La tecnología para controlar el tráfico está en camino

Febrero 7 del 2018

La compañía israelí Waycare ha puesto en marcha programa piloto en E.U. cuyos resultados podrían hacer que viajar sea más eficiente y seguro.

Foto de Wang An Qi/Shutterstock.com.

Los límites de velocidad, los accidentes y los atascones de tráfico pueden convertirse en cosa del pasado (o al menos dejar de ser molestos) gracias a tecnología que ofrece una nueva compañía israelí llamada Waycare.

Con 10 empleados en su sede en Tel Aviv y una oficina satélite en Palo Alto, Calif., Waycare está ayudando a que la ciudades inteligentes sean realmente inteligentes monitoreando todo lo que tenga que ver con tráfico: flujo, semáforos, sensores, cámaras de seguridad e información enviada por automóviles conectados. La firma consolida y analiza la información que recibe en el centro de control de tráfico de una ciudad.

Waycare ha puesto en marcha un programa piloto en Las Vegas, Nev. Los resultados podrían hacer que viajar sea mucho más eficiente y, lo que es más importante, seguro.

“Los límites de velocidad fijos son algo estúpido”, dijo el director ejecutivo de la compañía, Noam Maital, a ISRAEL21c. “No se necesita el mismo límite de velocidad a medianoche que a las seis de la mañana o si está lloviendo”.

Así pues, estos podrían ser variables dependiendo de los datos recibidos, tanto los que están archivados y los que llegan en tiempo real, de un tramo determinado de la vía.

¿Y qué pasa con los accidentes? Las ciudades ya saben dónde y cuándo son más probables que ocurran los accidentes menores, pero la policía sólo acude después del hecho, dijo Maital. ¿Qué pasa si los operativos de asistencia son emplazados antes de que ocurran?

El tráfico se controla desde centros como éste. Cortesía Waycare.

La tecnología de Waycare divide cada día en segmentos de dos horas. “Vemos dónde es más probable que ocurran incidentes de tráfico en ese plazo y, dependiendo de ello, cambiamos la forma de operar: de reactiva a proactiva”, dijo Maital.

Waycare le da indicaciones al operador en forma automática y manual.

Al establecer una red de información recogida por las numerosas cámaras de tráfico que ya existen, un centro de control de tráfico puede ver lo que sucede antes de que lleguen la policía y las ambulancias en caso de un accidente. “De esa manera, la asistencia no llega a ciegas. Saben lo que van a necesitar”, explicó Maital.

El interés por esta tecnología es mundial. La Patrulla de Carreteras de Las Vegas está trabajando con la compañía para poner en práctica sistemas para “atenuar el tráfico”, como señales llamativas que alertan a los conductores de que hay una zona de peligro adelante. Pronto se pondrá en marcha un segundo programa piloto en Tampa, Fla.

Un agente de la Patrulla de Carreteras de Las Vegas usa la tecnología de Waycare para supervisar el tráfico. Cortesía.

La clave para hacer funcionar un sistema como Waycare es poder incorporar información de los vehículos en circulación, que será pronto una realidad: 30% de los automóviles nuevos están conectados, lo que significa que envían información automáticamente sobre cómo están siendo conducidos a alguien, como por ejemplo, un supervisor de flotas.

La información también puede venir del dispositivo GPS del teléfono del conductor. Las aplicaciones como Waze y Google Maps registran la velocidad, cuando frena o cuando hay un embotellamiento de tráfico.

La próxima generación de vehículos autónomos aumentará la cantidad de información que se genera exponencialmente. Pero los centros de tráfico de la ciudad no están preparados para tal avalancha de información.

“Estamos colocando autos inteligentes en carreteras que son anticuadas”, se lamentó Maital. “Los vehículos autónomos están preparados para generar de uno a cuatro terabytes de datos cada día. Los centros de gestión de tráfico actuales sólo tienen capacidad para procesar de 20 a 50 gigabytes de datos en total para toda una ciudad. Vamos hacia un embotellamiento en el que no podemos poner vehículos autónomos en las carreteras porque las infraestructuras no están preparadas para eso”.

Actualizar los sistemas de tráfico es fundamental. En todo el mundo, 1,3 millones de personas mueren en carreteras cada año, y otros 20 millones resultan heridos, muchos de los cuales quedan incapacitados. Los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte entre jóvenes de 15 y 29 años en Estados Unidos.

“Es necesario que haya un cambio en la forma en que las ciudades hacen frente al transporte multimodal”, dijo Maital.

Noam Maital, director ejecutivo de Waycare. Foto de Kfir Ziv.

Maital puso en marcha Waycare hace dos años, junto con Shai Suzan e Idan Hahn, director de sistemas de información y de tecnología de la firma, respectivamente, con la esperanza de resolver un problema que descubrió en su investigación.

“Las sumas [de dinero] destinadas a la prevención de homicidios o terrorismo no son proporcionales a las que se dedican a combatir las muertes por accidentes en carretera. Así que nos pusimos a pensar cómo podríamos usar tecnologías, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, para tener un impacto positivo en la población”, explicó Maital a ISRAEL21c.

Los inversores iniciales de Waycare —Spider Capital, Innogy SE, Goldbell Investments, UpWest Labs, Janom, Zymestic Solutions y SeedInvest— están ayudando a que la empresa se expanda más en Estados Unidos, Europa y Asia. La firma, que recaudó recientemente 2,3 millones de dólares en una ronda de financiación, tiene planeado colaborar con proveedores de sistemas de navegación y telemática.

“Waycare está en camino para crear el sistema operativo para las ciudades inteligentes”, dijo Michael Neril, socio director de Spider Capital.

 

Fuente: Israel 21C