Los cursos de agricultura israelíes ayudan a los estudiantes del mundo en desarrollo a cosechar lo que siembran

CENTÍMETRO A CENTIMETRO, FILA POR FILA, “ESTO NO ES MÁGIA – ES DURO TRABAJO»

Las iniciativas de asociación a través del Centro Internacional de Capacitación Agrícola de Arava brindan a los participantes herramientas para regresar a sus hogares y empezar granjas y negocios en sus países.

Zenan Sumlut examina el arroz en el molino de arroz orgánico que ahora administra en Kachin, Myanmar. (Emily Fishbein / Times of Israel)

Htoi Sends Mai en el jardín de la escuela en la Granja Ecológica Ake y Centro de Aprendizaje sobre Desarrollo Sostenible cerca de Myitkyina, Myanmar. (Emily Fishbein / Times of Israel)

Estudiantes de primer año en la Granja Ecológica Ake y Centro de Aprendizaje sobre Desarrollo Sostenible cerca de Myitkyina, Myanmar. (Emily Fishbein / Times of Israel)

 

La estudiante de Ake Eco Farm y del Centro de Aprendizaje sobre Desarrollo Sostenible, Sut Ngai Ja, cosecha zanahorias orgánicas. (Emily Fishbein / Times of Israel)

Myitkyina, estado de Kachin, Myanmar: en 2010, a la edad de 19 años, Zenan Sumlut huyó de su aldea natal de Gara Yang en el estado de Kachin, al norte de Myanmar. Con el regreso a la guerra civil tras un alto el fuego de 17 años entre el Ejército de Independencia de Kachin y el ejército de Myanmar, la aldea ya no era segura.

Cinco años más tarde, mientras continuaban los enfrentamientos esporádicos, Sumlut estaba estudiando agricultura en la comunidad cooperativa de Paran en la región de Central de Arava en Israel. Su familia aún vivía en un campamento para desplazados internos en la capital del estado de Kachin, Myitkyina.

Como participante en un programa de agricultura aplicada y emprendimiento de un año de duración organizado a través de una asociación entre la Convención Bautista Kachin (KBC por sus siglas en inglés) y el Centro Internacional de Capacitación Agrícola de Arava (AICAT por sus siglas en inglés), Sumlut cosechó y empacó pimientos cinco días a la semana mientras tomaba clases semanales.

La participación de Sumlut fue motivada por el deseo de aprender y experimentar la vida en el extranjero, así como de visitar lugares de importancia religiosa. Como la mayoría de los kachin, Sumlut es cristiana, y el programa incluye tres viajes a lugares religiosos. Algunos kachin también se identifican con los israelíes como un grupo con un historial de persecución compartido.

Sumlut ahora maneja un molino de arroz orgánico y una prensa de aceite en Myitkyina. Los productos se venden a precios accesibles a las comunidades locales, incluidos otros desplazados por el conflicto. Un estimado de 97,000 kachin actualmente reside en campamentos de personas desplazadas.

Sumlut no tiene recuerdos claros de sus padres, que murieron antes de que ella terminara la escuela secundaria. Criada por parientes, creció cultivando arroz, naranjas y árboles de teca. En 2017, sus parientes regresaron a su aldea para revisar sus tierras y encontraron soldados viviendo en su casa; poco después, un conocido fue asesinado por una mina durante una visita similar.

Zenan Sumlut estudió en Israel antes de regresar a administrar un molino de arroz en su Myanmar natal. (Emily Fishbein / Times of Israel)

«Debido a la guerra, mi familia no obtuvo ningún beneficio de nuestra tierra», dice Sumlut. “Viviendo en el campamento, perdimos nuestra dignidad. Perdí mucho por la guerra, pero una cosa buena fue que pude ir a Israel. Antes, nunca pensé en dejar mi pueblo, y mucho menos vivir en un país extranjero. Al estudiar en Israel, aumenté mis conocimientos, habilidades y experiencia».

Los estudios de Sumlut fueron parte de un diplomado en desarrollo sostenible a través del KBC; además del año en Israel, estudió durante un año en Ake Eco Farm (Granja Ecológica Ake) y en el Centro de Aprendizaje sobre Desarrollo Sostenible (AICAT por sus siglas en inglés) de KBC cerca de Myitkyina. Desde que se graduó en 2017, ha supervisado la producción y venta de arroz, mostaza y aceite de cacahuete, y fertilizantes hechos a partir de los subproductos, para el departamento de desarrollo comunitario de KBC.

Aproximadamente 340 participantes de KBC han estudiado agricultura a través de AICAT desde que comenzó la asociación en 2011. Los estudiantes de Myanmar se unen a los de otros 13 países asiáticos y africanos en una de las cinco cooperativas agrícolas en la región de Arava Central: Ein Yahav, Hatzeva, Paran, Idan y Tsofar.

El molino de arroz orgánico que ahora maneja Zenan Sumlut en Kachin, Myanmar. (Emily Fishbein / Times of Israel)

La forma más sincera de halago

De regreso en Kachin, Pauhkyi Sinwa Naw, exalumno del programa y coordinador actual del Centro de Aprendizaje de Ake, trató de replicar el modelo AICAT, practicando el espíritu empresarial al darles dinero a los estudiantes y asignándoles parcelas de tierra para que desarrollen sus propios pequeños negocios. Los estudiantes también tienen la oportunidad de realizar proyectos de investigación aplicada en el campus de 89 acres de Ake.

