El cannabis podría ayudar en casos de autismo, según muestra un estudio israelí.

Después de seis meses de tratamiento con aceite de cannabis los investigadores registran una gran mejora en temas como la calidad de vida, la capacidad de vestirse y ducharse de forma independiente.

Ilustrativo: en esta foto del 17 de abril de 2017, varios productos de aceite de cannabis se exhiben en la oficina del Representante del Estado de Georgia Allen Peake, en Macon, Georgia. (Foto AP / David Goldman)

Se ha encontrado que el cannabis medicinal alivia los síntomas del autismo en los niños, con pocos efectos secundarios, según un estudio israelí publicado en Nature.

El estudio conjunto realizado por la Universidad Ben Gurion y el Centro Médico Soroka en Beersheba demostró que el aceite de cannabis era un tratamiento eficaz para una variedad de síntomas relacionados con el autismo, que incluyen convulsiones, tics, depresión, inquietud y ataques de rabia en pacientes menores de 18 años.

El estudio encontró que después de seis meses de consumo regular, el 30% de los pacientes reportó una mejoría significativa, el 53.7% informó una mejoría moderada y solo el 15% tuvo cambios leves o nulos.

“En general, más del 80% de los padres informaron una mejoría significativa o moderada en sus hijos”, dijo el coautor Lihi Bar-Lev Schleider en un comunicado.

El equipo analizó los datos recopilados como parte del programa de tratamiento de 188 adolescentes diagnosticados con trastorno del espectro autista (TEA) entre 2015 y 2017 para examinar un cambio en la calidad de vida, el estado de ánimo y la capacidad para realizar tareas diarias antes y después del tratamiento.

Ilustrativo: Un trabajador tiende a las plantas de cannabis en una instalación de cultivo para la compañía Tikun Olam cerca de la ciudad norteña de Safed, 31 de agosto de 2010. (Abir Sultan / Flash 90)

Después del tratamiento, el 66.8% de los pacientes reportaron tener una buena calidad de vida, más del doble del 31.3% que lo reportó anteriormente, mientras que el 63.5% dijo que tenía un estado de ánimo positivo después de los seis meses, un aumento del 42%.

Además, el 42,9% de los pacientes pudieron vestirse y ducharse de forma independiente después del tratamiento, una mejora del 26,4% y el 24,7% informó haber dormido bien y el 14% estaba bien concentrado después del estudio, en comparación con el 3,3% y el 0% respectivamente.

En la mayoría de los casos, el tratamiento consistió en aceite de cannabis que contenía 30% de aceite de cannabidiol (CBD) y 1,5% de tetrahidrocannabinol (THC). A diferencia del THC, el CBD es un compuesto no psicoactivo que se encuentra en la planta de marihuana.

“While this study suggest that cannabis treatment is safe and can improve ASD symptoms and improve ASD patient’s quality of life, we believe that double blind placebo-controlled trials are crucial for a better understanding of the cannabis effect on ASD patients,” said Dr. Victor Novak, another of the study’s authors.

“Si bien este estudio sugiere que el tratamiento con cannabis es seguro y puede mejorar los síntomas de la TEA y mejorar la calidad de vida de los pacientes con TEA, creemos que los ensayos doble ciego controlados con placebo son cruciales para una mejor comprensión del efecto del cannabis en los pacientes con TEA”, dijo el Dr. Victor Novak, otro de los autores del estudio.

El estudio, titulado “Experiencia de la vida real del tratamiento con cannabis medicinal en el autismo: análisis de seguridad y eficacia”, fue financiado por Tikun Olam, una empresa de marihuana medicinal en Israel.

La CDB ha ganado popularidad recientemente por sus beneficios para la salud, aunque ha habido una investigación científica limitada sobre su uso y sus efectos a largo plazo.

Los defensores dicen que el CBD ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud, desde aliviar el dolor hasta aplacar la ansiedad.

La base de datos de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. muestra al menos 100 estudios en todo el mundo que involucran a CBD que están reclutando sujetos o activos.

AP contribuyó a este informe.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil