Rivlin acogió a líderes musulmanes israelíes y a diplomáticos extranjeros para Iftar

El presidente Reuven Rivlin los recibió ayer por la noche en su residencia en Jerusalem para la comida tradicional de Iftar que marca el final del ayuno del Ramadán.

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, recibió ayer por la noche a los líderes musulmanes de la sociedad israelí junto con diplomáticos extranjeros de los estados musulmanes para una comida tradicional de Iftar, marcando el final del ayuno del Ramadán, en su residencia en Jerusalem.

El presidente de la Corte de Apelaciones de Shariya, el Qadi Abed Alhakim Samara, el presidente de los Jefes del Consejo Regional Árabe y el Alcalde de Sakhnin Mazen Ganim, así como el Rabino David Menachem, también se asistieron a la cena. Además, estuvieron presentes los embajadores de Egipto, Jordania, Turquía y Kazajstán, así como Qadis, jefes de autoridades regionales, representantes de las Fuerzas de Defensa de Israel, Policía, Servicios Penitenciarios, figuras destacadas de la industria israelí, académicos, profesores y médicos.

“Ramadán es el mes más sagrado para los musulmanes de todo el mundo. Es un símbolo de los mismos valores básicos, de importancia sin precedentes: la familia y la comunidad, la caridad y el cuidado de los débiles, la reflexión espiritual y la búsqueda del alma. Estos son los valores con los que cada ser humano puede y debe identificarse. Estos son los valores que tienen el poder de elevar a todas las comunidades y de reunir a las comunidades y los pueblos”, agregó Rivlin.

En relación con la reciente violencia en las ciudades árabes israelíes, el presidente manifestó que no se podrá desarraigar la violencia “sin una cooperación completa entre las partes, entre las fuer-zas y las fuerzas de seguridad del Estado de Israel, cuyo deber es proporcionar un sentido de seguridad a cada ciudadano, y entre el liderazgo político y civil árabe”. Además añadió: “Habrá períodos difíciles, pero vamos a perseverar. Este es nuestro deber, esta es la misión de nuestra generación para asegurar a nuestros nietos un futuro en el que se entienda que no estamos condenados a vivir juntos, estamos destinados a vivir juntos”.

El presidente manifestó que en las próximas semanas, buscarán acoger una reunión de trabajo entre los líderes de la policía y los jefes de las autoridades regionales árabes para “fomentar la confianza y la cooperación”. Además, añadió: “Espero y rezo para que la fractura actual nos acer-que a las decisiones correctas que se toman para avanzar en una cooperación y coordinación sólida y global que devuelva la sensación de seguridad a las calles y los hogares”.

El Presidente se refirió a los grandes retos que se plantean y a los logros del Gobierno de Israel en la solución de los problemas, como la adaptación de la Resolución 922 para el desarrollo econó-mico y social del sector árabe. “La asociación entre nosotros, judíos y árabes, hijos de esta tierra, es una realidad más fuerte que cualquier viento maligno que pueda desear arrancarla. Ustedes son la razón por la que creo sinceramente que podemos y vamos a superar los desafíos ante nosotros”, concluyó.

Además, el rabino David Menachem se dirigió a los participantes: “Quien ama a Dios y su creación ama a todas las personas de otras religiones. Somos hermanos, todos los pueblos del mundo. Diferentes en nuestras religiones, pero hermanos. Nosotros en el judaísmo también creemos en una fuente para toda la humanidad y, por tanto, nos incumbe a todos los credos ser embajadores del amor humano”.

 

Fuente: Diario Iton Gadol