El fundador y director de AICAT, Hanni Arnon, quien visita Myanmar cada año, es consciente de que «la brecha es enorme» entre los países en términos de recursos y avances tecnológicos. Sin embargo, enfatiza que la agricultura en el desierto de Arava, donde la precipitación promedio anual es de menos de 50 milímetros (aproximadamente dos pulgadas), puede servir como un ejemplo de «cómo hacer posible lo imposible» y que el éxito «no es mágico» – es un duro trabajo, pensamientos creativos, creer que puedes hacerlo».

 

Desde la izquierda, Jat Tu Seng, Htoi Send Mai y Dumdaw Naw Zet en Ake Eco Farm  y el Centro de Aprendizaje y Desarrollo Sostenible cerca de Myitkyina, Myanmar. (Emily Fishbein

En Ake, esta actitud positiva se refleja entre los estudiantes. Dumdaw Naw Zet, hijo de un pequeño agricultor, cultiva pepinos en un invernadero de bambú con un sistema de riego por goteo que fabricó con tubos intravenosos y botellas de agua. Planea comenzar a estudiar en Israel en julio, donde puede «aprender a cultivar de manera más sistemática para poder compartir este conocimiento con mi familia».

Hpung Jat Tu Seng, quien también estará estudiando en Israel en julio, tiene interés en los fertilizantes naturales, que está probando en las plantas de ocra.

“En mi pueblo, la agricultura no es sistemática y la gente usa muchos fertilizantes químicos. Comparo [esos métodos] con las cosas que aprendí en Ake, y veo que [los métodos naturales] son correctos”, dice Seng.

Para otros, el programa ofrece un motivo de esperanza. Htoi Seng Mai estaba luchando para encontrar una dirección cuando su padre soltero falleció el año pasado.

 

Htoi Sends Mai con su investigación sobre el pepino en Ake Eco Farm t el Centro de Aprendizaje y Desarrollo Sostenible cerca de Myitkyina, Myanmar. (Emily Fishbein / Times of Israel)

«Perdí el rumbo», dice Mai. «No sabía qué hacer. Pasé mi tiempo jugando, yendo a los salones de té con mis amigos, jugando al fútbol».

Un amigo le informó de Ake, y aunque al principio tuvo problemas, ahora irradia su brillante sonrisa desde el frente del aula. Después de unirse al curso israelí en julio, espera usar sus ganancias para iniciar un pequeño negocio a su regreso.

Por su trabajo, los estudiantes de AICAT reciben salarios por hora establecidos individualmente por los administradores de las granjas, quienes deben cumplir con las leyes nacionales sobre salarios mínimos y horas extras. La matrícula escolar y los gastos de alojamiento son deducidos, los estudiantes debe autofinanciarse y también deben cubrir sus propios gastos de viaje, incluida la tarifa aérea. Laborando junto con trabajadores agrícolas tailandeses, los estudiantes están exentos de las tareas más arduas. Según los ex alumnos, la mayoría de los estudiantes regresan con ganancias netas bajas, pero algunos ahorran lo suficiente para iniciar pequeñas empresas.

Una foto de Jerusalén en el Ake Eco Farm y el Centro de Aprendizaje sobre Desarrollo Sostenible cerca de Myitkyina, Myanmar. La leyenda dice «Regalo de gratitud» (Emily Fishbein / Times of Israel)

Fundada en 1994, AICAT, con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y el Ministerio de Agricultura, capacita a unos 1.200 estudiantes por año. Los estudiantes de Myanmar también estudian en el Centro Internacional de Capacitación para la Agricultura Avanzada Ramat Negev.

Entre las dos escuelas, Myanmar envía de 200 a 300 estudiantes por año a través del KBC y otras organizaciones.

Varios graduados han continuado con la actividad agrícola en Myanmar. Soe Min, quien estudió en Ramat Negev en 2010 a través de la Universidad de Yaesin, estableció una granja de macadamias de 60 acres utilizando un modelo de kibutz, y Thida Win, quien estudió en AICAT en 2011 a través de la Federación de Pesquerías de Myanmar, ahora es director ejecutivo de una empresa social que entrena y apoya a los apicultores para que operen 2,000 colmenas. Los apicultores producen miel para su distribución en el mercado alrededor de Myanmar y en Hong Kong.

Diplomacia práctica

Htawshae Lum Hkawng, el primer estudiante de AICAT de KBC y ahora coordinador del programa de desarrollo de KBC, dice que además de inculcar conocimientos y habilidades técnicas, el programa promueve vínculos entre los participantes de Kachin e Israel.

El embajador de Israel en Myanmar, Ronen Gilor, le dice a The Times of Israel que el programa también puede fortalecer las relaciones bilaterales a nivel diplomático.

Zenan Sumlut en el molino de arroz orgánico que ahora maneja en Kachin, Myanmar. (Emily Fishbein/Times of Israel)

“La expectativa es que cuando [los estudiantes] regresen, serán buenos emisarios de lo que es Israel. [El programa] nos da la oportunidad de ampliar y expandir la relación entre los dos países”, dice Gilor.

Tanto Myanmar como Israel se independizaron de Gran Bretaña en 1948, y los dos países establecieron relaciones diplomáticas en 1953. Según el sitio web de la Embajada de Israel, desde entonces, «los dos países han alimentado un fuerte vínculo de amistad».

Myanmar fue el primer país del sudeste asiático en reconocer a Israel como un estado independiente, y en 1955, U Nu fue el primer primer ministro extranjero en visitar.

Hasta la fecha, 23 embajadores israelíes han visitado Myanmar y 22 embajadores de Myanmar han visitado Israel. Entre los principales visitantes israelíes se encuentran el primer primer ministro de Israel, David Ben Gurion, el ex presidente Yitzhak Ben-Zvi y los ex ministros de asuntos exteriores Moshe Sharett, Golda Meir, Abba Eban, Moshe Dayan y Shimon Peres.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil