israel en Chile

Marina Rosenberg aterrizó hoy mismo en Santiago de Chile para convertirse en la nueva embajadora de Israel en Chile, y se convertirá en la primera mujer en ocupar el cargo. Pocos días antes de partir hacia su nueva destinación, la diplomática israelí conversó con Aurora, donde repasó su experiencia en la embajada de Berlín, habló de los retos que le esperan en Latinoamérica, los crecientes vínculos entre Israel y el continente y destacó el valor de las mujeres en la diplomacia global.

En el pasado formó parte del equipo de la embajada de Israel en Berlín. ¿Podría explicarnos su experiencia profesional en una de las delegaciones más influyentes de Europa?

Mi abuelo paterno era alemán, y los maternos que emigraron a Argentina eran de Polonia, y perdieron casi toda la familia en la Shoá. Nunca imaginé que viviría en Alemania. Jamás había visitado el país, y fue un cambio muy grande. En total, trabajé tres años como consejera política de relaciones exteriores.

Fue una experiencia personal muy profunda, y en lo profesional excelente. Me impactó formar parte de un equipo que estrecha las relaciones especiales entre Israel y Alemania. Berlín no es solo líder europeo, sino un referente mundial, y un aliado muy cercano de Israel. Tenemos intereses comunes: la lucha contra el terrorismo, el derecho de Israel de vivir en paz y seguridad, mantener la memoria de la Shoá… Fue un honor haber representado a Israel ahí.

¿Cómo definiría el estado actual de la comunidad judía en Berlín?

La comunidad es en mayoría de origen ruso, y entonces tiene un carácter diferente a otras comunidades judías que conocemos en España o América Latina, que son más activas y más cercanas a Israel. La comunidad ahí mantiene la organización general de la comunidad, pero fuera de eso no es de las más activas o grandes en Europa. No obstante, hay una relación muy buena con la embajada y los líderes comunitarios.

Habló sobre el esfuerzo alemán en mantener viva la memoria del Holocausto. Ponga algún ejemplo.

Se nota el esfuerzo inmenso que Alemania hizo en preservar la memoria de las víctimas. Se ve en las calles, con piedras con nombres de las víctimas judías en las calles donde vivieron. También se nota en el museo de la Shoá, y a la canciller Merkel es un tema que le es muy importante y está personalmente involucrada.

Ahora, asume el reto de ser embajadora de Israel en Chile. ¿Cómo se imagina su nuevo cargo?

Desde pequeña soñé con ser embajadora de Israel en América Latina. Tengo ahora la oportunidad de cumplir este sueño siendo la primera mujer embajadora de Israel en Chile, y estoy muy emocionada en llegar el mismo año en que celebramos 70 años de relaciones bilaterales. Son 70 años de amistad, no solo entre países, sino entre los pueblos. Israel y Chile tenemos mucho en común y llego llena de energías para acercarlos aún más.

¿Qué objetivos se propone cumplir?

Me gustaría promover cooperación en temas de medioambiente, que es un desafío mundial de importancia; las relaciones económicas incluso en temas de innovación; también crear proyectos en temas sociales, deporte, educación, igualdad de género o salud; y también es importante para mí acercar a los chilenos el Israel que yo conozco: un país que conserva la historia, pero mira al futuro. Que es un modelo mundial de innovación, y que conozcan más a la sociedad, compuesta por una variedad impresionante de grupos étnicos y religiosos.

¿Llega a Santiago con alguna idea para materializar esa voluntad de que se conozca más a la sociedad israelí?

Pretendo trabajar junto a mochileros israelíes, porque llegan en cantidades grandes y les encanta pasear por el sur y norte. También quiero incidir en temas culturales, sociales y de ayuda a gente menos afortunada, para que realmente haya más contacto diario entre la gente de los pueblos. No solo con la embajada y redes sociales o prensa, sino que vean a los israelíes jóvenes, que representan nuestro país de una forma maravillosa.

Recientemente, el presidente de Chile estuvo de visita en Jerusalén y Ramallah. Hubo cierta polémica cuando Sebastián Piñera visitó la Explanada de las Mezquitas y fue acompañado por miembros de la Autoridad Nacional Palestina. Chile es hogar de la mayor comunidad palestina en la diáspora, y habitualmente se gestan campañas antiisraelíes a nivel internacional. ¿Supone esto un reto especial en su nuevo cargo?

Sin duda va a ser un reto para mí y mi equipo, pero se trata de una minoría de activistas. A pesar de ello, tiene mucha influencia política y económica. Pienso que la forma de enfrentar es desenmascarar al movimiento antiisraelí, y mostrar que el BDS está basado en una base ideológica antisemita, que su interés no es el pueblo palestino o los derechos humanos, sino atacar al estado de Israel y al pueblo judío en general. No es un movimiento propalestino, sino antiisraelí y antisemita.

