Tecnología de avanzada en la lucha contra la diabetes

Créditos de las imagenes: cco.

Un innovador trabajo realizado en Israel muestra una gran promesa para los niños en las primeras etapas de diagnóstico de diabetes tipo 1. Como es el caso de “A” una niña (que dejamos bajo anonimato) que se sometió a las ocho semanas de transfusiones de alfa 1 antitripsina, un fármaco anti inflamatorio utilizado generalmente para tratar el enfisema.

“Eso fue hace dos años y medio, y ella no ha tenido que inyectarse insulina”, dijo su padre. Señala que su hija todavía tiene que cuidar sus niveles de azúcar regularmente y que su tratamiento, uno de varias docenas es todavía muy experimental.

El éxito del tratamiento fue en la tomarlo muy poco después de la aparición de síntomas, cuando el cuerpo todavía tiene un gran número de células productoras de insulina que pueden ser estimuladas por el fármaco.

El Doctor Eli Lewis, es un experto de renombre mundial en enfermedades autoinmunes y es el director del Laboratorio Clínico del Departamento de Bioquímica Clínica y Farmacología de la Universidad Ben Gurion (BGU).

En 2003, Lewis comenzó su investigación sobre el papel de la inflamación en los islotes dañados, (pequeños grupos de células productoras de insulina dispersas por el páncreas).

Durante ese tiempo descubrió que Alfa 1-antitripsina (AAT), un fármaco anti-inflamatorio basado en una proteína natural que nuestro cuerpo produce todos los días y utiliza generalmente para tratar el enfisema, no sólo ofrece una prometedora plataforma para reducir la dependencia de la insulina, sino que en algunos casos puede realmente curar a una persona de la diabetes tipo 1.

Cuando se utiliza la palabra “diabetes” debe tenerse en cuenta de que el término se limita a describir el exceso de glucosa en la sangre. Pero tenemos dos enfermedades que dan lugar a este fenómeno perjudicial.

La diabetes juvenil o tipo 1, es aquella en la que parece haber un ataque inmunológico sobre las células que producen la insulina. Estas se encuentran en el páncreas en áreas especializadas llamadas los islotes de Langerhans. La enfermedad afecta de hecho a una edad temprana, en cualquier lugar desde el medio año hasta la adolescencia, sin embargo, también encontramos casos en los adultos.

Luego está el otro tipo de diabetes, tipo 2. En este caso, la enfermedad es mucho más frecuente, de hecho estamos hablando de 10 veces más frecuente. El páncreas no está aparentemente involucrados en la causa de la enfermedad, o al menos eso es lo que se pensaba hasta hace poco. En esta enfermedad, la insulina circula por la sangre, solo que no funciona. Se debe entender que para que la insulina funcione, todo un conjunto de moléculas deben estar en su funcionando a través del cuerpo, y cuando éstas se niegan a responder a insulilna, tenemos la diabetes tipo 2.

El tratamiento se centra en la preservación de las células pancreáticas sanas y la producción natural de insulina. Los resultados de los ensayos clínicos han sido alentadores, y se ha demostrado que los ratones de laboratorio se han logrado”eliminar” la diabetes, según lo publicado por su grupo y por grupos de investigación afines independientes.

Los médicos suelen tratar el tipo 1, antes conocida como diabetes juvenil, con un régimen diario complejo de inyecciones de insulina para aumentar el suministro de la hormona que regula la glucosa en la sangre.

Un tratamiento menos común, cuando hay muy pocas células para producir los niveles saludables de insulina, es trasplantar islotes sanos, (5000 o más células – para el paciente con diabetes tipo 1).

Alrededor del 90 por ciento de esas células producen insulina. Pero como en cualquier trasplante, el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células extrañas y el rechazo obstaculiza la eficiencia, que requiere fármacos inmunosupresores.

Tales pacientes con trasplante de islotes, desde el año 2000, han regresado típicamente a la inyección de insulina dentro de los 5 años después del procedimiento.

Los investigadores del Laboratorio Clínico de Ben Gurion han encontrado una manera de utilizar Alpha 1 para ayudar al receptor del injerto a aceptar el trasplante. El medicamento ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos, lo que permite una vía rápida a los ensayos clínicos en humanos en los EE.UU., donde se estima que tres millones de personas sufren de diabetes tipo 1.

A diferencia de la diabetes tipo 1, en la cual el cuerpo no produce suficiente insulina, la diabetes tipo 2, comúnmente asociada con factores de la dieta y el estilo de vida, ocurre cuando la insulina producida no es eficaz debido a otros factores en el cuerpo.

Trayendo esperanzas para estos pacientes, Lewis dice que su equipo está ahora en condiciones de preservar islotes que anteriormente fueron víctimas de alta glucosa, ácidos grasos y toxicidad de fármacos.

Mientras que la investigación realizada se ha centrado en los trasplantes de islotes de donantes humanos, Lewis dice que su equipo pudo finalmente también cruzar la barrera para el proceso de rechazo más difícil, de tejido no humano.

Lewis dijo células de cerdos se utilizan generalmente a causa de la escasez de donantes humanos, y porque las células son las más compatibles con los humanos. Sin embargo, “el trasplante de una especie a otra es una gran barrera. Las células de una especie diferente provocan respuestas inmunes que son más difíciles de bloquear”.

Alpha 1 es una proteína que existe ya en el cuerpo y su producción aumenta cuando estamos enfermos. La administración de dosis adecuadas de la droga aumenta la capacidad de las células trasplantadas de sobrevivir a largo plazo mediante la inhibición de la inflamación y minimizando la lesión del tejido.

Los ensayos clínicos hasta la fecha han demostrado que los pacientes pueden terminar la terapia alfa 1 dentro de 8 a 12 semanas y mantener niveles adecuados de glucosa sin la insulina durante más de dos años.

“Nos dijimos, vamos a usar esta molécula que el cuerpo produce de todos modos cuando se van a recuperar los tejidos y ver si somos capaces de golpear a la diabetes tipo 1 en el punto más dinámico, que es poco después del diagnóstico”, dice Lewis.

“Esas son las pruebas que hicimos durante dos años que recién se han completado. Los resultados son bastante sorprendentes. Luego de dos o tres años… no hay anticuerpos atacando los islotes y otros parámetros son favorables en un impresionante volumen de participantes.”

Sin duda, un equipo de investigación al que deberemos seguir muy de cerca.

 

Fuente: Latam Israel