El aterrizaje de Beresheet falló y la nave israelí no logró alunizar

Beresheet no logró aterrizar con éxito en la luna tras graves fallas sufridas por el motor principal de la nave espacial israelí.

Israel no se convirtió en el cuarto país del mundo en aterrizar en la luna tras un aterrizaje fallido debido a un problema técnico con la comunicación con la nave y el motor principal que tenía serías fallas. El motor de aterrizaje lunar israelí perdió motores, entró en un descenso incontrolado, se estrelló en la luna.

“Estamos en la luna, pero no de la manera que queríamos. Lo intentaremos de nuevo”, explicaron los funcionarios del Space Team de Israel.

La nave espacial colisionó con la luna y el aterrizaje no fue exitoso.

El primer ministro de Israel, Bejamín Netanyahu confirmó apenas se enteró de las noticias que Israel lo intentará de nuevo en otra ocasión y felicitó a todos los trabajadores por su gran sueño y por intentar lograr algo tan impresionante.

“Si al principio no tienes éxito, inténtalo de nuevo”, aseguró Netanyahu, tras la falla en el aterrizaje espacial.

Decenas de miles de israelíes vieron en vivo el fallido aterrizaje de la nave israelí que fue transmitido por televisión y también por Youtube y redes sociales, superando a los espectadores que lo vieron despegar desde Cabo Cañaveral en Florida el 21 de febrero a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9.

Beresheet intentó tocar tierra en la parte noreste del Mar de la Serenidad, un área plana en la superficie de la luna.

El aterrizaje hubiera convertido a Israel en el cuarto país, después de la Unión Soviética, los Estados Unidos y China, en aterrizar una nave espacial en la Luna.

La semana pasada, SpaceIL transmitió directamente desde su sala de control en Yehud, Israel, cuando Beresheet entró con éxito en la órbita de la luna en su último paso importante antes del aterrizaje, convirtiendo a Israel en el séptimo país en entrar en la órbita de la luna.

El motor de la nave no tripulada se quemó durante seis minutos, y la maniobra, la séptima de la nave espacial, se realizó con comunicación completa entre la sala de control y Beresheet. Desde entonces, se produjeron varias quemaduras menores en el motor para orientar adecuadamente la nave y permitir un aterrizaje adecuado.

Beresheet viajó más de 6,5 millones de kilómetros en sus órbitas alrededor de la Tierra y otro 1,6 millones de kilómetros más alrededor de la Luna.

La nave espacial logró tomar una selfie con la luna antes de intentar aterrizar.

Además, la nave espacial llevaba consigo una cápsula del tiempo que contiene una base de datos de cientos de archivos digitales que van desde detalles sobre el SpaceIL, la propia nave y la tripulación del proyecto hasta símbolos nacionales, elementos culturales y materiales recopilados del público en general a lo largo de los años. También una Biblia impresa en texto microscópico del tamaño de una moneda.

 

Fuente: Diario Iton Gadol