Así es como el estrés afecta a nuestras bacterias intestinales que a su vez desencadenan enfermedades autoinmunes.

Las enfermedades autoinmunes son condiciones en las que la defensa inmunitaria del cuerpo ataca sus propios tejidos y sistemas.

Las bacterias estresadas de nuestro cuerpo, pueden desencadenar una respuesta autoinmune.

Es probable que los eventos estresantes de la vida contribuyan a las enfermedades autoinmunes. Pero los científicos no tienen una comprensión profunda de la cadena de eventos subyacente.

Un estudio en ratones recientemente publicado en mSystems sugiere que la microbiota intestinal puede desempeñar un papel importante a este respecto.

Los investigadores descubrieron que la aparición del estrés causó cambios en las bacterias intestinales que, a su vez, estimulaban la actividad de las células inmunitarias de una manera que aumentaba la probabilidad de que el cuerpo se atacara a sí mismo.

Microbioma y enfermedades autoinmunes

Los factores detrás de las enfermedades autoinmunes son muy difíciles de precisar. Eso es en parte porque estas enfermedades varían en severidad y presentación. Incluyen esclerosis múltiple, lupus, artritis reumatoide, diabetes juvenil, esclerodermia y fibrosis pulmonar.

Los Institutos Nacionales de la Salud estiman que más de 20 millones de personas en los Estados Unidos, la gran mayoría de las cuales son mujeres, tienen enfermedades autoinmunes.

Aunque los investigadores han identificado algunos riesgos hereditarios, se cree que las enfermedades autoinmunes surgen de la compleja interacción de factores genéticos y ambientales.

En el estudio publicado en mSystems, la inmunóloga Dra. Orly Avni, de la Universidad Bar-Ilan, trabajó con el estudiante Michal Werbner y otros colaboradores para investigar riesgos ambientales. Entre ellos el estrés psicológico y social.

“Sabemos que hay una fuerte interferencia entre el sistema inmunológico y la Microbioma”, dijo Avni.

Un paso importante para entender cómo el estrés puede conducir a enfermedades autoinmunes, dijo, es identificar las respuestas genéticas de las bacterias.

El estudio de su grupo mostró que el estrés social cambió tanto la composición como los patrones transcripcionales en la Microbioma.

“La consiguiente respuesta inmune a esa amenaza puso en peligro la tolerancia a uno mismo”, dijo.

Los investigadores estudiaron dos grupos de ratones. Uno estuvo expuesto al estrés en forma de encuentros diarios y amenazadores con otros ratones dominantes y agresivos.

El otro grupo se quedó solo. Después de diez días, los investigadores analizaron el microbioma intestinal de cada grupo y encontraron que los ratones estresados ??tenían niveles más altos de algunas bacterias.

Entre ellos se incluyen los microbios Bilophila y Dehalobacterium, géneros que se han observado con una abundancia inusualmente alta en pacientes con esclerosis múltiple.

Sin embargo, Avni dice que está tan interesada en el “comportamiento” bacteriano como en la composición.

Enfermedades autoinmunes

El estudio mostró que el estrés condujo a la activación de genes bacterianos relacionados con rasgos potencialmente violentos, incluido el crecimiento, la motilidad y las señales enviadas entre un patógeno y un huésped.

Los microbios con estos rasgos pueden viajar a otras partes del cuerpo, incluidos los ganglios linfáticos, y provocar una respuesta inmunitaria.

Cuando los investigadores analizaron los ganglios linfáticos de ratones estresados, encontraron una mayor abundancia de varias especies bacterianas patógenas conocidas.

También encontraron un mayor porcentaje de células T efectoras que juegan un papel en la autoinmunidad.

Estos hallazgos sugieren que el estrés causa cambios en la actividad de los microbios intestinales, que a su vez influyen en la respuesta inmune de una manera que eventualmente puede desencadenar un ataque del cuerpo.

El estudio muestra que las bacterias intestinales pueden detectar y responder al estrés social, pero Avni señala que los investigadores necesitan entender mejor cómo funciona esa interacción duradera entre las bacterias y sus anfitriones.

“No es suficiente estudiar la composición, o el aumento o disminución de una especie”, dijo.

“También tenemos que entender cómo la microbiota nos percibe y cómo cambian su ‘comportamiento’ en consecuencia”.

Agregó que ese conocimiento podría conducir potencialmente a intervenciones microbianas personalizadas que podrían reducir la autoinmunidad y enfermedades adicionales inducidas por el estrés.

 

Fuente: Latam Israel