El aeropuerto de Eilat estaría listo a finales de 2018

Foto: Proyecto de Aeropuerto Ramón

En marzo de 2016, el ministro de Transporte, Israel Katz, proclamó con orgullo que el nuevo aeropuerto Ramón cerca de Eilat, llamado así en honor al difunto astronauta Ilan Ramón, estaría listo en poco más de un año.

El año ya pasó y el trabajo en el aeropuerto continúa. La Autoridad de Aeropuertos de Israel dice que espera que la instalación finalmente se abra en algún momento en 2018, pero se niega a ser más específica sobre la fecha. Fuentes de la industria creen que será a fines del próximo año.

El aeropuerto Ramón está diseñado para transportar a los turistas dentro y fuera de la localidad turística sureña de Eilat, que ahora cuenta con un pequeño aeropuerto municipal y la base aérea de Uvda. Una vez descartado como un proyecto faraónico insostenible, Ramón ahora es considerado como un proyecto financieramente viable ya que el turismo de Eilat ha disfrutado de un gran reimpulso.

Gracias a una iniciativa del Ministerio de Turismo para subvencionar a las aerolíneas que vuelan en los turistas de Europa, unos 128.000 visitantes volaron a Eilat el año pasado. Esta temporada de turismo de invierno debería ver 55 vuelos que llegan a Eilat cada semana.

La mayor parte de las demoras en completar la construcción del Aeropuerto Ramón, que comenzó hace cuatro años y medio y está en 1.700 millones de shekels (480 millones de dólares) proviene de cambios en los requisitos de seguridad, la mayoría surgidos del trauma de la última guerra de la Operación Margen Protector.

Durante la guerra de 2014, un cohete de Hamás se estrelló cerca del Aeropuerto Internacional Ben-Gurión, lo que provocó que la Autoridad Federal de Aviación de Estados Unidos prohibiera a los transportistas estadounidenses aterrizar allí durante casi dos días. Las aerolíneas extranjeras siguieron su ejemplo.

Los funcionarios se dieron cuenta de que sin Ben-Gurión, la principal puerta de enlace internacional del país, Israel no tenía un aeropuerto internacional que pudiera servir como sustituto en caso de emergencia. Como resultado, Katz ordenó cambios a los planes originales del aeropuerto. Las pistas se extendieron a una longitud de 3.6 kilómetros, 500 metros más de lo planeado, para acomodar todo tipo de aeronaves, incluso aviones jumbo. También duplicó la capacidad del aeropuerto para estacionar aviones a la cantidad de 60.

Más allá de eso, el aeropuerto Ramón tiene necesidades de seguridad especiales propias. El protocolo final para el aeropuerto solo se completará en febrero, dijeron las fuentes. La instalación en el sur del Valle de Arava, ubicada cerca de la frontera jordana, presenta requisitos de seguridad especialmente desafiantes. Uno de esos requisitos es una valla perimetral, que será de decenas de metros de altura cuando se complete.

Ramón enfrenta otras posibles demoras. Necesita una licencia de operación internacional, que llevará varios meses obtener. También hay un largo período de prueba ya que la Autoridad de Aeropuertos aprenderá a sincronizar los múltiples sistemas de ese aeropuerto, que van desde el reclamo de equipaje hasta la recolección de basura. Un sistema que funciona mal podría retrasar la fecha de apertura.

Además, la ciudad de Eilat amenaza con bloquear la apertura si no se realizan mejoras en la Ruta 90, la carretera que une a Ramón con la ciudad.

Mientras tanto, el Jefe de la policía de Israel, Roni Alsheich, ha dicho que no dará su aprobación para abrir el aeropuerto si no hay una presencia policial adecuada.

Eso significa albergar una estación de policía permanente a un costo anual de 18 millones de shekels, un desembolso que hasta ahora ningún organismo gubernamental ha aceptado otorgar. El servicio de bomberos está haciendo demandas similares.

 

Fuente: Aurora Digital