El Technion abre Centro de Investigación Médica Avanzada, para lanzar el Instituto de Investigación del Cáncer

El campus del Technion – Instituto de Tecnología de Israel en Haifa. Foto de la oficina del portavoz de Technion.

El Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa organizó esta semana una ceremonia de colocación de la primera piedra de su nuevo Edificio Rappaport para Investigación Médica Avanzada y firmó un acuerdo para establecer el Centro Integrado Rappaport de Investigación del Cáncer.

Ambas iniciativas fueron posibles con un donativo de la Fundación Bruce y Ruth Rappaport, dijo el Technion en un comunicado. La universidad, la primera de Israel, fue fundada en 1912 y es una importante institución de investigación de ciencia y tecnología.

La Fundación Bruce y Ruth Rappaport ayudó a la prestigiosa universidad a establecer el Edificio Rappaport de la Facultad de Medicina y el Instituto Rappaport de Investigación en Ciencias Médicas en eel Technion a fines de los años 70 y 80. Este último permite grupos de investigación biomédica, cardiovascular, de cáncer, neurociencia y genómica.

La idea del Centro Integrado de Investigación del Cáncer fue concebida hace 20 años por el Profesor Aaron Ciechanover, Premio Nobel, dijo el Technion. Se ubicará en el nuevo Edificio de Investigación Médica Avanzada adyacente al Edificio Rappaport de la Facultad de Medicina.

A la ceremonia de los dos centros asistieron las hijas de los difuntos Ruth y Bruce Rappaport, la Sra. Irith Rappaport y el Dr. Vered Drenger, el Dr. Einat Kalisch-Rotem, alcalde de Haifa, el Profesor Peretz Lavie, Presidente del Technion, y Ciechanover.

“Estoy convencido de que, con la ayuda del generoso donativo, se harán realidad los sueños de los fundadores de la Facultad de Medicina Rappaport. Un sueño en el que la cooperación transdisciplinaria entre ingeniería, ciencias de la vida y medicina conducirá a avances en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad», dijo el profesor Lavie en un comunicado.

«Dos citas reflejan mi entusiasmo por la generosa contribución de la familia Rappaport y la oportunidad que nos brinda de concentrar los esfuerzos multidisciplinarios de los médicos, científicos e ingenieros para avanzar en la comprensión de la complejidad del cáncer y allanar el camino para descubrir nuevas terapias,” dijo Ciechanover en un comunicado de la universidad.

«El primero, ‘Si no hay harina, no hay Torá’, es un dicho de nuestros sabios que Bruce Rappaport citó a menudo para explicar su visión del mundo. El segundo, “¡Si crees que la investigación es costosa, prueba la enfermedad!” que es de Mary Lasker, una activista de la salud y filántropa estadounidense que trabajó para recaudar fondos para la investigación médica. Ella decía esto para explicar la conexión entre la investigación básica y el avance médico».

Irith Rappaport dijo que «el papel de la filantropía privada es apoyar la infraestructura que facilita la investigación y la ciencia básica… El apoyo filantrópico de la ciencia debería apreciar el valor de buscar una ciencia innovadora, sabiendo que aunque cierto porcentaje de la investigación no tenga éxito, igual podremos obtener información para el beneficio de la sociedad y de la humanidad en general”.

 

Fuente: NoCamels
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil