El espacio: frontera final de Israel

Opher Doron de la División Espacial Aerospace Industries de Israel habla sobre misiones lunares y nano-satélites con la ‘Revista’ en el 30° aniversario del primer lanzamiento de un satélite de Israel.

El módulo de aterrizaje de SpaceIL – SpaceIl es una organización sin fines de lucro israelí, establecida en 2011, que compitió en el Premio Lunar X de Google para aterrizar una nave espacial en la luna. (Foto: SPACEIL IAI)

“El espacio es emocionante”, dice Opher Doron, al describir la expresión de los niños que visitan Israel Aerospace Industries para aprender cómo Israel explora lo desconocido. “Es una gran sorpresa” para ellos. “Están hablando de Marte hoy en día y exploración, cometas, aterrizajes. Entonces el espacio es emocionante. Es la última tecnología. Reúne todo lo relacionado con la tecnología, desde la física, la ingeniería, los lanzadores y cargadores, lo que sea, ahí está”.

Hoy Israel apunta a ser el cuarto país en llegar a la luna. También está desarrollando nano-satélites, pequeños satélites del tamaño de un cartón de leche, e Israel es pionero en las fotos de alta resolución de los satélites diseñados específicamente para ayudar a la investigación ambiental. En una época en la que los programas espaciales en algunos países occidentales parecen estar osificándose, Israel está haciendo lo que mejor hace: ser innovador y autosuficiente.

Hoy IAI está celebrando 30 años en el espacio. Los orígenes del programa espacial comienzan en la década de 1980 cuando Menachem Begin fue primer ministro. La Agencia Espacial de Israel fue creada en enero de 1983 bajo el Ministerio de Ciencia, que a su vez era un ministerio incipiente. IAI construyó el primer satélite de Israel, el Ofeq-1. El satélite de 157-kg. fue lanzado en un cohete Shavit en Palmahim, al sur de Tel Aviv. Fue lanzado hacia el oeste debido a los vecinos hostiles de Israel hacia el este y entró en una órbita terrestre baja, dando vueltas alrededor de la tierra cada 90 minutos. Israel se convirtió en el octavo país en poner su propio satélite en el espacio.

“Treinta años es mucho tiempo para todo y un buen momento para mirar hacia atrás y adelante”, dice Doron. Israel ha logrado mucho desde entonces. El sector espacial está en auge, dice.

“Hemos lanzado una gran cantidad de satélites y tenemos algunos de los mejores satélites del mundo en el espacio, proporcionando una resolución increíble y una cobertura fantástica de áreas extensas”. Estos pueden proporcionar imágenes nítidas de alta calidad y son rentables. En términos de costo y peso, Israel es un líder mundial, dice.

Los satélites que Israel lanzó han sobrevivido a la esperanza de vida que esperaban. Algunos fueron diseñados para cuatro años y sobrevivieron 15 años. “Entonces Israel ahora puede mirar con gran detalle donde sea que necesite mirar y esa es una parte importante de la estrategia nacional. El programa logró no solo los objetivos establecidos en lo macro, sino también superó las expectativas en calidad y cantidades”.

La línea de satélites de reconocimiento Ofeq que entró en servicio por primera vez hace unos 30 años todavía está proporcionando a Jerusalén la mejor inteligencia disponible. Por ejemplo, cuando el Ofeq-10 entró en órbita en abril de 2014, el entonces ministro de defensa Moshe Ya’alon dijo que era un testimonio de la “impresionante capacidad del Estado de Israel para desarrollarse y liderar en el frente tecnológico”. Mejoraría las capacidades de inteligencia del Estado de Israel, dijo, “y permite que el estamento de defensa maneje mejor las amenazas que están cerca y lejos, en cualquier momento del día, en todo tipo de clima”.

En septiembre de 2016, el Ofeq-11 se convirtió en el más reciente de estos satélites de reconocimiento en entrar en órbita.

Estos satélites han tenido implicaciones muy importantes del mundo real. Cuando Ofeq-7 entró en el cielo nocturno desde Palmahim en junio de 2007, Reuters señaló que el “satélite espía proporcionaría una vigilancia de alta calidad sobre enemigos como Siria e Irán, rivalizando con las capacidades de Estados Unidos”. Poco después de su lanzamiento, según el Sunday Times (Londres), el satélite fue desviado de cubrir Irán a cubrir Siria.

“Imágenes de alta calidad de un área del noreste cada 90 minutos” pronto estaban llegando. Hizo que “sea fácil para los especialistas de la fuerza aérea detectar las instalaciones”. La instalación en cuestión era el sitio de al-Kibar, el reactor nuclear que el régimen sirio estaba desarrollando. Basado en el reactor Yongbyon 1 de Corea del Norte, el sitio fue bombardeado el 6 de septiembre de 2007, destruyendo los planes de Siria. El 7 de septiembre, un satélite israelí fotografió el sitio dañado. Las fotos se publicaron solo 10 años después, en septiembre de 2017, pero muestran claramente la importancia de que Israel construya y ponga en marcha sus propios satélites para defenderse de las amenazas.

La división espacial de IAI y gran parte de la tecnología de vanguardia en la que Israel está trabajando se encuentra en un complejo en Yehud, no lejos del aeropuerto internacional Ben-Gurion. Para ingresar a la bodega donde se encuentran los satélites, uno debe ponerse una bata blanca, un gorrito y un tejido estéril para cubrir los zapatos. Dentro de una sala con aire acondicionado hay una variedad de satélites, algunos de ellos maquetas o modelos. Algunos de los pequeños nano-satélites, que parecen un juguete con el que un niño podría jugar, están en un estuche. En el otro extremo de la sala, se ve a un grupo de personas agrupadas junto a lo que parece un módulo de aterrizaje lunar de la década de 1960. Y, de hecho, es parte del programa israelí SpaceIL en IAI, que, si alcanza la luna, convertirá a Israel en el cuarto país (después de EE.UU., China y Rusia) en llegar allí.

Se supone que se lanzará desde Cabo Cañaveral a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9. Con un peso de solo 600 kilogramos, no es tan grande como el Módulo Lunar Apollo 11, que pesó 4.000 kg. La misión SpaceIL comenzó como parte del premio Lunar XPrize de Google, que se anunció en 2007. Por un premio de $ 30 millones, un equipo financiado por fondos privados tenía que aterrizar un robot en la luna y hacer que se movilizara 500 metros y transmitiera imágenes de regreso. Pero en enero de 2018, quedó claro que ningún equipo podría lanzar una misión a la Luna antes de la fecha límite de marzo de 2018 y que la oferta del premio en efectivo parecía haber terminado.

Pero SpaceIL decidió seguir avanzando. En una conferencia de prensa en julio, Morris Kahn, presidente de la organización sin fines de lucro SpaceIL, dijo que después de ocho desafiantes años, “estoy orgulloso de que la primera nave espacial israelí, que se encuentra en su fase final de construcción y pruebas, pronto saldrá en su camino hacia la luna”. Los fundadores de SpaceIL, Yariv Bash, Kfir Damari y Yonatan Weintraub cumplirán su sueño de alcanzar la luna. El proyecto ha crecido mucho más allá de la competencia inicial. Según el IAI, “ha encendido la imaginación de unos 900,000 niños en todo el país, con la ayuda de una amplia red de voluntarios”. También ha reunido a una amplia gama de donantes, desde Kahn hasta la Dra. Miriam y Sheldon Adelson, Sammy Sagol, Lynn Schusterman y Steven Grand.

Para Doron, quien sirvió en la armada en la década de 1980 cuando Israel fue por primera vez al espacio, la historia del programa espacial de Israel está compuesta por visionarios.

“Vino de jóvenes visionarios que dijeron que podemos hacer esto; pueden haber sonado como locos, pero tenían razón y el liderazgo lo entendió. Para nuestra seguridad, debemos ser capaces de ver lo que está pasando más allá; de esa estrategia juntaron a los mejores que había, aquellos que se especializaron en sistemas militares, para comenzar a aprender sobre el espacio. Y he aquí, años más tarde estábamos mirando hacia abajo y tomando fotos y teníamos nuestro propio lanzador. Muy pocos países hacen eso”.

Sin embargo, Israel no puede descansar sobre sus laureles; debe seguir corriendo hacia adelante.

Israel ha puesto siete satélites de comunicaciones Amos en el espacio y a principios de este mes dijo que buscaría construir Amos-8. Uno de estos satélites, Amos-6, fue destruido en un incendio en 2016 en Florida.

“Estoy muy contento de que el gobierno haya decidido que esto era un importante activo estratégico nacional y decidió garantizar que el próximo satélite de comunicación se construya en Israel. El próximo Amos será un satélite increíble”, dice Doron. Israel ha invertido mucho en traer tecnología a Israel para que el satélite tenga una “carga útil sofisticada para dar a los usuarios más de lo que reciben con los satélites analógicos”. Esperamos que el programa se ponga en marcha en los próximos meses. Será de lejos el más avanzado jamás construido en Israel y uno de los más avanzados del mundo”.

Uno de los obstáculos que Israel enfrenta, además de ser un país pequeño, es que debido a que los satélites generalmente han sido un problema de seguridad, la inversión civil ha quedado rezagada. El programa espacial civil de Israel tiene un pequeño presupuesto en comparación con otros en todo el mundo.

“Y no estoy hablando de presupuestos absolutos”, dice Doron. “Nos encantaría tener un presupuesto de $ 20 mil millones de la NASA, pero incluso el presupuesto per cápita, donde la NASA obtiene alrededor de $60 por año per cápita y en la UE $10 a $20 per cápita, Israel usa $2 a $3 por año per cápita”. Eso significa que Israel no está colocando muchos satélites de investigación, como otros países lo están haciendo.

Las cosas cambiaron en agosto del año pasado, cuando se lanzó el satélite Venus de investigación ambiental de monitoreo agrícola en cooperación con la agencia espacial francesa.

“Venus es una prueba más de las inmensas capacidades tecnológicas de Israel”, dijo el ministro de Ciencia y Tecnología, Ofir Akunis. “Somos una superpotencia científica, tecnológica y espacial con la que el mundo entero colabora. Muchos países disfrutarán de los hallazgos de Venus en un futuro muy cercano, a propósito de la investigación ambiental, agrícola, hídrica y alimentaria”.

Doron espera que Israel comience a invertir más en este tipo de esfuerzos en el futuro.

En la película Apolo 13, hay una escena en la que los hombres en el averiado módulo de servicio que se dirige a la luna se dan cuenta de que Estados Unidos ni siquiera estaba sintonizando la misión en 1970. El espacio ya había perdido su atractivo. La luna parecía aburrida. El último transbordador espacial de EE.UU. fue retirado en 2011. El espacio parece menos interesante e inspirador. Pero Doron dice que el programa espacial de Israel y proyectos como SpaceIL están inspirando a una nueva generación.

“Lo veo en los niños y lo veo en mí mismo – es emocionante. ¿Es tan emocionante como 1969? Probablemente no, pero sigue siendo una gran sorpresa, están hablando de esto”. Nada es más complicado que el espacio y las personas de cinco a 95 años están emocionadas. “Uf, podemos hacer cualquier cosa”, es el espíritu entre los jóvenes. “La tecnología es ordenada. No seamos todos abogados, estudiemos ingeniería”.

Cuando aquellos que se gradúen hoy con títulos que puedan conducirlos al programa espacial de Israel elijan en qué trabajar, tendrán una serie de proyectos al alcance de la mano. Más allá de las series Amos y Ofeq, IAI también está trabajando en nano-satélites. Esto reduciría el peso del satélite a menos de 100 kg. y más, hasta incluso unos pocos kilos.

“Hay muchas cosas interesantes que se pueden hacer cuando se pone una gran cantidad de satélites pequeños en observación o comunicación de la Tierra”, dice Doron. “Cuando tienes mucho dando vueltas alrededor de la Tierra, la frecuencia con la que podrán ver y comunicarse es repentinamente mucho mayor”. Por ejemplo, una órbita normal puede significar que el satélite pasa una o dos veces al día, pero cuando tienes numerosos satélites pequeños como parte de un tipo de arreglo, entonces podrías estar monitoreando cosas constantemente.

Pero incluso cuando son pequeños, sigue siendo caro propulsarlos hasta allá. La “operación cuesta dinero, por lo que se quiere que duren mucho tiempo, y para que sea más económico, de cientos de millones a decenas de millones de dólares, incluidos los costos de lanzamiento y deberían durar unos años, por lo que es un gran paso hacia adelante en metodologías de diseño”, dice.

Todo este sistema de construcción de satélites más pequeños podría llamarse la próxima frontera o “nuevo espacio”. Es “emocionante”, dice Doron. “No estamos detenidos. Hemos tenido una carrera fantástica y seguimos corriendo en nuevas direcciones”.

(Traducido por el Consulado General H. de Israel en Guayaquil)

The Jerusalem Post