El local de Falafel más popular de Tel Aviv

Febrero 8 del 2018

Daniel Zeidman desde el mostrador de Super Falafel llena un esponjoso pan de pita casero con las bolas de falafel. El platillo tiene dos versiones de salsa picante, una verde (cielo) y una roja (infierno).

Delgado y fibroso, Zeidman, de 58 años, parece que rara vez consume las bolas de falafel que fríe desde las 10 hasta las 20 la mayoría de los días, menos los sábados que está cerrado por Shabat.

La gente comienza a hacer fila y todos esperan pacientemente, esquivando el estereotipo del impaciente israelí. Las bolas de falafel gratis ayudan, al igual que los saludos. “Bienvenido, amigo”. “Estaré bien contigo; Sé que tienes hambre”. Dentro de la vitrina de delicatessen, en medio de ensaladas multicolores y otros condimentos, hay un conjunto de tres modelos de ensaladas de col en diferentes colores. Brillan bajo la luz del sol de mediodía de invierno, una versión israelí de la comida falsa que se ve en los restaurantes en Japón.

El 75 por ciento de su negocio son clientes habituales, siempre trata de mantener esa ventaja para atraer a los otros 25. Mientras habla, crea dos capas arquitectónicas definidas de falafel y lloviznas de amba, encurtido de mango salado con raíces en Yemen y la India, uno encima del otro, con velocidad y precisión. Rocía todo con tahini y se lo pasa al otro lado del mostrador.

Para algunos, hacer falafel es un trabajo. Para Zeidman, fue su salvación, rescatándolo de un momento particularmente difícil en su vida. “Estaba desempleado, mis padres se enfermaron y murieron de cáncer en una sucesión rápida, mi esposa se divorció de mí y tuve que apoyar a un niño de dos años que solo tenía arroz para comer. No tenía idea de lo que iba a hacer”.

Una noche revisando las pertenencias de sus padres cuando se encontró con una escritura árabe garabateada en un pedazo de papel. Se lo llevó a su rabino, quien le dijo que parecía ser instrucciones para hacer falafel.

Después de pagarle a alguien 150 shekels para traducirlo al hebreo, siguió la receta al pie de la letra, utilizando la picadora de carne manual de su madre. “Llevé el producto final a mi vecina Ashkenazi. Cuando ella me suplicaba por la receta, sabía que tenía algo”. Abrió en 2004. Catorce años después, Super Falafel es una institución oculta en un tramo de Allenby Street en el centro sur de Tel Aviv.

Super Falafel ocupa una esfera humilde, que en gran medida está fuera del alcance de las redes sociales, pero es lo más importante para una clientela extremadamente leal. No hay sopas o jugos de frutas frescas o incluso berenjenas fritas para rellenar las pitas. Solo falafel, todo el día, desde la mañana hasta la noche, distribuido por Daniel y su empleada Shlomi, un ser humano entusiasta, amable y que tiene los nombres de sus tres hijas tatuados en el antebrazo.

 

Fuente: Diario Iton Gadol