¿Fuera, Freud? Startup dice que puede detectar la depresión analizando tu voz

La empresa israelí VoiceSense afirma que su software puede diagnosticar enfermedades mentales al escuchar grabaciones de conversaciones telefónicas.

Imagen ilustrativa de alguien con depresión (Favor_of_Dios, iStock de Getty Images)

Hablar con un paciente es una de las herramientas de diagnóstico más importantes que los médicos tienen para determinar la depresión. Ahora, una startup israelí afirma que puede ayudar a los médicos a diagnosticar la depresión y otras enfermedades mentales a través del análisis de la voz de un paciente.

“Hoy no existen biomarcadores para rastrear la depresión”, dijo Yoav Degani, fundador y director ejecutivo de la firma de análisis predictivo del habla VoiceSense. “Nuestro producto ofrece un análisis psicológico objetivo y es muy accesible”, proporcionando una imagen no solo de la salud mental sino también del bienestar de una persona, dijo.

VoiceSense, fundada en el 2000, está llevando a cabo un ensayo clínico de su tecnología de análisis predictivo basada en el habla para detectar la depresión en el Centro de Salud Mental de Beer Yaakov, el más grande de Israel, para ver si existe una correlación entre los patrones del habla y la depresión y otros trastornos mentales, incluida la esquizofrenia. El ensayo también verá si es posible rastrear los cambios en los patrones del habla, para comprender los cambios en el estado de salud mental de una persona.

Con el permiso del paciente la empresa recopila sus conversaciones telefónicas y analiza no el contenido sino elementos de discurso prosódicos o no contenidos.

“Los resultados preliminares son significativos y muestran patrones de habla típicos que caracterizan a la población depresiva frente a aquellos que no lo son, y muestran cambios en los patrones del habla cuando una persona está deprimida”, dijo Degani en una entrevista telefónica.

El análisis estudia una variedad de parámetros que incluyen el nivel de energía de la voz, el flujo del habla, su nivel emocional y sentimiento, ansiedad y estrés, entonación y ritmo y otros indicadores para capturar el estado de ánimo del hablante, explicó.

“El software es independiente del lenguaje”, dijo Degani, y ya ha sido validado en una amplia gama de idiomas, incluidos los idiomas occidentales, del inglés al polaco y francés, así como en los idiomas del Lejano Oriente que son tonales, en los que al pronunciar palabras con diferente tonos se cambia el significado de la palabra, incluso si la pronunciación es la misma, como mandarín y punjabi.

La compañía ha estado recolectando datos de patrones de discurso y analizando conversaciones de teléfonos celulares durante más de una década. Su objetivo es proporcionar una indicación en tiempo real del estado de ánimo de una persona mediante la comparación de datos recogidos de conversaciones actuales con un perfil de personalidad que el software ha creado en base a conversaciones anteriores.

Yoav Degani, fundador y director ejecutivo de VoiceSense (Cortesía)

Más de 300 millones de personas de todas las edades sufren de depresión a nivel mundial y la enfermedad es la principal causa de discapacidad en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Alrededor del 6.7 por ciento de todos los adultos estadounidenses sufrieron al menos un episodio depresivo mayor en 2015, es decir unos 16.1 millones de adultos, mayores de 18 años, según la Asociación de Ansiedad y Depresión de América.

“Si podemos predecir los grupos de riesgo por adelantado, las personas podrán obtener un mejor tratamiento y evitar la hospitalización o evitar hospitalizaciones repetidas”, dijo Degani. Idealmente, en el futuro, las personas darán muestras de voz a los médicos para controlar su bienestar, al igual que hoy en día dan muestras de sangre, agregó.

Imagen ilustrativa de la depresión (bodnarchuk; iStock de Getty Images)

El profesor Yechiel Levkovitz, director del Centro de Salud Mental Beer Yaacov y presidente del departamento de psiquiatría de la Universidad de Tel Aviv, dijo que los resultados preliminares del ensayo “son muy buenos y muestran la eficacia del sistema”.

“Cuando nuestros pacientes se van a casa, rezamos para que podamos identificar los cambios en su situación a través de sus teléfonos celulares”, dijo.

Otros también están desarrollando formas de diagnosticar enfermedades a través del análisis de voz. El psiquiatra e investigador Charles Marmar está recolectando muestras de voz de soldados veteranos y analizando señales como tono, frecuencia, ritmo, para detectar signos de trastorno de estrés postraumático, depresión y lesión cerebral traumática, mientras que los investigadores de la Universidad del Sur de California han desarrollado una herramienta llamada SimSensei que analiza los sonidos vocálicos para detectar la depresión y el TEPT.

“Hay muchos enfoques diferentes para aprovechar el análisis del habla en el cuidado de la salud y el control del bienestar. Cada uno tiene sus propios métodos y enfoques”, dijo Degani. “Nuestro enfoque es altamente preciso en base a muchos años de investigación. Y nuestra tecnología es única e independiente del idioma, la cultura y las diferencias individuales. Otra ventaja comparativa de nuestro enfoque es que la tecnología funciona de manera efectiva en entornos ruidosos”.

Otras aplicaciones de la tecnología de análisis de voz desarrolladas por la empresa abordan el mercado comercial y empresarial, proporcionando a las empresas, compañías de seguros y bancos análisis de las conversaciones con los clientes para evaluar su riesgo de incumplimiento o su lealtad a la marca.

La tecnología de la compañía ha sido capaz de predecir si un cliente que está llamando al banco para un préstamo podrá pagar el préstamo o no, dijo Degani.

¿No es esto algo espeluznante? “Todo el análisis de salud se realiza por consentimiento”, dijo Degani. “No podemos analizar la voz de una persona sin su consentimiento”. Y al igual que una persona se somete a un análisis de sangre para la prueba de ADN, la gente tendrá que dar su consentimiento para analizar su voz.

Degani, que sirvió en la élite 8200 del ejército de inteligencia de Israel, trabajando en el procesamiento de señales, se convirtió en psicólogo clínico. La compañía, dijo, “combina mis dos mundos”.

Hasta la fecha, la firma ha recaudado alrededor de $6 millones de inversores privados y opera desde Herzliya.

VoiceSense pretende comenzar pronto una fase de prueba de concepto de su tecnología en Estados Unidos, Alemania y otros países europeos, dijo, donde se les pedirá a los pacientes que usen la tecnología en su vida cotidiana, como parte de un marco experimental. La compañía busca paralelamente ampliar su base de clientes para análisis empresariales, dijo Degani.

 

Fuente: The Times of Israel
Traducido: Consulado General H. de Israel en Guayaquil