“El Mossad identifica una oportunidad única para un acuerdo de paz regional”

Yossi Cohen Foto: REUTERS Ronen Zvulun

El director del servicio secreto exterior Mossad, Yossi Cohen, confirmó, durante un discurso pronunciado en la Conferencia de Herzliya, que “con certeza, de acuerdo con las mejores fuentes de la inteligencia israelí y occidental, Irán está detrás de los ataques contra los buques petroleros en el Golfo Pérsico”.

Cohen explicó que la agencia de inteligencia israelí ha detectado una oportunidad excepcional, “quizás la primera en la historia” del Oriente Medio para alcanzar un entendimiento regional que conduzca a un acuerdo de paz general.

Según Cohen, los intereses comunes, la lucha contra Irán, las relaciones cercanas con la Casa Blanca y las relaciones cercanas con Moscú crean una oportunidad única. «Varios países de la región se han unido al importante círculo de estados por la paz, algunos de ellos de una manera que es invisible a los ojos», aseveró, destacando el restablecimiento de las relaciones formales con Omán. El jefe del servicio secreto exterior enfatizó que el restablecimiento de las relaciones se produjo tras un largo esfuerzo secreto del Mossad.

«Irán está liderando un proceso de enfrentamiento conflictivo y contradictorio con un proceso de diálogo y cooperación (…) Irán está tirando exactamente en la dirección opuesta. Durante cuarenta años ha estado desestabilizando el Oriente Medio», apuntó Cohen, y agregó que tiene dificultades para entender la fuente del conflicto de Irán con Israel.

Cohen explicó que: «A primera vista, no hay razón para que un país que se encuentra a 2.000 kilómetros de distancia esté en conflicto con nosotros. Desafortunadamente, la situación actual es el resultado de procesos de radicalización extrema, que son fundamentalmente una combinación peligrosa de religión y nacionalismo. A lo largo de los años se han añadido también intereses internos iraníes. Hay una cosa de la que no puede acusar a Irán: de buena fe o buena voluntad».

Cohen se refirió a la operación en Teherán y subrayó que es un elemento central en la campaña que el Mossad ha estado llevando a cabo desde hace dos décadas para retrasar y desbaratar el proyecto nuclear iraní. La operación nos permitió actualizar a los inspectores del OIEA (Organización Internacional de Energía Atómica) sobre donde los iraníes escondieron los productos y materiales nucleares, para supervisarlos y destruirlos.

«Gracias a la incursión en el corazón de Teherán, hemos logrado en los últimos meses mantener a Irán alejado a una distancia considerable de la bomba. En todo momento dado, de acuerdo con todas las consideraciones y presiones ejercidas sobre él, Irán puede reanudar el proyecto. El acuerdo nuclear no lo impide, constituye un obstáculo, pero un obstáculo temporal y parcial», concluyó Cohen.

 

Fuente: Aurora Digital