Excursionistas israelíes descubren tesoros poco comunes

Tres exploradores israelíes que recorrían una cueva de estalactitas en el norte de Israel descubrieron un tesoro que se remonta a los días de Alejandro Magno. «Uno de los mayores hallazgos en el norte de Israel en los últimos años».

Tres israelíes que visitaron una de las cuevas de estalactitas más grandes y ocultas del norte de Israel se sorprendieron al encontrar un tesoro de 2,300 años de antigüedad en su interior. Inmediatamente informaron a la Autoridad de Antigüedades de Israel, cuyos representantes quedaron muy sorprendidos por el «histórico» hallazgo.

Los tres espeleólogos, Reuven Zachai, su hijo Chen Zachai y su amigo Lior Hiloni, miembros del Club de Espeleología de Israel, estaban realizando una visita introductoria dentro de la cueva cuando encontraron el tesoro. Se arrastraban por la cueva, cuando de repente uno de ellos notó un objeto reluciente, que más tarde resultó ser monedas enterradas en los días de Alejandro Magno, a finales del siglo IV AEC.

Los representantes de la Autoridad de Antigüedades de Israel que fueron llamados a la cueva, encontraron también joyas de plata junto al tesoro. Las joyas estaban escondidas dentro de una bolsa hecha de tela. La Autoridad estima que este es uno de los mayores hallazgos en el norte de Israel en los últimos años. «Los objetos pueden haber sido ocultados por los residentes locales que huyeron de la zona tras la inestabilidad que la muerte de Alejandro Magno provocó en la región», estiman los arqueólogos.

Después de volver a explorar la cueva, los arqueólogos descubrieron hallazgos adicionales, que se remontan a hace 6.000 años. Encontraron loza antigua, que había sido cubierta por estalactitas, convirtiéndose así en una parte inseparable de la cueva. «Es una combinación poco común y fascinante entre la estalactita y la arqueología», dicen los especialistas.

 

Fuente: JOL
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil