“Moisés”, un nuevo método para atacar piedras, visto como un “cambio radical” para los urólogos

La tecnología de la firma israelí Lumenis ayuda a destruir los cálculos urinarios de manera más rápida y eficiente

La tecnología “Moisés” de la empresa israelí Lumenis se considera un ‘cambio radical’ en el tratamiento de cálculos urinarios (captura de pantalla de YouTube)

Cualquier persona que haya tenido cálculos urinarios puede conocer el dolor agudo, a veces comparado con el de las mujeres en trabajo de parto, que puede acompañar a la afección, que se produce cuando los minerales se cristalizan en la orina concentrada y restringen el flujo.

A veces, los cálculos en la vejiga, como sus contrapartes que se forman en el tracto urinario superior, llamados cálculos renales, simplemente salen con la orina. En otras ocasiones, se utiliza una técnica no quirúrgica que utiliza ondas de choque de alta intensidad para romper los cálculos en fragmentos que son lo suficientemente pequeños como para pasar en la orina. Este tratamiento, sin embargo, no es efectivo para todas las piedras; pueden ser demasiado grandes o estar en un lugar difícil, por lo que a veces es necesaria la cirugía.

Uno de los métodos quirúrgicos más utilizados hoy en día es un tratamiento con láser mínimamente invasivo llamado litotricia con láser de holmio, en el que los médicos usan un rayo láser y un ureteroscopio para romper la piedra en pequeños pedazos y expulsarlas de su ubicación.

Lumenis, con sede en Israel, la firma de dispositivos médicos más grande del país, es la compañía que desarrolló hace unos 30 años el primer láser quirúrgico de holmio del mundo para destruir los cálculos urinarios, ya sea que se encuentren en los riñones, la vejiga o en medio. Ahora, ha creado una nueva tecnología, llamada Moisés, que según la compañía con sede en Yokne’am, Israel, es aún más efectiva que sus láseres de urología originales.

“El tratamiento de los cálculos urinarios es una de las áreas en las que se han producido algunos de los mayores cambios tecnológicos en los últimos 30 años”, dijo el Prof. Mordechai Duvdevani, vicepresidente de urología y director de endourología del Centro Médico Hadassah de la Universidad Hebrea, que ha comenzado a utilizar la nueva tecnología. “Con el tratamiento de piedras y la endourología, pensábamos que habíamos llegado a la cima de la innovación, pero ahora Lumenis ha desarrollado su tecnología Moisés. Después de usarlo durante dos días en Hadassah, le dije al hospital que teníamos que adquirir el sistema. Es un cambio radical”.

Duvdevani no está conectado con la compañía de ninguna manera, dijo, pero está colaborando con la firma para ver cómo se puede mejorar aún más la tecnología.

El nuevo método está astutamente nombrado. En la Biblia, el Señor le ordenó a Moisés que tomara su bastón y golpeara una roca, lo que procedió a producir agua para los sedientos israelitas que lideraba a través del desierto.

Lanzada hace un año, la tecnología tiene como objetivo ayudar a los urólogos a realizar procedimientos de endourología, en los que se utilizan pequeños endoscopios internos para extraer cálculos, de manera más rápida y eficiente. Un estudio publicado por la Universidad McGill en Canadá ha demostrado que la tecnología ahorra el 20 por ciento del tiempo del procedimiento, lo que significa menos tiempo de anestesia para el paciente y menos tiempo de cirugía para el médico, lo que ahorra dinero.

“Los médicos que utilizan nuestra tecnología dicen que ayuda a reducir el tiempo del procedimiento y para ciertos pacientes incluso evita la necesidad de una segunda cirugía, ya que los casos complejos se pueden realizar en un procedimiento más corto”, dijo Ayelet Barneah, la jefe de la unidad de negocios quirúrgicos en Lumenis, en la que la urología es un componente importante. “Los médicos dicen que esta es la mayor innovación en el campo desde que inventamos el tratamiento con láser de holmio para urología hace 30 años”.

Ayelet Barneah, Jefe de la Unidad de Negocios Quirúrgicos de Lumenis Ltd. (Cortesía)

La nueva tecnología controla mejor el suministro del impulso del láser, que se emite en dos partes. Según Barneah, la primera parte del impulso crea una pequeña burbuja de vapor alrededor de la piedra, mientras que la segunda parte del impulso se transmite a través de la burbuja de vapor, llegando así a una distancia mayor y entregando la energía de manera más eficiente.

“Cuanto mayor es la energía del impulso del láser, más efectiva es la ruptura de la piedra”, dijo.

Sin embargo, esta gran cantidad de energía a veces hace que la piedra rebote por el impulso y se aleje, un efecto que se llama retropulsión. Esto hace que el cirujano necesite volver a ubicar la piedra durante el procedimiento y, a veces, hace que la piedra migre a lugares difíciles de alcanzar; en algunos casos se necesita una segunda cirugía.

La entrega de impulsos en dos partes del sistema Moisés “resuelve el compromiso entre la eficiente fragmentación de la piedra y la retropulsión”, dijo Barneah. “Con Moisés, es como si la piedra estuviera realmente atraída como un imán al láser. Esto ahorra tiempo al procedimiento porque reduce significativamente la retropulsión y minimiza la migración de la piedra”.

Moisés golpeando la piedra, Pieter de Grebber, 1630 (Dominio público)

La tecnología, que ha sido patentada en los EE.UU. y pronto será patentada en Europa, se está vendiendo a nivel mundial, y “algunas de las instituciones más grandes e influyentes del mundo la utilizan e investigan”, dijo Barneah. “Por ejemplo, en el último Congreso Mundial de Endourología, celebrado en París del 20 al 24 de septiembre, resúmenes fueron presentados por la Universidad de Michigan, el Centro Médico de la Universidad de Duke y la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana que muestran las ventajas de la tecnología en términos de fragmentación y eficiencias del procedimiento”.

En Israel, el Centro Médico Hadassah en Jerusalén y el Hospital Rambam en Haifa y Asaf Harofe, cerca de Tel Aviv, han adoptado la tecnología, mientras que tres o cuatro más la están evaluando, dijo.

Examinando otros usos también

“Recién estamos empezando”, dijo. “Ya contamos con evidencia clínica significativa sobre las ventajas de Moisés en el tratamiento de piedras, y ahora nos estamos enfocando en generar el mismo nivel de evidencia para el tratamiento del agrandamiento de la próstata”.

Con ese fin, se están realizando ensayos clínicos en un hospital de los Estados Unidos. Además, la compañía está tratando de determinar las ventajas de usar el nuevo sistema para tratar el carcinoma de células de transición y otros tumores en el sistema urinario.

Fundada en 1973, Lumenis fabrica dispositivos clínicos mínimamente invasivos que van desde el mercado de la estética, por ejemplo, para la depilación y los tratamientos de la piel, hasta el tratamiento de enfermedades oculares y usos quirúrgicos, como sus productos de urología.

En 2015, el grupo XIO adquirió la compañía por unos $ 510 millones, lo que excluyó las acciones de la empresa del Nasdaq. En mayo, el sitio web financiero de Calcalist dijo que la firma estadounidense de capital privado CVC Capital Partners está en conversaciones avanzadas para comprar Lumenis a XIO por unos $ 800 o $ 900 millones, citando a personas familiarizadas con el tema.

Barneah se negó a comentar sobre los informes sobre una posible venta de la compañía.

Lumenis emplea a 400 trabajadores en Israel y alrededor de 1,400 en todo el mundo.

 

Traducción: Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: The Times of Israel