Las acciones del BDS impiden el dialogo y una situación pacífica entre Israel y los palestinos. El conflicto entre Israel y los palestinos no debería ser importado a Chile, y creo que ésta es la política de estado de Chile y de Piñera. Haré todo lo posible para mantener dialogo abierto y respetuoso, también con la comunidad palestina chilena. Pero con un mensaje claro: no conviene elegir entre pro-Israel o pro-Palestina, sino estar a favor de la paz y en contra del odio y la violencia.

Marina Rosemberg, el agregado comercial israelí en Chile, Hadar Shor, y miembros de la delegación Chilena: el Ministro de Ciencias y Tecnología Andrés Couve, el senador Rodrigo Galilea, y el parlamentario José Antonio Kast. / Foto: embajada Israel en Chile

Además, Piñera vino a Israel a firmar nuevos acuerdos con empresas, sobre todo en el sector de la alta tecnología. ¿En qué punto se encuentran las relaciones comerciales entre ambos países?

Tuve el honor de acompañar a Piñera en su segunda visita a Israel, que fue muy fructífera. Firmamos ocho acuerdos bilaterales en diferentes áreas: ciencia, agricultura, medicina y seguridad, etc. Se trata de una visita muy significativa que sin duda incrementa la buena cooperación entre ambos países, especialmente en temas de comercio. En Chile hay mucho interés en el modelo israelí de innovación, ciberseguridad, innovación social, agricultura…. Existen varias compañías israelíes que trabajan en Chile, y espero con el agregado comercial que tenemos estrechar aún más las relaciones entre países.

La presencia y los vínculos de Israel en toda Latinoamérica están en auge. En su nuevo rol como embajadora en Chile, ¿se mantendrá en contacto con otros embajadores israelíes en la región para coordinar sus acciones?

En los últimos años, el gobierno de Israel puso más énfasis en relaciones con Latinoamérica, no solo bilaterales con países, sino con grupos y organizaciones regionales, como Mercosur o la Alianza del Pacífico. Esto significa que el ministerio de exteriores le da mucha importancia a nuestros vínculos con dichas organizaciones, lo que supone la colaboración de las embajadas en el continente. Estamos y seguiremos trabajando con más colaboración.

Justo ayer fue el 25 aniversario del atentado de la AMIA, y el presidente Mauricio Macri anunció que Argentina cataloga a Hezbollah como organización terrorista. La organización libanesa tiene fuerte presencia en el continente. ¿Cómo se sigue este fenómeno desde la embajada israelí en Chile?

Hezbollah es la organización terrorista más rica del mundo, que recibe de Irán alrededor de 800 millones de dólares por año. Colaboran junto a la Guardia Revolucionaria para llevar ataques sangrientos en el mundo, incluso Latinoamérica.

La mejor manera de confrontar esto es mediante la cooperación regional e internacional, ya que los actos de Hezbollah e Irán no son solo en Medio Oriente. En Latinoamérica está presente por sus esfuerzos de recaudar fondos mediante el narcotráfico y el lavado de dinero. Por ello hay que estrechar la cooperación en la lucha contra el terrorismo, incluso con más sanciones diplomáticas contra Irán y Hezbollah.

Por eso Israel acoge con satisfacción la decisión de Argentina de catalogarlos como grupo terrorista, y espera que otros, como Chile, sigan el mismo camino.

¿Cómo valoraría su papel como mujer dentro de la diplomacia exterior israelí?

Creo que es una ventaja ser mujer diplomática, ya que la diplomacia de base viene a crear redes de comunicación y dialogo. En general, las mujeres tendemos a tener más sensibilidad a los demás, y actuamos con un poco menos de ego, hablando en general. Lo que nos puede ayudar a analizar las situaciones de manera más objetiva y tomar acción para tomar mejores vínculos, también en situaciones tensas.

Creo que hoy en día se nota claramente la importancia de tener mujeres alrededor del a mesa, ya sea diplomática o comercial. Esa presencia es crucial, y contribuye mucho en negociaciones de todo tipo.

Y la verdad que de mi parte estoy muy emocionada y orgullosa de ser la primera embajadora mujer de Israel en Chile. Conozco un poco a la sociedad chilena y latina, y sé que la cultura latina en sí, de base, es bastante machista a veces, pero creo que los tiempos han cambiado y que el movimiento “Me Too” tuvo también su influencia en el continente. En el pasado trabajé mucho con el mundo árabe, y pude ahí trabajar de forma muy positiva como mujer, entonces estoy segura que en Chile también lo lograré.

 

Fuente: Aurora Digital