Apnea del sueño: sale de las clínicas del sueño y va a manos de los cardiólogos

En consecuencia, el desarrollador israelí de dispositivos médicos Itamar Medical ha intentado sacar el manejo de la apnea del sueño de las clínicas del sueño y llevarlo a la vía de atención del paciente cardíaco.

El dispositivo WatchPAT One de Itamar Medical aprobado por la FDA para el diagnóstico de apnea del sueño. (Foto: ITAMAR MEDICAL)

Mucho más que una ruidosa molestia nocturna, los ronquidos frecuentes y fuertes a menudo pueden ser un síntoma de la apnea obstructiva del sueño, el colapso de los músculos y los tejidos blandos de la garganta durante el sueño.

Sobrepasando las estimaciones anteriores, se predice que más de un tercio de los adultos en América del Norte y del Sur, aproximadamente 170 millones de personas, sufren de apnea del sueño, según un estudio publicado este mes por ResMed, con sede en San Diego.

Si bien los especialistas del sueño tradicionalmente han asumido la responsabilidad de diagnosticar la apnea obstructiva del sueño, ya sea mediante la realización de una prueba de polisomnografía nocturna en una clínica del sueño o una prueba de sueño en el hogar, investigaciones recientes han destacado cada vez más una relación compleja entre la apnea del sueño y un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular.

En consecuencia, el desarrollador del dispositivo médico israelí Itamar Medical ha intentado integrar el manejo de la apnea del sueño a la vía de atención al paciente cardíaco permitiendo el diagnóstico en la clínica de cardiología.

La compañía con sede en Cesárea – que cotiza en la bolsa de valores de Tel Aviv y Nasdaq – está detrás de WatchPAT, un dispositivo de diagnóstico portátil aprobado por la FDA que utiliza fisiología basada en los dedos para diagnosticar la apnea obstructiva del sueño en la comodidad del hogar del paciente.

«En lo que respecta a Itamar Medical, tratar a los pacientes cardiovasculares sin considerar el estado de la apnea del sueño es una mala práctica», dijo a The Jerusalem Post el presidente y director ejecutivo de Itamar Medical, Gilad Glick.

De acuerdo con Glick, existen dos mundos paralelos de tratamiento para la apnea del sueño, con la atención rápida para el paciente principalmente en las clínicas de cardiología en lugar de en los laboratorios del sueño.

«Un mundo de tratamiento es la ruta en cámara lenta de los pacientes con apnea del sueño, con listas de espera de meses y solo 5,000 médicos en los EE.UU.», dijo. «Luego está el mundo de los pacientes cardiovasculares, con un sentido de urgencia, 35.000 médicos y mucho dinero, procedimientos y tecnología. Los dos mundos no funcionan juntos, por lo que decidimos estratégicamente tomar nuestra solución y ponerla en manos de los cardiólogos hace cinco años”.

Al reducir los tiempos de espera y reducir significativamente el costo general al quitar la responsabilidad del diagnóstico a las clínicas del sueño, Itamar Medical espera simplificar el acceso de los pacientes a la atención de la apnea del sueño y respaldar al grupo de pacientes cardíacos gravemente mal diagnosticados que padecen la comorbilidad del sueño apnea.

«El hecho de que el mundo del sueño se haya resistido al cambio no nos impidió acudir a cardiólogos y decirles sobre la necesidad insatisfecha de diagnóstico», dijo Glick. «Después de hecho el diagnóstico de primera línea, los doctores del sueño siempre se integran para interpretar el estudio, en algunos casos realizar un diagnóstico más profundo y, lo más importante, tratar a los pacientes diagnosticados».

Glick dijo que llevar el diagnóstico de la clínica del sueño al hogar del paciente también es mucho menos costoso, con un reembolso por el diagnóstico en el laboratorio en los Estados Unidos que cuesta hasta $2,000, en comparación con aproximadamente $ 200 para las pruebas en el hogar.

Una vez diagnosticados, a los pacientes a menudo se les recomienda que pierdan peso y a muchos se les prescribe una desagradable terapia de Presión de las Vías Aéreas Positiva Continua (CPAP por sus siglas en inglés).

Las terapias emergentes incluyen dispositivos de protección bucal mandibular, e incluso más prometedora, una neuro estimulación eléctrica leve del nervio hipogloso, nombrada como la segunda innovación médica más importante de 2018 por la Clínica Cleveland.

 

Fuente: The Jerusalem Post
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil